MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS


 2-4-84         102
Mensaje para los seminaristas. Decidles que agradezco su devoción a todos los seminaristas 
que están de corazón con el Señor, mi bendición va con ellos.


3-4-84          103
Debéis predicar también a los niños la Palabra del Señor. Quiero que se eduquen en el amor a 
Dios. Amén. Amén.
Leed: Deuteronomio C. 30, V. 11 al 14 / C. 31, V. 8-12 y 13

        11      Este mandamiento que hoy te prescribo no es superior a tus fuerzas ni está fuera de tu alcance.
        12      No está en el cielo, para que digas: "¿Quién subirá por nosotros al cielo y la traerá hasta aquí, de 
manera que podamos escucharla y ponerla en práctica?".
        13      Ni tampoco está más allá del mar, para que digas: "¿Quién cruzará por nosotros a la otra orilla y la 
traerá hasta aquí, de manera que podamos escucharla y ponerla en práctica?".
        14      No, la Palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la practiques.
Cap. 31, Vers. 8-12 y 13
        8       El Señor irá delante de ti; El estará contigo y no te abandonará ni te dejará desamparado. No temas ni te 
acobardes.
        12      Reúne al pueblo -hombres, mujeres y niños, y también a los extranjeros que vivan en tus ciudades- para 
que la oigan y así aprendan a temer al Señor, su Dios, y a practicar cuidadosamente todas las palabras 
de esta Ley.
        13      También deberán oírla sus hijos, los que todavía no la conocen, para que aprendan a temer al Señor 
mientras ustedes vivan en la tierra que van a poseer después de cruzar el Jordán.


4-4-84          104
Os digo que estando con Cristo Jesús no camináis a ciegas, siempre hay claridad donde está el 
Señor, es la Luz de toda vida.
7-4-84          105
El Señor exige una gran sinceridad en vuestras actitudes, debéis ser honestos porque Dios aborrece la 
mentira. Todo cristiano debe luchar para conseguir la seguridad interior y saber resistir el mal que viene 
del enemigo. Sólo en el Señor encontraréis amor y sólo a su lado estaréis protegidos. Amén. Amén.




8-4-84  106
Lejos de la Iglesia no podéis obrar como quiere el Señor, debéis estar unidos a ella. Servid a 
Dios y salvaos vosotros mismos. El Señor premia según la conducta de los hombres. Orad hijos 
míos. Amén. Amén.
Leed: Efesios, C. 2, V. 19-20 y 21
        19      Por lo tanto, ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros 
de la familia de Dios.
        20      Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la 
piedra angular es el mismo Jesucristo,
        21      En El, todo el edificio, bien trabado, va creciendo para constituir un Templo santo en el Señor.


8-4-84  107
Buscad a Dios y El vivirá en vosotros y os abrirá las puertas de su Reino. Amén. No os canséis 
de predicar. Orad pueblo de Dios, la Gloria del Señor esté con vosotros.
9-4-84  108
El mundo está lleno de falsedad, de gente vanidosa, no os dejéis arrastrar por ellos. Siempre 
que seáis tentados buscad ayuda en el Salvador y os encaminará por el buen sendero. Amén. 
Amén.

12-4-84         109
En otros lugares donde me he manifestado ha estado el Señor. Hijos míos, sin la mano de Dios 
nada es posible, os hago escuchar cosas, que ya antes habéis escuchado mas no la practicabais. 
Ahora el Señor os da una nueva oportunidad. En vosotros está la respuesta. Amén. Amén.
Leed: I Crónicas C. 22, V. 19
        19      "Dedíquense ahora de todo corazón y con toda su alma a buscar al Señor, su Dios. Prepárense a 
edificar el Santuario del Señor, su Dios, a fin de trasladar a la Casa que se va a edificar para el Nombre 
del Señor el Arca de la Alianza del Señor y los utensilios consagrados a Dios".




15-4-84                                        110
Hija, el Señor ha extendido sus manos hacia vosotros; os quiere liberar y dar un refugio seguro. 
El amor de Dios por sus hijos es tan grande que la mayoría no lo comprende. Vuestra Madre 
sufre por esto. Dejad al Señor derramar su Amor en vuestros corazones y os sentiréis 
fortalecidos.
Amén. Amén.
Leed: Isaías C. 49, V. 8 y 9
        8       Así habla el Señor: En el tiempo favorable, Yo te respondí, en el día de la salvación, te socorrí. Yo te 
formé y te destiné a ser la alianza del pueblo, para restaurar el país, para repartir las herencias 
devastadas,
        9       para decir a los cautivos: "iSalgan!" y a los que están en las tinieblas: "¡Manifiéstense!". Ellos se 
apacentarán a lo largo de los caminos, tendrán sus pastizales hasta en las cumbres desiertas.
16-4-84                                        111
Vosotros hacéis un pedido y el Señor sabe que tenéis urgencia de respuesta.
Os da más de lo que dais por El, porque es generoso. En el futuro entregaos a nuestro Señor, sé 
que podéis hacerlo. El hombre no debe esperar nada del hombre, porque no es de la tierra que 
viene la promesa, viene del Cielo donde está el Señor nuestro Dios. Amén. Amén.
Leed: San Marcos C. 11,  V. 22 al 25
        22      Jesús le respondió: "Tengan fe en Dios.
        23      Porque Yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: 'Retírate de ahí y arrójate al mar', sin vacilar 
en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá.
        24      Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán.
        25      Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el 
Padre que está en el Cielo les perdonará también sus faltas".


17-4-84                                        112
A vosotros los que estáis extraviados os digo sólo creed en el Señor. Creyendo y orando estaréis 
a salvo de cualquier tentación, la fe y la oración son armas poderosas que pone Jesús al 
alcance vuestro, no debéis hacer nada que no sea bien visto a los ojos del Señor.
Gloria al Altísimo.



18-4-84                                        113
Hijos míos; obedeced la Ley Divina, el llamado de estos días, es un profundo llamado de 
conversión, el Señor pone a prueba vuestra fe. Amén. Amén. Debéis rezar desde mañana hasta 
el domingo diez Padrenuestros meditando cada palabra y tomando conciencia de su significado 
como no lo habéis hecho hasta ahora y habrá mucha paz en vuestros corazones.
Es promesa del Señor.


19-4-84                                        114
Pedir un milagro al Señor es tener falta de fe, debéis creer por la misma fe y no por un milagro. 
No espera eso el Señor de vosotros. El se manifiesta donde quiere y como El quiere. Buscad a 
Dios, amad a Dios y os cubrirá con su Gloria. Amén. Amén.

Leed; Oseas C. 6, V. 6 / C. 10, V. 12
        6       Porque Yo quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos.

Cap. 10, Vers. 12
        12      Siembren semillas de justicia, cosechen el fruto de la fidelidad, roturen un campo nuevo: es tiempo de 
buscar al Señor, hasta que El venga y haga llover para ustedes la justicia.
20-4-84                                       115
Debéis estar unidos y compartir el amor y la paz del Señor.

Oración:
"Me has tocado mi Señor
con tus manos milagrosas,
e hiciste que mi vida
cambiara por completo.
Quiero entrar en tu morada
estar en tu presencia.
Tú que eres misericordioso
tómame Señor
que contigo quiero estar.
Amén".



21-4-84         116
Estos días los estáis viviendo como un verdadero acto de ofrecimiento al Señor, veo que el dolor 
y la muerte de mi Hijo en la Cruz llega a vuestros corazones para salvación de las almas.
Alabado sea Jesús.
Leed: Isaías C. 40, V. 9 / Juan C. 16, V. 12 y 13
        9       Súbete a una montaña elevada, tú que llevas la buena noticia a Sión; levanta con fuerza tu voz, tú que 
llevas la buena noticia a Jerusalén. Levántala sin temor, di a las ciudades de Judá: "¡Aquí está su Dios!".
Juan C. 16, V. 12-13
        12      Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora.
        13      Cuando venga el Espíritu de la Verdad, El los introducirá en toda la Verdad, porque no hablará por Sí 
mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo.


23-4-84         117
Alimentad vuestra vida espiritual. Recordad que sólo el Señor tiene el poder de hacerlo, y os 
aseguro que será un bálsamo en vuestra vida. Todo aquel que esté en paz con el Señor, la tiene 
en su corazón.
Bendito sea Dios por la eternidad.


24-4-84         118
El Señor os da el alimento necesario para seguir adelante. He elegido esta ciudad como morada 
definitiva. Multiplicaos como granos de arena y seréis fuertes como la roca. Amén. Amén.
Leed: Nahum C. 2, V. 1 / Malaquías C. 1, V. 11
        1       Miren sobre las montañas los pasos del que trae la buena noticia, del que proclama la paz. Celebra tus 
fiestas, Judá, cumple tus votos, porque el hombre siniestro no pasará más por ti: Ha sido exterminado 
por completo.
Malaquías C. 1, V. 11
        11      Pero desde la salida del sol hasta su ocaso, mi Nombre es grande entre las naciones y en todo lugar se 
presenta a mi Nombre un sacrificio de incienso y una ofrenda pura; porque mi Nombre es grande entre 
las naciones, dice el Señor de los ejércitos.




25-4-84         119
En todo este tiempo estoy habitando en medio de vosotros.
La Gloria del Señor aparecerá cuando menos lo esperéis.
Debéis orar al Señor por lo que os ha sido dado hasta ahora. Amén. Amén.


26-4-84         120
El malvado está haciendo estragos en el mundo, mas con vosotros, sois obedientes con el Señor, 
no pasará nada semejante, aferraos a El. El Sagrado Corazón está con vosotros. Amén. Amén.
Leed: Romanos C. 9, V. 15 al 18 / C. 10, V. 14 al 17
        15      Porque El dijo a Moisés: "Seré misericordioso con el que Yo quiera, y me compadeceré del que quiera 
compadecerme".
        16      En consecuencia, todo depende no del querer o del esfuerzo del hombre, sino de la misericordia de 
Dios.
        17      Porque la Escritura dice al Faraón: "Precisamente para eso te he exaltado, para que en ti se manifieste 
mi poder y para que mi Nombre sea celebrado en toda la tierra".
        18      De manera que Dios tiene misericordia del que El quiere y endurece al que El quiere.
Cap. 10, Vers. 14 al 17
        14      Pero, ¿cómo invocarlo sin creer en El? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de El? ¿Y cómo oír hablar 
de El, si nadie lo predica?
        15      ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: ¡Qué hermosos son los pasos de los 
que anuncian buenas noticias!
        16      Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación?
        17      La fe, por lo tanto, nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo.
27-4-84         121
Veo una casa grande con ventanas y rejas, siento que discuten dentro de la misma, veo una plaza y 
mucha gente, algunas personas apartadas de la demás, como haciendo diferencias sociales.
La Virgen dice: El Señor no quiere la discordia, quiere la unión, no quiere la soberbia ni el 
orgullo, quiere la humildad. El mismo Jesús fue humilde en extremo. Hijos míos, si 
consiguierais esto en vuestro corazón, colmaríais de felicidad al Señor.
Tratad de ser cada día mejor, de tener un comportamiento digno de un hijo de Dios.
Alabado sea el Señor.




27-4-84                                        122
(En el Retiro). Amar a Dios es querer la Vida Eterna, amar a Dios es querer ver la Luz de Ia 
Eternidad.
Amadlo y viviréis en su Gloria.
28-4-84                                        123
Me dice la Virgen: Hija mía, invito a los pueblos desde siempre a seguir al Señor. Hay rechazos, 
pocos son los que lo buscan. Vosotros oráis esperanzados, y Yo os aseguro que vuestras 
oraciones llegan a Dios. Amén.
Leed: Hechos C. 18, V. 9 y 1O
        9       Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: "No temas. Sigue predicando y no te calles.
        10      Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo 
numeroso que me está reservado.
29-4-84                                        124
Me dice Jesús: El que invoca a Dios y luego no cumple le reprocharé su proceder, mas el que 
me invoca y lo hace ciertamente, de él tendré compasión.
Dice la Virgen: Hay corazones fríos como la nieve, esos están tentados por el maligno, no quiere 
que lleguéis a Dios. El Todopoderoso combate el mal, recordadlo. Amén. Amén.
29-4-84                                        125
Benditos seáis vosotros que tenéis apetito de la Palabra de Dios, El os da el alimento para 
vuestro espíritu. Amén. Amén.
Leed: 1 Crónicas C. 29, V. 11-12 y l3
        11      Tuya, Señor, es la grandeza, la fuerza, la gloria, el esplendor y la majestad; porque a Ti pertenece todo 
lo que hay en el Cielo y en la tierra. Tuyo, Señor, es el Reino; Tú te elevas por encima de todo.
        12      De Ti proceden la riqueza y la gloria; Tú lo gobiernas todo, en tu mano están el poder y la fuerza, y es tu 
mano la que engrandece y afianza todas las cosas.
        13      Por eso, Dios nuestro, te damos gracias y alabamos tu Nombre glorioso.


30-4-84                                        126
Hijos míos: Os digo que no es tiempo de caminar porque sí, es tiempo de andar por el camino
recto, así llegaréis a ver a Cristo Jesús. No dejéis que se pierdan las enseñanzas de Dios. Gloria
al Santísimo.
 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás

1