MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS


1-7-87           1214
Hija mía: La Sangre de Cristo, es hoy mancillada por quienes ofenden su Iglesia.
Aquel que no posee a Cristo en su corazón, no ha crecido en el Amor.
Que no le cierre el hombre, su corazón a Cristo.
Amén, amén.



2-7-87           1215
Dios, jamás desampara, Dios abunda en Misericordia. Las angustias, angustias 
son, si no se confían en el Señor. Bienaventurado el que humildemente se 
abandona en El.
Bendito sea.



3-7-87           1216
Veo a Jesús, me dice: Haré que me conozcan, haré nacer y crecer el amor a mi 
Corazón.
No se rehuse el alma a Dios.


3-7-87            1217
En la tarde veo a la Santísima Virgen, me dice: Mis amadísimos hijos: Vuestra 
Madre se hace presente para enseñar a los hijos a amar al Señor.
He aquí, el primer mandamiento: Amarás al Señor tu Dios, por sobre todas las 
cosas.
No serán vanos mis mensajes, si son sentidos por vuestro corazón.
Gloria al Altísimo.
Leed: Sofonías C. 3, V. 20
20        En aquel tiempo, Yo los haré volver, en aquel tiempo, los reuniré. Si, les daré       fama 
y renombre entre todos los pueblos de la tierra, cuando cambie la suerte  de ustedes 
ante sus propios ojos, dice el Señor.


4-7-87           1218
Digo a mis hijos: Dejad que sea vuestra Madre, la que actúe en vosotros. 
Entregaos a Mí, que por medio de mi Corazón, llegaréis a Cristo.
Os aseguro: Nada desviará a los hijos, del Camino de Dios.
Amén, amén.


5-7-87           1219
Hija: La voluntad de los hombres, no es la Voluntad de Dios. El que ama al 
Señor, el que cumple con el Señor, es atacado por satanás. No vacile el corazón 
amante de Dios.
Amén.


6-7-87            1220
Hija mía: Las tinieblas están y el hombre, en las tinieblas anda.
¡Es tan preciosa el alma para el Señor, es tan valiosa!
Veo a las almas amenazadas por el mal; muchas son destruidas por el mal.
La Madre dice: La Sabiduría y el Amor de Dios, puede contra la astucia del 
maligno. Sea esto recordado por mis hijos.
Amén. amén.
Hazlo conocer.





7-7-87            1221

Tengo una visión: Veo tres árboles, con hojas muy verdes, de un verde fuerte; su 
follaje llega casi hasta el suelo; por detrás de las hojas, veo una gran Luz blanca, 
parece el sol. Enseguida veo a la Santísima Virgen y me dice: Esa visión representa 
a la Santísima Trinidad y la Luz, es la Esperanza que ofrece Cristo a los 
hombres.
Gloria al Señor.
Siento necesidad de escribir.

Dios me salve,
dándome humildad, perseverancia
y amor a su Sagrado Corazón.
Mi Madre, mi tierna Madre,
será la que  me acerque a El.
Creo en Ella y en su Santo Amor;
su bendición, me hará merecedora
de la bendición del Padre.
Su humildad, me hará humilde
y me llevará hacia su Hijo.
Su Amor, me enseñará a amar
al Santo Espíritu.
Bendita seas María, por guiar mi vida.
Amén.



8-7-87     (Intención de la Novena del 17 al 25)          1222

Hija: La oración en esta Novena, será por la caridad.
Los cristianos están padeciendo la falta de caridad.
El que vive lejos de Cristo, vive lejos de la caridad.
El que odia, no tiene caridad. El que no ama a su prójimo, carece de caridad.
La caridad proviene del amor y el amor proviene de Dios.
Alabado sea el Santísimo.





9-7-87           1223

Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de 
Madre.
Tengo urgencia sí, más, también deseo, que la consagración sea realizada, luego 
de un conocimiento profundo de las cosas de Dios  y de un amor profundo a 
Dios.
Quieran mis hijos, ser totalmente Míos; eso hará que sean fieles al Señor, porque 
Yo, los conduciré a El.
Amén, amén.



10-7-87          1224

Digo a todos mis hijos: Nada temáis, que no quedará un sediento sin beber. A 
pesar de los pecados de los hombres, el Señor ama a los hombres. Meditadlo y 
buscad el Amor de Dios.
Las Glorias sean a El.



11-7-87          1225

Muchos son los que nacen, crecen y mueren sin conocer a Dios.
Yo pregunto a los que están todavía amparados por las sombras: ¿Es que tenéis 
acaso a Dios en vuestro corazón? ¿Lo hallaréis en medio de la turbulencia en 
que estáis viviendo?
Buscadlo, no en la soberbia, sino en la humildad.
Buscadlo, en el silencio de la oración. El Señor se hace presente cuando el alma 
se ofrece a El.
El alma al Señor acuda y el Santo la librará. Gloria a Dios.

Leed: I Corintios C. 4, V.21

21 ¿Qué prefieren? ¿Que vaya a verlos con la vara en la mano, o con amor y espíritu de 
mansedumbre?






13-7-87          1226

Muchos son los hijos que conocen y veneran a La Madre, muchos más, son los 
que la desconocen.
Hoy, es tiempo de escucharla y conocerla, porque el que la desprecia, desprecia 
a Cristo y se daña a sí mismo.
Nadie tenga dudas, el amor no tiene revés.
El que ama a Cristo, ame también a Su Madre. Alabado sea el Salvador.
Que todos tus hermanos conozcan Mi mensaje.



20-7-87          1227

Hija, dulcemente y con Amor de Madre voy haciendo conocer la voluntad del 
Señor. Aquel que no lo conoce, conmigo lo conocerá y el que lo ama, no 
menguará su amor por El, sino que llegará a amarlo más todavía.
Gloria a Dios.



23-7-87    1228

Digo a mis hijos: Estáis siendo seducidos por el maligno; os hablo hoy, para que 
no seáis confundidos y estéis atentos a cuanto os digo.
Bienaventurados, los que habéis abierto el corazón al maravilloso Amor de Dios
Bienaventurados, los que deseáis ser salvados.
Bienaventurados, los que amáis y practicáis Su Palabra.
Alabado sea Dios.





25-7-87      (Día de Peregrinación)       1229

Mis queridos hijos: Vivid cada veinticinco, orando y entregando cada vez más, 
vuestro corazón  al Señor y a su Madre.
Sed vosotros, verdaderos hijos de Dios.
Daos a El, sin medida.
Gloria a Dios.
Leed: Isaías C. 26, V.4
        4        Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor es una Roca eterna.



26-7-87           1230

Hablo, desde este pueblo, a todos los pueblos y eres tú, hija mía, la que he 
elegido, para que trasmitas a todos tus hermanos, la Esperanza de Cristo Jesús.
Escuchas de mi boca, el dolor que siento por los alejados de Dios; sabes también 
de mis desvelos de Madre.
He venido a pedir a mis hijos y a dar a mis hijos.
Amén, amén.



27-7-87            1231

Hijos míos: El Señor es El Verdadero; recordadlo y será vuestra fuerza. Tened Fe 
y proceded como lo pide esta Madre.
Bendito sea el Señor.








30-7-87              1232

El Señor, colma el espíritu de gozo a sus fieles. Su Bondad, es incomparable y a
nadie excluye El de Su Amor.
Alabado sea el Señor.
 
 

    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1