MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS


1-3-84                                        68

Hija mía, va a cambiar tu pueblo, su fe en Dios aumentará, repartiré bendiciones y del Señor 
tendréis respuesta. Decid a tus hermanos que en la Iglesia está la Palabra de Cristo Jesús, 
acudid a ella y escuchadla.
Gloria al Santísimo Padre.

Leed: Isaías C. 29, V. 13-14
        13      El Señor ha dicho: Este pueblo se acerca a Mí con la boca y me honra con los labios, pero su corazón 
está lejos de Mí, y el temor que me tiene no es más que un precepto humano, aprendido por rutina.
        14      Por eso, Yo seguiré haciendo prodigios, prodigios estupendos, en medio de este pueblo: Desaparecerá 
la sabiduría de sus sabios y se eclipsará la inteligencia de sus inteligentes.



2-3-84                                         69

El Señor sabe que dais todo por la búsqueda de la riqueza espiritual, por eso la pone a vuestro 
alcance a cada minuto de vuestra vida. Hijos, la verdadera alegría del cristiano es vivir en 
Cristo y por Cristo.
Amén. Amén.



3-3-84                                         70

El Señor juzga de acuerdo a la conducta que tengáis con El. Comportaos de manera perfecta 
como manda vuestro Dios. Alabado sea el eterno Padre.

Leed; I Corintios C. 12, V. 27 al 30 / C. 14, V. 1 al 5
        27      Ustedes son el Cuerpo de Cristo, y cada uno en particular, miembros de ese Cuerpo.
        28      En la Iglesia, hay algunos que han sido establecidos por Dios, en primer lugar, como apóstoles; en 
segundo lugar, como profetas; en tercer lugar, como doctores. Después vienen los que han recibido el 
don de hacer milagros, el don de curar, el don de socorrer a los necesitados, el don de gobernar y el 
don de lenguas.
        29      ¿Acaso todos son apóstoles? ¿Todos profetas? ¿Todos doctores? ¿Todos hacen milagros?
        30      ¿Todos tienen el don de curar? ¿Todos tienen el don de lenguas o el don de interpretarlas?

Cap. 14, Vers. 1 al 5
        1       Procuren alcanzar ese amor, y aspiren también a los dones espirituales, sobre todo al de profecía.
        2       Porque aquél que habla un lenguaje incomprensible no se dirige a los hombres sino a Dios, y nadie le 
entiende: Dice en éxtasis cosas misteriosas.
        3       En cambio, el que profetiza habla a los hombres para edificarlos, exhortarlos y reconfortarlos.
        4       El que habla un lenguaje incomprensible se edifica a si mismo, pero el que profetiza edifica a la 
comunidad.
        5       Mi deseo es que todos ustedes tengan el don de lenguas, pero prefiero que profeticen, porque el que 
profetiza aventaja al que habla un lenguaje incomprensible. A no ser que este último también interprete 
ese lenguaje, para edificación de la comunidad.

5-3-84                                         71

Agasajad al Señor. Por humilde que parezca vuestra ofrenda , siempre agrada a Dios. No dejéis 
que nada se anteponga al Señor, siempre debe estar en vuestro pensamiento y obra. Gloria a 
Dios.




6-3-84                      72
Jesús dice: Quiero que tengáis ojos y corazón para vuestro Dios. Pobre del hombre que no le 
obedece, porque nada vale, y no se puede dar nada por él. Os llamo mis hijos y quiero que seáis 
mis hijos.
ORACIÓN:
"Señor has tomado mi vida, y en Ti confío. Óyeme Jesús, consuela mi corazón, fortalece mi 
espíritu, aparta de mi todo mal pensamiento.
Condúceme con tu rectitud. Sé que sólo así recibiré tu bendición en el juicio final. Amén".
Leed: II Samuel C. 7, V. 24 al 29
        24      "Tú has establecido a tu pueblo Israel para que sea Tu Pueblo eternamente, y Tú, 
Señor, eres su Dios.
        25      Y ahora, Señor Dios, 
confirma para siempre la 
Palabra que has 
pronunciado acerca de tu 
servidor y de su casa, y 
obra conforme a lo que 
has dicho.
        26      Que tu Nombre sea 
engrandecido para 
siempre y que se diga: 
"¡El Señor de los 
ejércitos es el Dios de 
Israel!". Y que la casa 
de David, tu servidor, 
esté bien afianzada 
delante de Ti.
        27      Porque Tú mismo, 
Señor de los ejércitos, 
Dios de Israel, te has 
revelado a tu servidor, 
diciendo: "Yo te 
edificaré una casa". Por 
eso tu servidor se ha 
atrevido a dirigirte 
esta plegaria.

        28      Ahora, Señor, Tú eres 
Dios, tus palabras son 
leales y has prometido 
estos bienes a tu 
servidor.
        29      Dígnate, entonces, 
bendecir la casa de tu 
servidor, para que ella 
permanezca siempre en 
tu presencia. Porque Tú, 
Señor, has hablado, y 
con tu bendición la casa 
de tu servidor será bendita para siempre".
7-3-84                  73
El Señor sabe de vuestra fatiga por la lucha cotidiana. Mas debéis dedicar tiempo a Cristo 
Jesús. Meditad su Palabra. El os contempla y borrará con su Amor toda fatiga y dolor.
Alabad al Señor.
Amén. Amén.
8-3-84                  74

Hijos míos, buscad y hallaréis a Cristo Jesús. Lo encontraréis, os lo aseguro y no lo dejaréis ya 
más, porque sólo El es razón de Vida y sólo el Señor con su Amor os redimirá. Confiad en su 
justicia. Amén. Amén.
Leed: Lucas C. 14, V. 11-25-26 y 27
        11      "Porque todo el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado".
        25      Junto con Jesús iba un gran gentío, y El, dándose vuelta, les dijo:
        26      "Cualquiera que venga a Mí y no me ame más que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a 
sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo.
        27      El que no carga con su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.




9-3-84  75
Que el Señor no vea soberbia en vosotros, porque de los humildes es su Reino. El se da 
abundantemente a sus hijos, proclamad su Nombre hoy más que nunca.
Leed: Juan C. 5, V. 24-30-31 y 32
        24      Les aseguro que el que escucha mi Palabra y cree en Aquél que me ha enviado, tiene Vida eterna y no 
está sometido al juicio, sino que ya ha pasado de la muerte a la Vida.
        30      Nada puedo hacer por Mí mismo. Yo juzgo de acuerdo con lo que oigo, y mi juicio es justo, porque lo 
que Yo busco no es hacer mi voluntad, sino la de Aquél que me envió.
        31      Si yo diera testimonio de Mi mismo, mi testimonio no valdría.
        32      Pero hay Otro que da testimonio de Mí, y Yo sé que ese testimonio es Verdadero.
10-3-84         76
No os dejéis arrastrar por el indigno, alejaos del pecado, del círculo de la maldad y la envidia.
En estos días viene el Señor a vosotros, recibidlo como merece. Cristo Jesús es toda pureza, amor y 
sabiduría.
Alabado sea el Señor.
11-3-84         77
No provoquéis la ira del Señor, más que ira dolor, al ver la desobediencia en sus hijos. Demostrad que lo 
amáis, dándolo todo por El. Esta es la oportunidad. Que halle verdad en vuestros corazones y se gloríe 
en vosotros. Amén Amén.
Leed: Santiago C. 4, V. 4 al 10 y C. 5, V. 19 y 20
        4       ¡Corazones adúlteros! ¿No saben acaso que haciéndose amigos del mundo se hacen enemigos de 
Dios? Porque el que quiere ser amigo del mundo se hace enemigo de Dios.
        5       No piensen que la Escritura afirma en vano: El alma que Dios puso en nosotros está llena de deseos 
envidiosos.
        6       Pero El nos da una Gracia más grande todavía, según la palabra de la Escritura que dice: "Dios resiste a 
los soberbios y da su Gracia a los humildes".
        7       Sométanse a Dios; resistan al demonio, y él se alejará de ustedes.
        8       Acérquense a Dios y El se acercará a ustedes. Que los pecadores purifiquen sus manos; que se 
santifiquen los que tienen el corazón dividido.
        9       Reconozcan su miseria con dolor y con lágrimas. Que la alegría de ustedes se transforme en llanto, y el 
gozo, en tristeza.
        10      Humíllense delante del Señor, y El los exaltará.
Cap. 5, Vers. 19-20
1       9       Hermanos míos, si uno de ustedes se desvía de la verdad y otro lo hace volver,
        20      sepan que el que hace volver a un pecador de su mal camino, se salvará de la muerte y obtendrá el 
perdón de todos sus pecados.




12-3-84                                         78
A mis hijos les digo:
Sin la misericordia del Señor no podéis llegar lejos. Que sea en vuestros labios perpetuo su 
Nombre.
Bendito sea el Salvador.

12-3-84                                      79
Oración:
"Señor, ninguna niebla me cubre ya,
todo se aclara a causa de Ti.
Tú me proteges con tu Amor supremo.
Señor yo te alabo y glorifico.
Has roto mis cadenas.
Mi corazón clama tu Nombre.
Que tu Luz siga iluminando
mis días por siempre Señor.
Amén".
13-3-84                                      80
Daos con devoción al Señor, buscad en vuestros corazones y veréis que sólo hay un camino, el 
único, Su Camino. Orad al Espíritu Santo que os escucha y penetrará en vosotros permitiendo 
que prosperéis en el Amor a Dios.
Amén. Amén.
Leed: Hebreos C. 3, V. 1 al 8
        1       Por lo tanto, hermanos, ustedes que han sido santificados y participan de un mismo llamado Celestial, 
piensen en Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de la fe que profesamos.
        2       El es fiel a Dios, que lo constituyó como tal, así como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios.
        3       Porque El fue considerado digno de una Gloria superior a la de Moisés, en la misma medida en que la 
dignidad del constructor es superior a la de la casa.
        4       Porque toda casa tiene su Constructor, y el constructor de todas las cosas es Dios.
        5       Moisés fue fiel en toda su casa, en calidad de servidor, para dar testimonio de lo que debía anunciarse,
        6       mientras que Cristo fue fiel en calidad de Hijo, como jefe de la casa de Dios. Y esa casa somos nosotros, 
con tal que conservemos la seguridad y la esperanza de la que nos gloriamos.
        7       Por lo tanto, como dice el Espíritu Santo:
        8       "Si hoy escuchan Su Voz, no endurezcan su corazón como en el tiempo de la Rebelión, el día de la 
tentación en el desierto".



14-3-84                                         81

Dejad que el Señor viva en vosotros y os apartará de todo mal. Comenzad cada día obrando en 
la Palabra de Dios.
Alabado sea el Redentor.

Leed: Job C. 19, V. 29 / Eclesiastés C. 12, V. l3-14
        29      Teman que la espada los hiera a ustedes mismos, porque esas son culpas dignas de la espada: y 
entonces sabrán que hay un Juez.

Eclesiastés Cap. I2, Vers. I3-l 4
        13      En conclusión: una vez oído todo esto, teme al señor y observa sus mandamientos, porque esto es todo 
para el hombre.
        14      Dios llevará a juicio todas las obras, aun lo que está escondido, sea bueno o malo.




15-3-84         82

Examinaos y no dudéis, entregaos en cuerpo y alma al Señor, en estos días en que Cristo Jesús 
insiste en vuestra conversión. A los sabios y poderosos, a los que creéis tenerlo todo os digo: No 
tenéis lo esencial, no tenéis amor a vuestro prójimo ni tenéis amor al Señor, que es el tesoro 
más valioso que todo hombre pueda desear, pocos son los elegidos por El. Recapacitad y 
volcaos a Cristo, amadlo y obtendréis la salvación. Amén. Amén.

Leed: Romanos C. 14, V. 22 y 23 y C. 15, V. 1 al 13
        22      Guarda para ti, delante de Dios, lo que te dicta tu propia convicción. ¡Feliz el que no tiene nada que 
reprocharse por aquello que elige!
        23      Pero el que come a pesar de sus dudas, es culpable porque obra de mala fe. Y todo lo que no se hace 
de buena fe es pecado.

Cap. 15, Vers. 1 al 13
        1       Nosotros, los que somos fuertes, debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no 
complacernos a nosotros mismos.
        2       Que cada uno trate de agradar a su prójimo para el bien y la edificación común.
        3       Porque tampoco Cristo buscó su propia complacencia, como dice la Escritura: "Cayeron sobre Mi 
los ultrajes de los que Te agravian".
        4       Ahora bien, todo lo que ha sido escrito en el pasado, ha sido escrito para nuestra instrucción, a fin 
de que por la constancia y el consuelo que dan las Escrituras, mantengamos la esperanza.
        5       Que el Dios de la constancia y del consuelo les conceda tener los mismos sentimientos unos hacia 
otros, a ejemplo de Cristo Jesús,
        6       para que con un solo corazón y una sola voz, glorifiquen a Dios, el Padre de nuestro Señor 
Jesucristo.
        7       Sean mutuamente acogedores, como Cristo los acogió a ustedes para la Gloria de Dios.
        8       Porque les aseguro que Cristo se hizo servidor de los Judíos para confirmar la fidelidad de Dios, 
cumpliendo las promesas que El había hecho a nuestros padres,
        9       y para que los paganos glorifiquen a Dios por su misericordia. Así lo enseña la Escritura cuando 
dice: "Yo te alabaré en medio de las naciones, Señor, y cantaré en honor de tu Nombre".
        10      Y en otra parte dice: ¡Pueblos extranjeros, alégrense con el Pueblo de Dios!
        11      Y también afirma: ¡Alaben al Señor todas las naciones, glorifíquenlo todos los pueblos!
        12      Y el profeta Isaías dice a su vez: "Aparecerá el Brote de Jesé, el que se alzará para gobernar las 
naciones paganas; y todos los pueblos pondrán en El su esperanza.
        13      Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza 
sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.





16-3-84         83

Que nadie se engañe pensando que puede andar solo, os digo que toda oveja necesita de su 
pastor. Que el enemigo no os vea confundidos, tened clara vuestra mente y recibid al Señor. 
Amén.

Leed: Joel C. 2, V. 12-13 / Eclesiástico C. 1, V. 6 al 10
        12      Pero aún ahora -oráculo del Señor- vuelvan a Mi de todo corazón, con ayuno llantos y lamentos.
        13      Desgarren su corazón y no sus vestiduras y vuelvan al Señor, su Dios, por que el es bondadoso y 
compasivo, lento para la ira y rico en fidelidad, y se arrepiente de sus amenazas.

Eclesiástico C. 1, V. 6 al 10
        6       ¿A quién fue revelada la raíz de la sabiduría y quién conoció sus secretos 
designios?
        7       ¿A quién se le manifestó la ciencia de la sabiduría y quién comprendió la 
diversidad de sus caminos?
        8       Sólo uno es sabio, temible en extremo, el Señor, que está sentado en su trono.
        9       El mismo la creó, la vio y la midió, y la derramó sobre todas sus obras:
        10      la dio a todos los hombres, según su generosidad, y la infundió abundantemente 
en aquéllos que lo aman.


17-3-84         84

No quedarán hambrientos los que confían en el Señor. El los saciará.
Protege al que se pone en sus manos. Buscad al Señor. Que sepan que Yo hablo aquí y en estos 
días. Amén. Amén.


18-3-84         85

Vengo para hacer el bien y especialmente aquí en tu pueblo me lo permite el Señor. Vosotros 
estabais dormidos en las cosas de Dios. Os predican su Palabra, más parecéis sordos. Estáis a 
tiempo, por eso me envía. Sois un pueblo tocado por la mano del Señor. Respondedle. Gloria al 
Señor.


18-3-84         86

A tus hermanos, como Madre, os digo: No pequéis, no quiero que haya blasfemias en vuestra boca, ni 
hagáis cosa alguna que enoje al Señor.



19-3-84                                         87

El Señor todo lo da, lo bueno y lo malo, debéis respetar su juicio. Lo que hace no es otra cosa 
que poner a prueba vuestra fe. Aceptad su voluntad. Lo digo por los débiles que les cuesta creer 
que hay un Dios supremo.
Amén. Amén.

Leed: Lamentaciones C. 3,  22-23-24 y 28 al 33
        22      La misericordia del Señor no se extingue ni se agota su compasión;
        23      ellas se renuevan cada mañana, ¡qué grande es tu fidelidad!
        24      El Señor es mi parte, dice mi alma, por eso espero en El.
        28      Que permanezca solitario y silencioso, cuando el Señor se lo impone.
        29      Que ponga su boca sobre el polvo: ¡tal vez haya esperanza!
        30      Que ofrezca su mejilla al que lo golpea y se sacie de oprobios.
        31      Porque el Señor nunca rechaza a los hombres para siempre.
        32      Si aflige, también se compadece, por su gran misericordia.
        33      Porque El no humilla ni aflige de corazón a los hijos de los hombres.

20-3-84                                       88

Habéis comenzado a orar, Pueblo de Dios, estáis comenzando a resurgir, como he resurgido Yo 
en presencia ante vosotros. Os comportáis de manera agradable al Señor. Sin saberlo estabais 
enfermos, os faltaba que la Palabra de Dios llegara de verdad a vuestros corazones. La 
sabiduría del Señor es la salud del alma, la habéis encontrado, no la abandonéis ya más.
Orad para que así sea. Amén. Amén.


21-3-84                                         89

Os pido oración porque orando estáis cerca del Señor. Dejad que El llene vuestra vida y 
estaréis a salvo para siempre. Amén.



21-3-84                     90

El Señor hace por vosotros más de lo que merecéis. Sed vosotros merecedores de su 
misericordia. Hijos míos: alegraos porque el Señor está en medio de vosotros. Amén. Amén.
Predica esto.
Leed: Isaías C. 41, V. 8 al 13
        8       Pero tú, Israel, mi servidor, Jacob, a quien Yo elegí, descendencia de Abraham,mi amigo;
        9       tú, a quien tomé de los confines de la tierra y llamé de las regiones más remotas, Yo te dije; "Tú eres mi 
servidor, Yo te elegí y no te rechacé".
        10      No temas, porque Yo estoy contigo, no te inquietes, porque Yo soy tu Dios; Yo te fortalezco y te ayudo, 
Yo te sostengo con mi mano victoriosa.
        11      Sí, quedarán avergonzados y confundidos los que se enfurecen contra ti; serán como nada y 
desaparecerán aquellos que te desafían.
        12      Buscarás, pero no los encontrarás, a aquellos que te provocan; serán como nada,  absolutamente nada, 
los que te hacen la guerra.
        13      Porque Yo, el Señor, soy tu Dios, el que te sostengo de la mano derecha y te digo: "No temas, Yo vengo 
en tu ayuda".


22-3-84                 91

Escuchad lo que os digo: Bienaventurados sean los que confían en el Señor.
Instrúyanse en sus Palabras porque El espera de vosotros. El Espíritu Santo siempre se hace 
presente cuando invocáis de corazón al Señor.
Gloria al eterno Padre.
Leed: Deuteronomio C. 5, V. 27 al 33
        27      "Por eso, acércate y escucha lo que dice el Señor, nuestro Dios, y luego repítenos todo lo que El te diga. 
Nosotros lo escucharemos y lo pondremos en práctica".
        28      Cuando el Señor oyó las palabras que ustedes me dirigieron, me advirtió: "He oído las palabras que te 
dijo este pueblo. Todo lo que han dicho está muy bien".
        29      ¡Ojalá que siempre estén dispuestos como ahora a temerme y a cumplir mis mandamientos! Así ellos y 
sus hijos serán siempre felices.
        30      Ahora vé a decirles que regresen a sus carpas.
        31      Tú, en cambio, quédate aquí junto a Mí, y Yo te indicaré los mandamientos, los preceptos y las leyes 
que deberás enseñarles, a fin de que los pongan en práctica en la tierra que les daré en posesión".
        32      Pongan cuidado en practicar lo que el Señor, su Dios, les ha ordenado, sin desviarse ni a la derecha ni 
a la izquierda.
        33      Vayan por el camino que el Señor, su Dios, les ha trazado, para gozar de una larga vida en la tierra de 
la que van a tomar posesión.



23-3-84         92
Habéis corregido vuestras vidas, el Señor poco a poco va enderezando los caminos. Seguid escuchando su 
Palabra y seréis bendecidos. Amén. Amén.


23-3-84         93
Oración:
Con tu poder Dios mío
has cambiado todo mi ser,
desde hoy vives en mí.
Siempre me das consuelo.
Alientas mi vida,
porque sin Ti nada soy.
Deja en mí hacer tu Voluntad Señor.
Amén.


24-3-84         94
Me lleno de gozo al ver que estáis cumpliendo con el Señor. La Palabra de Dios a tus hermanos 
llega. La están aceptando generosamente. Ciertamente no he hablado a piedras. Amén. Amén.
Nos dice la Virgen: Estoy aquí, mi Corazón está con vosotros.
Leed: S. Juan C. 17, V. 6 a 11
        6       Manifesté tu Nombre a los que separaste del mundo para confiármelos.
                Eran Tuyos y me los diste, y ellos fueron fieles a tu Palabra.
        7       Ahora saben que todo lo que me has dado viene de Ti,
        8       porque les comuniqué las Palabras que Tú me diste: Ellos han reconocido verdaderamente que Yo salí 
de Ti y han creído que Tú me enviaste.
        9       Yo ruego por ellos: No ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque son Tuyos.
        10      Todo lo Mío es Tuyo y todo lo Tuyo es Mío, y en ellos he sido glorificado.
        11      Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y Yo vuelvo a Ti. Padre Santo, cuida en tu Nombre 
a aquellos que me diste, para que sean uno, como Nosotros.


25-3-84         95
Hijos míos: No estéis temerosos. Si os comportáis como lo estáis haciendo ya estáis en comunión con el 
Señor. Orad que os fortalece y tened seguridad que sois escuchados. El Sagrado Corazón de Jesús os 
bendice.
Amén. Amén.
Como Madre vuestra os pido: Aumentad vuestra fe en el Señor. Amén.



26-3-84         96

Amad a Dios y aborreced el mal, mandaré las lluvias a su debido tiempo. Tened presente mis 
palabras.

Leed: I Samuel C. 2, V. 35 y 36 / Sabiduría C. 16, V. 24 al 26
        35      En cambio, Yo me suscitaré un sacerdote fiel, que obrará conforme a mi corazón y a mis deseos. Yo le 
edificaré una casa duradera, y él caminará en presencia de mi Ungido todos los días de su vida.
        36      Y todos los que subsistan de tu casa irán a postrarse delante de él por una moneda de plata y una miga 
de pan, y le dirán: "Admíteme, por favor, a cualquiera de las funciones sacerdotales, para que tenga un 
pedazo de pan que comer".

Sabiduría C. 16, V. 24 al 26
        24      Porque la creación, que está al servicio de Ti, su Creador, se pone en tensión para castigar a los injustos 
y se distiende para beneficiar a los que confían en Ti.
        25      Por eso también entonces. transformándose completamente, ella estaba al servicio de tu generosidad, 
que a todos alimenta, de acuerdo con el deseo de los que te suplicaban.
        26      Así los hijos que Tú has amado, Señor, debían aprender que no son las diversas clases de frutos las 
que alimentan al hombre, sino que es tu Palabra la que sostiene a los que creen en Ti.



27-3-84         97

Me dice: Tu pueblo responde a mi llamado de oración. Se vuelca a la Iglesia. El Señor os 
reconocerá la respuesta. Los que no obedecen cargarán con su culpa, el Señor no tolera la 
maldad ya que viene del enemigo.
Amén.

Leed: Salmo 91, V. 14-15-16
        14      "El se entregó a Mí, por eso, Yo lo libraré; lo protegeré, porque conoce mi Nombre;
        15       me invocará, y Yo le responderé. Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré;
        16      le haré gozar de una larga vida y le haré ver mi salvación".




29-3-84                                         98

Dios cuando habla quiere ser oído. El escucha vuestras voces. Escuchad vosotros su voz, su 
pedido. Poco sabéis del Señor, hijos míos. Leed las Sagradas Escrituras y aprenderéis a 
conocerlo. Gloria al Altísimo.
El Señor apartará todos los escollos que haya a vuestro paso. No lo dejéis todo a Cristo Jesús, 
poned algo de vosotros. El os lo pide. Amén. Amén.

Leed: Job C. 34, V. 10 y 11 / C. 36, V. 1 al 12
        10      Por eso escúchenme, hombres sensatos: ¡lejos de Dios la maldad, y del Todopoderoso, la injusticia!
        11      Porque El retribuye al hombre según sus obras y trata a cada uno conforme a su conducta.

Cap. 36, Vers. 1 al 12
        1       Elihú tomó la palabra y dijo:
        2       "Sopórtame un poco, y yo te instruiré; aún queda algo por decir en defensa de Dios.
        3       Traeré de lejos mi saber para justificar a mi Creador.
        4       No, mis palabras no mienten: es un maestro consumado el que está junto a ti.
        5       Dios es grande y no se retracta. El es grande por la firmeza de sus decisiones.
        6       El no deja vivir al malvado y hace justicia a los oprimidos.
        7       No retira sus ojos de los justos, los sienta en el trono con los reyes y los exalta para siempre.
        8       Si a veces están atados con cadenas, o prisioneros en los lazos de la opresión,
        9       es para denunciarles sus acciones y las rebeldías que cometieron en su arrogancia.
        10      El les abre el oído para que se corrijan y los exhorta a convertirse de la maldad.
        11      Si ellos escuchan y se someten, acaban sus días prósperamente y sus años en medio de delicias;
        12      pero si no escuchan, atraviesan el Canal y perecen a causa de su ignorancia.




29-3-84                                         98

Dios cuando habla quiere ser oído. El escucha vuestras voces. Escuchad vosotros su voz, su 
pedido. Poco sabéis del Señor, hijos míos. Leed las Sagradas Escrituras y aprenderéis a 
conocerlo. Gloria al Altísimo.
El Señor apartará todos los escollos que haya a vuestro paso. No lo dejéis todo a Cristo Jesús, 
poned algo de vosotros. El os lo pide. Amén. Amén.

Leed: Job C. 34, V. 10 y 11 / C. 36, V. 1 al 12
        10      Por eso escúchenme, hombres sensatos: ¡lejos de Dios la maldad, y del Todopoderoso, la injusticia!
        11      Porque El retribuye al hombre según sus obras y trata a cada uno conforme a su conducta.

Cap. 36, Vers. 1 al 12
        1       Elihú tomó la palabra y dijo:
        2       "Sopórtame un poco, y yo te instruiré; aún queda algo por decir en defensa de Dios.
        3       Traeré de lejos mi saber para justificar a mi Creador.
        4       No, mis palabras no mienten: es un maestro consumado el que está junto a ti.
        5       Dios es grande y no se retracta. El es grande por la firmeza de sus decisiones.
        6       El no deja vivir al malvado y hace justicia a los oprimidos.
        7       No retira sus ojos de los justos, los sienta en el trono con los reyes y los exalta para siempre.
        8       Si a veces están atados con cadenas, o prisioneros en los lazos de la opresión,
        9       es para denunciarles sus acciones y las rebeldías que cometieron en su arrogancia.
        10      El les abre el oído para que se corrijan y los exhorta a convertirse de la maldad.
        11      Si ellos escuchan y se someten, acaban sus días prósperamente y sus años en medio de delicias;
        12      pero si no escuchan, atraviesan el Canal y perecen a causa de su ignorancia.




      Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



1