CAPÍTULO 2
CURAR CON AYUDA DE FUERZA SOBRENATURAL

Curar con ayuda de la fuerza sobrenatural.

Mucha gente que sufre de diversas enfermedades se dirige a mí. Y yo uso mi capacidad de la clarividencia para conocer su estado. Aquellas partes del cuerpo donde la corriente de la energía vital está bloqueada por la enfermedad se ven negras. Y en el caso del cáncer o asma, las áreas afectadas son muy negras. Desde luego, yo puedo momentáneamente mejorar el estado de un asmático, pero si uno quiere curarse completamente de la enfermedad, tendrá que aplicar a eso sus propios esfuerzos.
Existe cáncer curable y no curable. Si el cáncer es curable, las partes afectadas generalmente son de un color negro con algunos espacios claros. En este caso si yo transmito mi energía al enfermo y él empieza a practicar espiritualmente con la esperanza de la curación, sin duda podrá curarse.
La práctica daosista Sendo contiene la siguiente doctrina sobre las enfermedades y, en particular, sobre el cáncer. En ésta se afirma que existen tres posibles fines mortales característicos para el hombre. La medicina moderna salva a la gente de la primera muerte posible. Es decir, si no hubiera existido la ciencia médica moderna, la gente moriría con la primera posibilidad mencionada. De la segunda muerte posible nos salva, como se considera, la medicina tradicional china; y de la tercera nos salva la práctica San (o Sendo). La muerte a causa del cáncer entra precisamente en la categoría de la "tercera muerte posible" y es difícil curarse de él completamente sin esfuerzos por parte del enfermo mismo.
Cuando el cáncer es incurable, las áreas afectadas del organismo se ven muy negras. Si el paciente viene a mí demasiado tarde, por mucho que le transmita mi energía vital, no podré curarlo. Esto está relacionado con que al enfermo no le queda suficiente tiempo para la práctica. No obstante, con ayuda de la práctica de Donación él podrá vivir uno o dos meses más. Pues bien, si el paciente empieza a practicar en ese período, entonces obtiene la oportunidad de librarse de su terrible enfermedad.
Las enfermedades de una gravedad menor se pueden curar con ayuda de las fuerzas sobrenaturales. Pero actualmente no curo, debido al empeoramiento de mi estado físico después de que una vez durante dos o tres meses me dedicara con frecuencia a curar a otros y gastara demasiada energía. Si hubiera continuado practicando tanto la curación, ya habría encontrado la muerte en ocho meses. Por eso recomiendo a la gente que sufre de las enfermedades no muy serias, curarse individualmente con ayuda de la práctica.

En Japón sólo una persona puede dar el Shaktipat

He mencionado muchas fuerzas sobrenaturales, pero la más grande de ellas, a mi juicio, es la capacidad de dar el Shaktipat. Probablemente yo soy el único en Japón que la posee.
El Shaktipat permite despertar el Kundalini y levantar el nivel espiritual de una persona a costa de la transmisión directa de mi energía espiritual. Sobre la influencia del Shaktipat voy a hablarles en el Capítulo 3 ("El bautismo de fuego y agua"). Y ahora permítanme citar la narración de una persona acerca de su estado durante la recepción del Shaktipat. La experiencia del señor M.N. (24 años, c. de Oawara, prefectura Kanagawa)
"Cuando el Maestro me daba el Shaktipat, vi dos corrientes de la luz irisada. Una corría de abajo para arriba y de izquierda a derecha; la segunda, corría de abajo para arriba y de derecha a izquierda.
"Su Kundalini se levantó" - oí la voz del Maestro y en ese momento las corrientes luminosas tomaron la forma de un espiral.
Al terminar el Shaktipat no pude levantarme de ninguna manera porque mi cuerpo estaba entumecido. Yo estaba en un trance hipnótico, pero mi conciencia estaba clara. Me parecía que había entumecido mi cuerpo, no sentía ni las manos ni los pies.
Después me puse a practicar la técnica de la "Pequeña Órbita Celeste", haciendo circular la energía por todo el cuerpo. Mi espina dorsal se calentó y una fuerte corriente de energía se dirigió del Anahata-chakra (corazón) a la nuca. Aquella noche seguí sintiendo el calor en la espina dorsal incluso cuando ya estaba acostado en cama."
El año pasado (1985), en el transcurso de tres meses les desperté el Kundalini a aproximadamente cien personas. Generalmente se considera que el despertar del Kundalini es extremadamente difícil, ya que existe el peligro de una elevación incorrecta de la energía. Sin embargo, mediante el Shaktipat ayudé a otras personas a despertar el Kundalini de un modo fácil y seguro. En efecto es una admirable capacidad sobrenatural, aun si soy el único que lo afirma.
Gracias a la clarividencia puedo observar el proceso del despertar del Kundalini del practicante. Inicialmente de mi pulgar que pongo en la frente del practicante sale una corriente de energía de un color blanco-plateado y se dirige por el canal Sushumna (Camino del Kundalini) al Muladhara-chakra, ubicado en el coxis. Después de la triple repetición de ese proceso la luz de repente desaparece, lo que evidencia la creación del Camino del Kundalini. A medida que sigo realizando el Shaktipat se hacen visibles cuatro puntos rojos, los cuales por su forma recuerdan pequeñas habas.
Luego, siento un movimiento en mi Muladhara-chakra como reflejo del movimiento en el Muladhara-chakra del practicante. Al principio los puntos están separados uno de otro, pero pronto se unen formando un triángulo con el vértice abajo. En ese mismo momento siento calor en mi Muladhara-chakra. El triángulo paulatinamente aumenta hasta las dimensiones de toda el área pelviana. Mi Muladhara-chakra se calienta aún más, la energía empieza a elevarse. Simultáneamente se eleva la energía roja del Kundalini del practicante. Cuando ésta alcanza mi pulgar, el practicante siente como si todo su cuerpo flameara. Con esto el primer Shaktipat se termina, así como en la mayoría de los casos se termina el proceso del despertar del Kundalini. Después, las personas que recibieron el Shaktipat en el transcurso de cierto tiempo pueden adquirir fuerzas sobrenaturales.


Siguiente
Anterior
A la página inicial
A la página principal
1