INICIO

Localice en este documento
75


Cambiar color de fondo
Blanco   Gris 40%   Gris 50%   Negro
Tamaño de fuente
Reducir   Aumentar
Color de fuente
Blanco   Gris 25   Negro
 
   


   Había sido tan hermoso, en viejos tiempos, sentirse instalado en un estilo imperial de vida que autorizaba los sonetos, el diálogo con los astros, las meditaciones en las noches bonaerenses, la serenidad goethiana en la tertulia del Colón o en las conferencias de los maestros extranjeros. Todavía lo rodeaba un mundo que vivía así, que se quería así, deliberadamente hermoso y atildado, arquitectónico. Para sentir la distancia que lo aislaba ahora de ese columbario, Oliveira no tenía más que remedar, con una sonrisa agria, las decantadas frases y los ritmos lujosos del ayer, los modos áulicos de decir y de callar. En Buenos Aires, capital del miedo, volvía a sentirse rodeado por ese discreto allanamiento de aristas que se da en llamar buen sentido y, por encima, esa afirmación de suficiencia que engolaba las voces de los jóvenes y los viejos, su aceptación de lo inmediato como lo verdadero, de lo vicario como lo, como lo, como lo (delante del espejo, con el tubo de dentífrico en el puño cerrándose. Oliveira una vez más se soltaba la risa en la cara y en vez de meterse el cepillo en la boca lo acercaba a su imagen y minuciosamente le untaba la falsa boca de pasta rosa, le dibujaba un corazón en plena boca, manos, pies, letras, obscenidades, corría por el espejo con el cepillo y a golpe de tubo, torciéndose de risa, hasta que Gekrepten entraba desolada con una esponja, etcétera).

(-43)

76

Cortázar, Julio; Rayuela, Madrid, Ediciones Cátedra, 1998



Enlaces relacionados

En este sitio:

Capítulos de Rayuela: 18 - 37 - 41 - 43 - 75 - 80 - 87 - 104 - 105 - 138 - 151

Capítulo suprimido de Rayuela: "La araña"

Más en Especial 2003: 40 años de Rayuela


En otros sitios:

Otros capítulos de Rayuela en el Rayuel-o-matic Digital Universal

Seguir leyendo Rayuela


De otra máquina célibe, de La vuelta al día en ochenta mundos

Entender, no inteligir. Sobre Rayuela, de Julio Cortázar - por Olga Osorio



Ir a textos de J. C.

Volver atrás
1