CAPÍTULO 1
¡POR FIN ME HE ENCONTRADO CON LA DOCTRINA DEL BUDISMO ORIGINAL!

¡Por fin me he encontrado con la doctrina del budismo original!

Pero el daosismo es solamente una de las religiones. Aproximadamente durante ese tiempo me apasioné por cuestiones religiosas, aunque antes odiaba la religión. Antes consideraba que la religión era un modo de escapar de la realidad. No notaba ningún cambio ni en el carácter ni en el modo de vida de las personas religiosas. Y ningún líder religioso me dio una respuesta completa a la pregunta que me torturaba. Además, no me gustaba que ellos desconocieran métodos y técnicas concretos destinados para el auto-perfeccionamiento. Personalmente, yo siempre consideré que los razonamientos teóricos solos no eran suficientes.

Espero que ustedes entiendan lo serios que eran mis sufrimientos, si incluso una persona como yo se sumergió en el estudio de las religiones.

Al interesarme por tales conceptos como "serenidad", "luz", leí cerca de 20 libros escritos por el señor Sinji Takahashi, fundador de la "Asociación de la Luz Divina".

Lamentablemente no hallé una respuesta a mi pregunta. Pero precisamente entonces encontré dos libros: "Sutras del budismo original" del señor Hajime Nakamura y "Agama-sutra" del señor Fumio Masutani. De ellos conocí que la explicación del señor Sinji Takahashi era equivocada.

Tenía un fuerte deseo de obtener conocimiento verdadero y por fin empecé a dedicarme a la práctica espiritual por el sistema del budismo original.

3. ¡"Agama-sutra" me cambió!


La Liberación es precisamente lo que yo siempre buscaba

La doctrina y la práctica enseñadas por el propio Buda Shakyamuni es el núcleo del budismo original. Éste también incluye en sí a la doctrina de los mejores alumnos de Buda que predicaban después de su muerte.

¡Qué magnífico y lleno de vida está el budismo original en comparación con el moderno, que ha perdido el propio núcleo de la doctrina!

Yo leía los sutras budistas y meditaba. Tomé conciencia de que todo en este mundo era pecado. Al comprender que yo mismo no estaba limpio no pude contener las lágrimas. Entendí el sentido de la idea del auto-sacrificio. Mi sistema de valores cambió completamente. Por primera vez se me abrió una nueva conciencia. ¡Ese mundo era magnífico! Es imposible expresar con palabras la impresión del mismo: éste se presentó antes mis ojos como luz blanco-plateada. Empecé a percibir de una manera absolutamente distinta mi vida cotidiana.

Adquirí nuevas capacidades sobrenaturales tales como la psicoquinesia, la comprensión de las relaciones kármicas y el saber oír voces del mundo espiritual.

Sin embargo, para mí la excelente doctrina del budismo original podría ser un obstáculo, pues cuanto más avanzaba en la práctica, tanto más difícil resultaba vivir en el mundo. En otras palabras, empecé a pensar que sería imposible lograr el éxito en esta práctica sin hacerme monje.

En Japón, como es sabido, los monjes no pueden vivir de la recolección de limosnas. Y yo no tenía suficientes medios para poder dedicarme de lleno a la práctica espiritual. No podía dejar mi trabajo, tenía que ganar para vivir.

Además, tenía una esposa e hija. No podía abandonar a mi familia y hacerme monje. Entonces, debido a la imposibilidad de dedicarme plenamente a la práctica, no podría lograr el objetivo final del budismo original, incluso si seguiría practicando.

Lograr el objetivo final... Al pensar en esto entendí que estas palabras pronunciados por mí absolutamente inconscientemente significaban justamente la "Liberación". Por fin comprendí que el objetivo de mis búsquedas era la Liberación. Yo siempre buscaba algo absoluto e inmutable, pero no podía comprender concretamente qué. Ahora comprendí. Estoy seguro de que mi alma sufría porque ansiaba la Liberación. Pues, hasta ese momento no sabía como lograr la Liberación.

La Liberación significa el abandono de todas las limitaciones y sufrimientos, y el logro del estado de la Libertad Absoluta. Si yo convirtiéndome en monje practico la doctrina del budismo original basada en el "Agama-sutra" y "Sutras del budismo original", ¡podré lograr la Liberación!

No obstante, no podía abandonar a mi familia y el trabajo que me proporcionaba medios para la subsistencia. No podía cumplir una de las condiciones, a saber: hacerme monje. Pero no tenía sentido lamentarme sobre esto. Debía hallar otro método de lograr la Liberación, que me permitiera quedarme en el mundo y practicar como mundano.

Siguiente
Anterior
A la página inicial
A la página principal
1