BARRIO DE ARGÜELLES

Pocos recordarán esta imagen. más bien muy pocos. A la derecha aparecen los extrañamente derribados "almacenes Argüelles", a la izquierda la calle del Marqués de Urquijo, y en el centro muchas vías del tranvía ("Una ciudad sin tranvías es una ciudad tristona"). Esta fotografía viene a ser de los años veinte, creo que del 1929 en concreto. Entonces el barrio de Argüelles era rico en talleres y comercios del noroeste peninsular y abastecía a Madrid de tornillería, muebles, y alimentación varia. Ya hablaremos de la clase social que encarnaba al llamado "oeste de la calle Princesa", en el cual vivían gentes moderadamente modestas que eran empleadas por los vecinos de Alberto Aguilera y de los "bulevares", pues es muy posible que los nacidos recientemente no sepáis que desde Rosales hasta la plaza de Colón se podía ir y hacer un paseo por el centro de las dos calzadas, es decir era un bulevar de unos tres kilómetros en el que los domingos nos cruzábamos todos; los de más cerca de Colón eran los más ricos, los de la calle Carranza eran tenderos llegados del país vasco, los de Alberto Aguilera eran familias madrileñas asentadas y los de Argüelles, es decir, los de la calle Princesa abajo, éramos recientes madrileños transplantados de Asturias y Galicia por nuestra cercana y maternal estación del norte, que nos recordaba cada noche con los pitidos de sus trenes los que iban a nuestra lejana tierra verde y nos estremecían, haciéndonos comentar "Ese es el exprés,a las diez está ya en Vigo"..."cómo va a a pasar Pajares con la nieve que tiene que haber". También habían madrileños ascendidos socialmente desde Atocha y Embajadores, y porteros que habían sido "purgados" por el ejército vencedor como el Señor Julián, que era hábil tanto para deshollinar chimeneas como para poner ladrillos y arreglar relojes...Algunos decían que fabricó bombas con ollas de aluminio, en la guerra...Las encontraba en Legazpi se decía... Bien, siguiendo con la fotografía esta de arriba, Neruda decía que era un tintero seco o qué se yo, pero durante la guerra civil de España, esta estatua fue retirada del frente de guerra que constituyó el barrio de Argüelles. El ilustrado Don Agustín de Argüelles, tutor de la reina Isabel II y político liberal y asturiano, como Rafael del Riego, Evaristo San Miguel y el anterior y pionero,  Don Gaspar Melchor de Jovellanos, se empeñaron en eso de hacer una patria justa y próspera. Como era lógico, ese empeño pasaba por algunos puntos que aún hoy en día son intocables en esa España áspera que sigue desayunándose con pares de cojones, de modo que perdieron, unos la vida, y otros la carrera. Sus nombres y los de otros liberales hicieron nacer el barrio de Argüelles, muestra urbanística de lo que el liberalismo decimonónico representó. Los nacidos en este barrio llevan impreso ese talante de ilustración, pero fueron muchos los que llegaron tras la guerra civil  y no compartieron ( ni entendieron ) esa idea, de modo que actualmente, el barrio de Argüelles es una amalgama extraña.

  Estas páginas, van de modo objetivo y de modo sentimental por un territorio que ha poseído una de las historias más "sonadas" de Madrid, pero que nunca se le ha hecho justicia, bien por revoltoso, bien por acomodado. Espero que no me pierda más de lo necesario, pues  hay mucho que contar y ni mi memoria ni mi conocimiento ni mi entusiasmo son capaces de abarcar todas las historias (fechas, hechos, personas...) que entre las calles de La Princesa, Paseo de Rosales , parque del Oeste y alguna frontera más, han tenido lugar a lo largo de los tiempos contemporáneos.

 

 

 

Pulsa sobre las imágenes para moverte dentro de ésta página...

Contador

1