CAPÍTULO 2
Todo puede ocurrir como ustedes lo deseen

1. Es completamente natural que las fuerzas sobrenaturales se puedan adquirir con ayuda de la práctica espiritual.


Sobre las persecuciones a los parapsicólogos

Yo quisiera contarles cómo la gente que me rodea obtiene capacidades sobrenaturales. Pero primero voy a señalar que la opinión pública al principio se negaba a reconocer la existencia del fenómeno de las fuerzas sobrenaturales.

Tengo que decir que una vez que los medios de información de masas empezaron a hablar de mí, las acusaciones y calumnias dirijidas a mí de repente se acabaron. Cuando la gente se enteró de las fuerzas sobrenaturales que yo poseía, ni una persona se decidía a hablar mal de mis capacidades. Al contrario, mucha gente venía y me decía: "Le creo francamente. Por favor, ayúdeme". Entonces entendí cuan potente influencia ejercen los medios de información de masas sobre la gente, ya que yo mismo, por más que me había vuelto famoso, no cambié ni una gota.

¿Acaso hoy día en Japón no hay parapsicólogos que sufren de acusaciones y calumnias como antes sufría yo? ¿Acaso no hay personas atemorizadas, que ocultan sus fuerzas sobrenaturales y llevan una existencia indiscernible? Tal situación me causa dolor espiritual.

Sin embargo, hace algunas décadas la situación era peor. El primer laboratorio experimental de investigación de los fenómenos sobrenaturales fue creado en Japón a comienzos del siglo XX. El doctor en psicología Tomokigi Fukurai empezó a realizar experimentos para estudiar la clarividencia y la psicoquinesia utilizando fotos. Pero, como es sabido, cuando los gérmenes de lo nuevo intentan abrirse el camino prematuramente, el tiempo los aniquila sin piedad. Eso mismo pasó con los experimentos del doctor Fukurai. Aquellos científicos y periodistas que de ningún modo admitían la posibilidad de realizar experimentos de ese tipo y los consideraban puro engaño, se unieron para acometer con acusaciones contra él. La vida del doctor Fukurai se convirtió en un drama. Su colega, la psicóloga Tizuko Mifune, no pudiendo soportar las persecuciones, se suicidó. Otro psicólogo - Ikuko Nagao murió de una enfermedad atroz. A fin de cuentas el propio doctor Fukurai también fue desplazado del cargo de profesor-asistente adjunto de la Universidad Imperial de Tokio (ahora Universidad de Tokio).

Desde aquella época pasaron muchos años y ahora prácticamente nadie recuerda ni el laboratorio de investigaciones psicológicas, ni los primeros experimentos y la tragedia que siguió a éstos, ni al propio doctor Fukurai.

La práctica espiritual que no nos dota fuerzas sobrenaturales es solamente un juego

En el yoga las fuerzas sobrenaturales se llaman Siddhi y la obtención de éstas evidencia un éxito en la práctica espiritual. En el budismo esta palabra, que se translitera como "sitti", también denota logro espiritual.

Pues bien, la manifestación de las capacidades sobrenaturales por cuenta de la práctica espiritual es algo natural. Al contrario, la práctica espiritual que no nos dota de fuerzas sobrenaturales se puede comparar con un juego, el objetivo del cual no tiene nada que ver con la Liberación.

Sin embargo, en el Japón moderno existe una noción absolutamente tergiversada sobre la práctica espiritual. Por eso es natural que incluso un sacerdote famoso pueda asustarse y morir prematuramente si recibe una noticia de un tumor de cáncer.

2.Qué capacidades sobrenaturales poseo yo.


Se puede ver la ropa interior. La experiencia del señor N.


Les contaré una historia que hizo mucho ruido y ocurrió en mi escuela.

Una vez, pasaba un seminario intensivo de 24 horas en la sala de práctica. De repente una participante del seminario con un aspecto preocupado se acercó a mí. Era una joven de 22 años, trabajaba de secretaria. Se notaba que ella quería preguntarme algo, pero sentía vergüenza. Entonces yo mismo le pregunté: "¿Qué pasa?" Ella contestó: "El señor N. dice que tengo rayada...".

– ¿Qué cosa?

– Él dice que tiene rayas. ¿Acaso eso se puede ver?

Continué interrogando sobre qué me estaba hablando y al final entendí todo. El señor N., que estaba practicando a su lado, le dijo que ella tenía puesta ropa interior a rayas.

– Desde luego, con la visión ordinaria eso no se puede ver. Es clarividencia.

En efecto, la capacidad descrita al mismo tiempo impresiona y cansa, ya que a mí, por ejemplo, no me interesan semejantes cosas en absoluto; tampoco es propio a mí pensar en ellas. Pero quienes sienten interés por eso probablemente se beneficiarán mucho de la capacidad de la clarividencia. La señora S. realmente llevaba ropa interior a rayas de colores vivos, lo que generalmente usan las jóvenes. Y el señor N. utilizó su capacidad sobrenatural movido por intereses puramente mundanos.

Ahora permítanme contarles mí propia experiencia.


Siguiente
Anterior
A la página inicial
A la página principal
1