.
  
 
.PARQUE  NACIONAL  SIERRA  DE  LAS  QUIJADAS
    El "Cañón Colorado" de San Luis
.
 

UNO DE LOS TESOROS PALEONTOLOGICOS DE ARGENTINA

Uno de los parques nacionales más nuevos del país, creado en 1991 para resguardar tesoros paleontológicos tales como huellas gigantes de dinosaurios, formaciones rojizas de los periodos jurásico y cretácico que brotaron de la tierra cuando se elevó la Cordillera de los Andes, y el espectacular Potrero de la Aguada, un valle de 4000 hectáreas rodeado por increíbles acantilados rojos.
Segundos antes del alba, el primer rayo de sol enciende de rojo un cerro en la lejanía. Hemos ingresado al Parque Nacional Sierra de las Quijadas por un camino de ripio que se interna en un desierto con manchones verdes que le otorgan un contraste al por ahora monótono paisaje. El aroma penetrante de un arbusto como la jarilla se cuela por la ventanilla de la camioneta y un viento sonda levanta un pequeño remolino de polvo rojo creando un ambiente que nos remonta al tiempo en que los hombres aun no habían aparecido sobre la faz de la tierra. Una liebre que pasa como un rayo al costado del camino nos regresa de inmediato a la presente realidad. 
Tierra de huarpes. Antes de avanzar hacia las complejidades del parque nos detenemos ante la sencillez de una obra humana; una serie de veintitrés hornillos para la cocción de piezas de cerámica moldeadas por los indios huarpes. Este pequeño sitio arqueológico denota la existencia de un asentamiento de esta cultura que desapareció alrededor del siglo XVIII.
Al avanzar un poco la camioneta recorre un terreno ondulado hasta que aparecen unos pequeños cerros con grandes rocas sedimentarias de tonos rojizos que son un adelanto de lo que nos espera en unos minutos. Primero pasamos por el área de acampe, y luego de recorrer seis kilómetros dentro del parque abandonamos el vehículo para dirigirnos por un sendero rumbo a Los Miradores. 
Tras una lomada aparece de repente –y antes de lo esperado— el punto culminante de este viaje: el valle del Potrero de la Aguada. Un mirador natural nos ubica frente a ésta descomunal depresión del terreno rodeada por los farallones verticales de una gran muralla roja, casi tan majestuosa como aquella engendrada en Oriente. Detrás de ella parecen erigirse los restos de un viejo imperio desmoronado –Cartago en ruinas--, del cual quedan los cimientos de su medina amurallada, sus mezquitas con los minaretes derrumbados y una extensa sucesión de torres arcillosas que le otorgan a la formación un inconfundible aire de fortaleza de adobe. 

Abajo, en el centro de esa gran hoyada de 4000 hectáreas, se despliega un cambiante laberinto delimitado por unos acantilados de 250 metros de altura. Un intrincado dédalo de grietas, galerías sin salida y sinuosos cursos secos de agua, se desarrolla al arbitrio de las lluvias y del viento con la complejidad de un mandala. Esta formación se creó hace 120 millones de años, y en su centro corre un arroyito milenario que no pocos visitantes relacionan con aquel que precedía a la Ciudad de los Inmortales en el cuento de Borges; “el río secreto que purifica de la muerte a los hombres”. “Al pie de la montaña se dilataba sin rumor un arroyo impuro, entorpecido por escombros y arena; en la opuesta margen resplandecía (bajo el último sol o el primero) la evidente Ciudad de los Inmortales. Vi muros, arcos, frontispicios y foros: el fundamento era una meseta de piedra”, escribió Borges desde la imaginación, sin haber visitado este lugar. 
La huella del dinosaurio. Uno de los lugares más asombrosos del parque es el borde de un acantilado donde el caminante se topa con una gran huella de dinosaurio. La experiencia es un poco impresionante, porque no se trata de una huella borrosa sino de un molde perfectamente definido en el terreno, con una profundidad de cinco centímetros. Como sí se hubiese impreso ayer, se notan las tres pesuñas de la pata de un saurópodo de cola larga, una especie cuadrúpeda y herbívora que fue la de mayor tamaño en la zona. Esta clase de fenómeno es llamada ignita por los científicos, y consiste en una huella que permanece inmune al paso del tiempo y de la lluvia porque se halla petrificada. 
Viaje a la semilla. La visita al Parque Nacional Sierra de las Quijadas es un viaje de lleno al inicio de los tiempos. En este desolado paraje de 150.000 hectáreas, donde en cualquier momento pareciera que van a aparecer volando un grupo de pterodáctilos, se teje y desteje una infinita trama de castillos de arena esculpidos por el viento. Un frágil mundo de borrosas esculturas que pueden desaparecer a la mañana siguiente se desarrolla en aparente inmovilidad desde hace millones de años. Allí donde descansa un lagarto somnoliento, alguna vez caminó un enorme dinosaurio dejando hasta hoy la huella de sus pisadas sobre la tierra, más imborrables que ellos mismos. 
Bajo el sol oblicuo de un rojo atardecer, un silencioso dominio nos permite atender al primitivo latido de energía vital que nos resuena en las entrañas desde el fondo de los tiempos. Alguna vez –en el origen de la existencia— hubo una única y primera célula que dio origen a la vida. Es ese estremecedor primer latido –el que no cesa--, el que oímos en este lugar, esperando que no sea el último en la desconcertante espera del paso de la nada hacia la nada.
Fuente: Diario El Independiente; La Rioja
Foto Guardaparque de Quijadas: Diario El Independiente.
http://www.elindependiente.com.ar/suplementos/notas.asp?39
 

DATOS UTILES:

Como llegar: El parque nacional está ubicado 120 kilómetros al noroeste de la capital provincial. Se llega por la Ruta Nacional 147 hasta el paraje de Hualtarán –allí están las oficinas de la Administración de Parques Nacionales donde es obligatorio registrarse--. La entrada está unos metros más adelante. 

Los circuitos: La entrada al parque cuesta $ 6 (estudiantes $ 3 y jubilados gratis). Los circuitos son el Superior (10 minutos), el de La Huellas de los dinosaurios (2 horas y media) y el de Los Miradores (una hora). Cuestan entre $ 5 y $ 10 cada uno.
No es obligatorio contratar guía para realizar caminatas por los Miradores.
Farallones: La excursión más atractiva –y que ningún viajero de ley puede dejar de hacer--, es la que se realiza al interior del Potrero de la Aguada, hasta el pie de los farallones rojos. El Circuito de los Farallones implica cerca de cinco horas de caminata y solo se puede realizar con la presencia obligatoria de un guía ($ 15). El premio para el aventurero es internarse entre cañones de 250 metros de altura que se van cerrando cada vez más a lo largo de un kilómetro y medio, hasta que se vuelve tan angosto como una grieta por la cual ya no es posible avanzar.

Servicios: El parque cuenta con un sencillo camping con baños químicos y una proveeduría. No hay estaciones de servicio en toda la zona cercana. La Asociación de Guías de Quijadas ofrece excursiones.

Dónde informarse: Casa de San Luis en Buenos Aires: Azcuénaga 1083. Tel.: 4823-9413. Secretaria de Turismo de San Luis: Tel: 02652 - 423479 / 423957 
e-mail: informes@sanluis.gov.ar - www.sanluis.gov.ar

Intendencia del parque: Tel.:02652-422719 sierradelasquijadas@apn.gov.ar,  rneira@apn.gov.ar,  www.lasquijadas.com 

Guías de Turismo: e-mail:  guiaspuntanos@yahoo.com.ar, guiasdequijadas@yahoo.com.ar

Dónde alojarse: A 16 kilómetros de la capital provincial, el Hotel Internacional Potrero de los Funes ofrece un alojamiento con una espectacular vista a un gran espejo de agua. La habitación doble con vIsta al lago cuesta $ 80 y la triple $ 105. Reservas: Tel. 02652-495052 e-mail: hpfrese@sanluis.gov.ar hpfunes@sanluis.gov.ar

Cuando ir: El parque se puede visitar todo el año, pero en verano hay que evitar el mediodía. En invierno suele helar por las noches y durante el día el sol es muy agradable. Casi nunca llueve y tampoco suele haber nubes, ideal para la foto.
http://www.elindependiente.com.ar/suplementos/notas.asp?40

Información turìstica: La más completa información de San Luis y sus recursos en internet vealá en http://ar.oocities.com/sanluisturismo  e-mail: sanluisturismo@yahoo.com.ar


SIERRA DE LAS QUIJADAS
Fuente: Propia y APN.

UBICACION:
Ubicado a 120km de la ciudad de San Luis (por la ruta nacional 147), en el noroeste de la provincia (Dptos. Ayacucho y Belgrano). Acceso principal por San Antonio, limita al oeste con las provincias de Mendoza y San Juan. Ver mapa

DESCRIPCION GENERAL:
Este Parque constituye una de las grandes bellezas naturales de nuestro país.
Ingresando por el camino de acceso veremos los vestigios de antiguas culturas indígenas: los Hornillos, donde cocinaban sus alimentos y cerámicas.
Seguramente se nos cruzará alguna Mara o Zorro Gris que habitan los matorrales vecinos. Luego de un serpenteante camino llegamos al máximo escenario natural del Parque: el Potrero de la Aguada. Labrados por los siglos veremos farallones, acantilados, cornisas y terrazas de un hermoso color rojizo, apenas cubiertos por la vegetación. En el fondo del Potrero corre el curso de agua más importante del lugar, que lleva el nombre de Potrero de la Aguada. Su curso, que lleva agua sólo en las épocas de lluvia está totalmente cubierto por arenas y rocas. Desde el borde superior del anfiteatro natural, se puede observar hacia el sur el Cerro Portillo, que con sus 1.200 metros es la máxima altura de la zona. Hacia el límite oeste del Parque hallaremos espejos de agua aislados, algunos permanentes pero la mayoría temporarios, de escasa profundidad, cuyos límites varían anualmente de acuerdo al caudal del Río Desaguadero. Este sistema lacustre conforma el Complejo de las Lagunas de Guanacache, que otrora ocupara extensas áreas y diera sustento a grandes poblaciones indígenas y criollas. La  vegetación es escasa y está representada por las Jarillas, una gran variedad de   arbustos y cactus, Quebrachos Blancos, y especies endémicas de la región como la Chica, el Solo y la Zampa de Quijadas. 

ITINERARIOS:
Dado que en la actualidad se ha destacado un Guardaparque en el área, recomendamos consultarlo y contar con su autorización para la organización de cualquier salida. Los bosques del camino de acceso son ideales para la observación de aves. Una larga caminata de día completo puede realizarse bajando al cañón del río Potrero de la Aguada. No lo intente sin guía, puede extraviarse   fácilmente. Recuerde que las temperaturas son muy altas durante el día  y que no hay agua potable, excepto en la entrada del Parque. Para recorrer las Lagunas de Guanacache hace falta desplazarse en un vehículo apropiado, dado el mal estado de los caminos locales. 

YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS/PALEONTOLÓGICOS:
Como testimonio de un antiguo poblamiento indígena existen vecinos al área de acceso pozos cavados en la tierra, llamados "hornillos", que se atribuyen a la cultura Huarpe. Se han hallado restos fósiles de dos especies de un particular grupo de reptiles voladores prehistóricos: Los Pterosaurios. De este tipo de reptiles se conocen muy pocos restos en el resto del mundo, por lo que el Parque adquiere gran relevancia paleontológica. 

BIOMA: Monte y Chaco Occidental 

FLORA:
Este Parque conserva una amplia faja de transición entre el Monte y el Chaco Occidental. el primero está caracterizado por una vegetación de arbustos y el otro por bosques secos. El bioma dominante es el Monte. Extensos Jarillales y Retamales cubren las zonas más áridas. Sobre el Potrero de la Aguada hallaremos  un curioso árbol, que frecuentemente tiene aspecto tortuoso, es la Chica especie endémica del Monte. Otros endemismos son el Solo, que tiene la forma de un cojín circular de color blanquecino, la Verdolaga, de llamativo color verde intenso y hojas carnosas y la Zampa de Quijadas, de inflorescencias violáceas. En las zonas de suelos arenosos diferentes gramíneas forman extensos manchones, rodeados de matorrales de Retortuño, Atamisque y Pichana.
Representando al bioma Chaqueño se encuentran corpulentos Quebrachos Blancos, junto a Algarrobos, Chañares y Breas. Una enorme variedad de cactus, de llamativas flores y carnosos frutos, cubren el suelo.
Los hay columnares y con artejos, sobreviviendo gracias a la humedad ambientes que se condensa en sus espinas y en estructuras "atrapanieblas", como las del Puqui con Bigotes. 

FAUNA:
A pesar de la aridez de la zona la fauna es abundante. Pumas, Gatos Monteses, Zorros Grises, Marmosas, son los principales carnívoros, que se dejan ver a través de sus huellas en los escasos cuerpos de agua del Parque. La Mara, mal llamada Liebre Patagónica puede ser vista en el camino de acceso. En los bosquecillos hallaremos Pepiteros, Monteritas, y una gran variedad de pequeñas aves. El elenco avifaunístico se completa con el Ñandú, el Halconcito Gris y el majestuoso Cóndor Andino. Los anfibios son muy escasos y pasan la época de sequía enterrados o en forma de renacuajos en pequeños charcos protegidos del desecante sol. Las lagartijas son los reptiles más comunes. Sobre el complejo lagunar de Guanacache se encuentran numerosas aves acuáticas, entre las que se destaca el FLamenco Común. También allí están presentes algunos de los pocos peces de la región como la Trucha o Perca Criolla. La Boa de las Vizcacheras es buscada por su bella piel. 

PROBLEMAS DE CONSERVACION:
El principal problema actual es la afluencia masiva de turistas y visitantes. La gran cantidad de personas que acuden durante los fines de semana largos provocan pisoteo de la vegetación y acumulación de residuos. La falta de cartelería y de senderos bien demarcados permite que el visitante se desplaze por cualquier sitio sin control. Los campamentos que también allí se organizan provocan no menos perjuicios al ambiente de la zona. El intenso pisoteo y la extracción de leña exponen al suelo a una mayor erosión. Sobre la zona de Lagunas de Guanacache actúan cazadores furtivos en busca de Ñandúes y Guanacos. 

FUNDAMENTOS:
Creado en el año 1991 con el fin de proteger muestras representativas de la naturaleza del Monte y Chaco Occidental. Además conserva yacimientos arqueológicos y paleontológicos de gran valor. 

FUENTES: El proyectado Parque Nacional Sierra de las Quijadas. Haene, e. y G. Gil. 1991. APN.


¿CÓMO SE FORMO LA CUENCA DE SIERRA DE LAS QUIJADAS?:

Hace unos 120 millones de años –durante el periodo Cretásico de la era mesozoica— los movimientos de las placas tectónicas del incandescente centro de la tierra produjeron una falla cuyo resultado fue un gran hundimiento del terreno. VER INFORME

MÁS SOBRE LA FLORA Y LA FAUNA:

Desde el punto de vista de las llamadas provincias fitogeográficas, este parque nacional es una interesante combinación de biomas del Chaco semi-árido y el Monte. VER INFORME
.


Seminario/taller Nacional
Travesía inaugural del circuito 
en los parques de la era secundaria

Nueva fecha en el 2005
 


 
 

San Luis, San Juan, La Rioja

Ver mapa.


Recorrido en Sierra de las Quijadas :

Día 1. Ciudad de San Luis. Recepción y Charla de apertura.Salida hacia el Parque Nacional Sierra de las Quijadas (126 km.). Minibus para los inscriptos sin movilidad, Arribo al paraje de Hualtarán e ingreso al Parque. Campamento agreste; breve caminata por el sendero de los miradores; asado de bienvenida y fogón.

Día 2. Parque Nacional Sierra de las Quijadas.Trekking y trabajo de campo/Seminario -taller  en los senderos del Potrero de la Aguada. Pisada de Dinosaurio, colectores pluviales, farallones, garganta del Cañón de las Quijadas. Servicio de viandas.
14:00 hs. Salida hacia el Parque Natural Inschigualasto, en la provincia de San Juan

Propuesta Quijadas Patrimonio de la Humanidad

Visite el Museo Virtual Ruta de los Dinosaurios

..


Inicio - Proy. Ruta dee los Dinosaurios - Circuito - Proy. Seminario/Taller - Prensa
Sierras de las Quijadas - Ischigualasto - Talampaya - San Luis -San Juan - La Rioja

Portal San Luis Turismo

1