CAPÍTULO 1
¡El aire de la habitación se puso en movimiento!

¡El aire de la habitación se puso en movimiento!

Empezando por el día en que viví por la primera vez la experiencia de la levitación yo podía levitar cada vez más, cuando era capaz de controlar mi conciencia. Cuando quiero levitar, yo con ayuda de una concentración fuerte me envuelvo con vayu. Al envolverme con vayu, lo canalizo al Anahata-chakra (pecho) y al Ajna-chakra (frente). Después convierto el vayu en la energía necesaria para la levitación y la libero (sobre los chakras les contaré un poco más tarde).

Con respecto a ese vayu uno de mis alumnos, que fue testigo de mi levitación, contó en la entrevista para una revista lo siguiente: "Todo su cuerpo irradiaba una luz blanca que se difundía en todas las direcciones. Por su espalda vi una luz púrpura, en el área del corazón vi una niebla amarilla y en el área de la frente – una niebla blanca. Su cuerpo físico parecía muy caliente, pero no sudaba. El aire en la habitación se movía en ondas y vibraba. Durante la levitación en su rostro había una expresión de furia – como si él intentara soportar algo".

Según palabras de mis alumnos, en las fotos se puede ver luz de diferentes colores que irradia mi cuerpo. Son energías emitidas por los chakras.

Cuando canalizo vayu en los chakras mi cuerpo tiembla y empiezo a deslizarme a un lado. Probablemente, el sentido de esta expresión será difícil de comprender a quienes no tengan semejante experiencia. Mi cuerpo tranquilamente se mantiene en el aire en aquel momento, cuando la conciencia del Verdadero Ego se da cuenta del estado de la ausencia de la conciencia. Entonces siento que empiezo a levitar.

Antes yo creía que la levitación ocurre por cuenta de la influencia de la energía del Kundalini que se lanza arriba. Pero recientemente entendí que no era así. Yo tranquilamente me mantengo en el aire – como un globo de gas. Por lo visto, precisamente de ese modo se manifiesta la fuerza sobrenatural que permite disminuir el peso del cuerpo físico. Cuando el cuerpo físico se vuelve ligero como un globo de gas, un pequeño impulso es suficiente para que él se levante en el aire.

Muchas veces venían a mí periodistas y reporteros. Cada uno de ellos decía: "Yo no puedo comprender en qué preciso momento empieza la levitación. ¡Si él no se empuja del piso con las piernas! Pero de repente empieza a levitar". También los asombra el hecho de que aun "después de que el cuerpo salta alto hacia arriba el sonido que se oye al bajar éste al piso es débil". Esto significa que la levitación es un fenómeno del orden espiritual que no se deja explicar con ayuda de la física moderna.

Aquellos de ustedes que pudieron observar ese fenómeno misterioso probablemente creen en su realidad. Sin embargo, quienes lo han visto sólo en las fotos tal vez piensen que sólo fue un truco; por ejemplo, saltar por cuenta de la fuerza física. ¡En este caso intenten hacer un salto más alto que medio metro sentando con las piernas cruzadas en Padmasana (pose de loto)! A propósito, yo mismo por cuenta de la fuerza física puedo hacer un salto de no más de 13 centímetros del piso.

Sin embargo, parece que es difícil que personas modernas crean en algo hasta que lo vean todo con sus propios ojos. Ellos incluso se niegan a creer en las fotos. No obstante, quisiera pensar que habrá gente que sentirá intuitivamente la veracidad de mis palabras.

Pues bien, me propongo contarles como he obtenido las fuerzas sobrenaturales. Estoy convencido de que al conocer detalladamente todo el proceso ustedes podrán tocar la Verdad. También voy a mencionar algunos hechos no relacionados directamente con la levitación. Decidí describirlos simplemente porque lo que soy ahora, es el resultado del todo el camino pasado por mí.

2. La Fatología y la religión que no nos dotan de fuerzas sobrenaturales son puro engaño.


Rechazo todo para la búsqueda del Absoluto

Hace ocho años (en 1986 este libro salió en japonés – N. del E.) empecé a dedicarme a la práctica espiritual. Y hasta ese momento llevaba una vida absolutamente ordinaria. Era especialista de acupuntura. Me hice especialista de acupuntura sólo porque mi hermano mayor lo practicaba. Sin pensarlo mucho obtuve la licencia y empecé a trabajar.

Me consideraba buen especialista. Mucha gente venía a mí diariamente y no tenía tiempo ni para descansar. Algunos llegaban de otras ciudades varias veces al año.

Mis asuntos iban bien, pero no me dejaba de atormentar la pregunta: "¿No será que simplemente pierdo el tiempo en vano?" Porque el curar la enfermedad puede continuarse hasta el infinito. A veces, parecía que el paciente se curaba completamente.

Sin embargo, después de acabar el proceso de la curación, cuando la persona volvía a la vida normal, los síntomas de la enfermedad aparecían de nuevo.

El conflicto interno entre la seguridad en mis propias fuerzas y mi sentimiento de confusión me desgastaba más y más. Perdí la tranquilidad mental y pensaba: "No aguantaré más, si la situación continúa así". Entonces pensé en mis fallos. “¿No me equivoqué con la profesión?” “Tal vez, de mi salió un mal médico.” En mi apareció la sensación que toda mi vida iba en una dirección errónea.

Precisamente entonces interrumpí mi práctica y pensé: "¿Para que vivo? ¿Cómo me libro de la sensación de la vanidad de mi existencia?".

Supongo que ustedes también han pensado alguna vez –aunque sea no muy profundamente– en preguntas de este tipo. En este caso algunas personas cambian su profesión o simplemente desaparecen inesperadamente. Pero yo elegí un camino totalmente distinto. Se apoderó de mí el deseo de hallar algo absoluto, imperecedero y empecé a buscar. Al tomar tal decisión yo, desde luego, debía dejar todo – todo lo relacionado con mi pasado, para lo cual se requería gran valentía, seguridad y disposición.

La ciencia del qui no soluciona el problema

Ante todo intenté conocer mi destino. Me enfrasqué en los estudios de diferentes doctrinas sobre el destino. Empecé con la ciencia sobre el qui porque mi asistente se apasionaba por ella. Así que mi nuevo camino empezó por el estudio de la ciencia sobre el qui bajo la dirección de mi asistente.

La ciencia sobre el qui es un método sobre la base del estudio del movimiento de nueve estrellas que permite cambiar la suerte del ser humano. Precisamente la ciencia sobre el qui originó en Japón esas creencias tan populares, como "Deben orientar las puertas hacia sureste", "Eviten el lado noreste", etc.

Creía que podría hallar la respuesta a mi pregunta y ser feliz estudiando sólo una ciencia sobre el qui. Me parecía que eso era fatología. Está en mi carácter concentrarme sólo en una cosa, por eso inmediatamente empecé a experimentar. Me metí completamente en los estudios de la ciencia sobre el qui abandonando mi trabajo. Intentaba determinar individualmente qué tipo de fenómenos volverían a mí bajo la influencia de diferentes tendencias.

No obstante, desde el punto de vista de la razón, la sola experimentación y el abandono del trabajo no traen nada bueno. Terminé gastando el dinero y mi relación con la gente no era buena. Además, mi conciencia empezó a dividirse, probablemente porque me mudaba a menudo de un lugar a otro durante un período muy corto y como consecuencia acumulé gran cantidad de qui. Fue entonces cuando me aseguré de que la ciencia sobre el qui no era perfecta.

Siguiente
Anterior
A la página inicial
A la página principal
1