CAPÍTULO 1
DOCTRINA DE LA SECTA AGON-SHU NO CORRESPONDE A LA FORMULADA EN EL "AGAMA-SUTRA".

La Doctrina de la secta Agon-shu no corresponde a la formulada en el “Agama-sutra".

Quisiera hablar un poco del "Agama-sutra", ya que ustedes pueden confundir la doctrina formulada en el "Agama-sutra" con la de la organización religiosa Agon-shu. Son doctrinas absolutamente diferentes, aunque el propio fundador de dicha organización no lo cree así.

A decir verdad, durante cierto tiempo yo también pensaba que la doctrina de Agon-shu se basaba en el "Agama-sutra". Me hice miembro de esa organización deseando practicar la Donación. En el "Agama-sutra" se pone énfasis en la práctica de la Donación, si se trata de los practicantes mundanos. Y especialmente importante se considera la donación al líder religioso. Como para realizar donaciones debía encontrar algún líder religioso, ingresé en Agon-shu.

No obstante, después de afiliarme a esta organización me sorprendí extremadamente. Su doctrina estaba lejos de la expuesta en el "Agama-sutra" y que yo practicaba.

Explico mi idea con el ejemplo de una meditación. En el "Agama-sutra" se afirma: "Mi cuerpo está sucio", por consiguiente, hay que renunciar al cuerpo físico, ya que está sucio. Esta idea es muy importante porque lleva a la separación y liberación del alma del humano de su cuerpo físico.

La organización mencionada, al contrario, enseña: "Mi cuerpo es limpio". En otras palabras, aquí el fundamento de la meditación es absolutamente contrario, que no tiene nada en común con el "Agama-sutra". Es el concepto del Maha Tantra-Vajrayana (del budismo esotérico japonés), y durante la meditación hay que imaginar que uno ya es Vajrasatva. En el Maha Tantra-Vajrayana tras esa imaginación sigue un rito completamente distinto. Vajrasattva es uno de los ocho fundadores del budismo esotérico de la escuela Shingon. Él reunió y guardaba en una torre de hierro la doctrina que predicaba Vayrochana, la cual después transmitió al bodhisattva Nagarjuna.

La práctica de “1000 días” lo destruyó literalmente todo

Existe así mismo otra diferencia. En esa organización existía una práctica llamada "1000 días", la que, como se consideraba, corta las malas relaciones kármicas del practicante mismo, sus padres, hijos para hacer felices a todos los humanos sin excepción. No obstante, en el "Agama-sutra" se trata sólo de como el humano puede lograr la Liberación personal. Esto es fácil de comprender partiendo de un simple razonamiento. Para el humano que se ha puesto sobre el camino de la práctica espiritual para lograr la Liberación individual es imposible cortar las malas relaciones kármicas de otros humanos. En esa doctrina de la organización es evidente la influencia del sintoismo.

Además, yo sentía también la incoherencia del concepto sobre las donaciones de grandes sumas durante la práctica de "1000 días". La práctica de "1000 días" exige poner diariamente en el cajón para las donaciones sumas máximas del dinero. Por eso, para hacer donaciones de otro tipo, como regla, no debe quedar dinero. No obstante, algunos de los creyentes de esa organización decían: "Es bastante donar diez yenes diariamente" o "Es suficiente donar un yen". Ellos consideraban que era mejor hacer otras donaciones, gracias a las cuales se podría obtener un mándala o una foto. ¡Y eso es horrible! Es mejor no dedicarse a la práctica espiritual en absoluto que razonar de ese modo.

Terminé la práctica de "1000 días" en aproximadamente tres años. Entonces me dijeron que habría que repetir la práctica de "1000 días" tres veces más. Pero le hice caso omiso a ese comentario, pues cuando ingresé en esa organización me aseguraban que con ayuda de la práctica de "1000 días" podría lograr la Liberación.

Sin embargo, yo sentía que en tres años mis deseos sólo habían crecido y el equilibrio espiritual, adquirido antes gracias a la práctica, estaba perdido completamente. ¡Cuantas veces pensé en dejarlo todo! Pero tengo la regla de comprobar todo por propia experiencia, por eso soporté toda la práctica hasta el fin.

En ese tiempo cayeron sobre mí todas las desgracias: el complemento alimenticio que yo fabricaba y vendía fue declarado como un producto ilegal por las leyes médicas (olvidé registrarme), perdí mi apoyo económico, fui estafado, me hundí en deudas, etc. Tuve que empezar todo de cero. Y si no hubiera tenido tanta voluntad hacia el Logro en la práctica espiritual, de ninguna manera habría emprendido un nuevo intento en una situación tan lamentable.

Siguiente
Anterior
A la página inicial
A la página principal
1