CAPÍTULO 2
PUDE PREDECIR UNA CATÁSTROFE AEREA

Pude predecir una catástrofe aérea.

Cuando el Kundalini se abre paso a través del Sahasrara-chakra, el humano obtiene la capacidad de predicar, lo que permite saber lo que ocurrirá en el futuro tanto en la vida de una persona concreta, como en todo el Universo.
En particular, obtuvo fama por sus predicciones Nostradamus, el profeta francés más grande del Siglo XVI. (El libro con profecías de Nostradamus se convirtió recientemente en best-seller en Japón.) Él escribió a su hijo: "He cifrado mis predicciones en los versos para apiadarme de los sentimientos del lector". Si él hubiera comunicado directamente sus profecías, la gente se habría confundido y empezado a acusarlo.
La colección de predicciones de Nostradamus llamada "Centurias" apareció en el año 1555. Allí escribió: "Con el tiempo se podrán interpretarlos [los cuartetos] en forma más clara". Muchas predicciones de Nostradamus se cumplieron realmente después de su muerte, hundiendo a la gente en asombro. En el futuro deberán cumplirse otras de sus predicciones. Me refiero al famoso cuarteto, en el que para el año 1999 se predice aniquilación del género humano.
Yo mismo a veces hago también predicciones para mis alumnos o conocidos. Les digo, por ejemplo, así: "La situación tal año será la siguiente...", "Durante tal mes se esperan cambios. Hasta aquel tiempo no cambien nada". El año pasado predije la erupción de Etna, que se llevo muchas vidas humanas; el fuerte terremoto en México; la caída que sufrió un avión de una compañía japonesa; series de catástrofes aéreas...
Sobre todos estos accidentes me enteraba dos o tres meses antes. Uno de mis alumnos también ha obtenido capacidad de predicar. Según sus palabras, él ve acontecimientos del futuro próximo primero en el sueño y después en la meditación.

Todos los deseos se cumplen

Todos los deseos y sueños pueden ser realizados. Muchos de mis alumnos ya han obtenido tal capacidad sobrenatural y pudieron hacer su vida feliz.
Así, por ejemplo, la señora Y.A., empleada de una compañía grande, entabló relaciones con su jefe, que estaba casado y tenía hijos. Una vez, él le comunicó que quería cortar las relaciones con ella. La señora Y.A. se daba cuenta de que su amor era ilegal, pero le parecía que no podría vivir sin él. Desesperada ella acudió a mí por un consejo.
Miré en su vida pasada. Resultó que ella había sido una monja, pero murió sin haber alcanzando la Liberación. No obstante, ella había acumulado tantos Méritos, que después de reencarnar en este mundo, pudo tener una infancia muy feliz. Pero como no tenía enlace kármico con la práctica espiritual, ella gastaba los Méritos acumulados en sus vidas pasadas hasta que le sucedía una desgracia.
Aquí quisiera hablar sobre los Méritos. Los Méritos son las acciones buenas, que se recompensan generosamente en esta vida o en vidas futuras. Una de las buenas acciones importantes es, a mi juicio, la Donación. Donar significa dar algo a otra gente, pero esto atañe no sólo a los bienes materiales. Hay tipos de Donación más dignos que la Donación de bienes materiales. Se trata de la Donación de apaciguamiento, es decir, la ayuda a otra gente en la adquisición de tranquilidad espiritual y sentimiento de ligereza, y de la Donación de Dharma, es decir, predicación de la Verdad. La Donación es el principio fundamental de mi práctica, por eso en cada ocasión oportuna voy a contar detalladamente sobre los tipos de Donación.
Pero volvamos al tema de mi narración. Pues, yo le había aconsejado a aquella mujer dedicarse a la práctica espiritual, o sea, aumentar la cantidad de Méritos. Ella humildemente empezó a practicar, y pronto el hombre que quería cortar sus relaciones, de nuevo se acercó a ella. Además de esto, le aparecieron otros admiradores más, que querían establecer un conocimiento más íntimo con ella. De su desesperación no quedó más nada; al contrario, el éxito tan grande que ella ganó entre los hombres en un período tan corto, le causaba agradables molestias.
Otro conocido mío, bastante avanzado en la práctica espiritual, vive como quiere. Desde un lado parece que él juega con la vida. No obstante, él es muy activo en muchas esferas de la vida social. Se puede pensar que él maneja algo como una compañía comercial privada. A él no le falta dinero y mucha gente podría envidiar a su modo de vivir.
Otro hombre en una ocasión me dijo: "Quiero ser un escritor novelista. Voy a aprender escribir novelas y con mis obras haré un bien". Él todavía no debutó como novelista, pero está tan cargado de trabajo –él escribe artículos a pedido– que le falta tiempo para estudiar algo más. Redacciones de revistas y diferentes editoriales se lo disputan para que les escriba artículos, él incluso se queja: "¡Vaya! Jamás esperaba que fuera un trabajo tan intenso".
Yo quisiera contarles también sobre el señor I. Aún siendo colegial él decidió ingresar a la facultad de derecho de una prestigiosa universidad. La probabilidad de que I. pasara el examen de ingreso, cuyo acceso se determina por un método de procesamiento por computadora de los resultados del examen de prueba, era menos de 4%. Habiendo pasado el examen de prueba él paralelamente a los estudios preparatorios empezó a practicar mi doctrina. En resumen, él en seguida después de graduarse en la escuela secundaria pudo ingresar en la universidad. Por lo visto, esto se puede considerar como manifestación de la capacidad sobrenatural de cumplir deseos.
A propósito, personalmente yo estoy contento de tener tal fuerza sobrenatural, pues gracias a ésta no sólo pude conseguir todas aquellos sutras que quería tener y no podía encontrar en ninguna parte, sino hallar los métodos de la práctica que eran necesarios para mí.


Siguiente
Anterior
A la página inicial
A la página principal
1