la sinalefa

SINALEFA Y SINÉRESIS                                   Esta página forma parte de LA POESÍA

Encuentro de vocales
Pueden intervenir más de dos palabras en una misma sinalefa. Es importante el papel del acento de intensidad del grupo fónico en esta clase de agrupaciones. En la sinalefa, puede haber vocales sin acento o con él, según la naturaleza acentual originaria de las vocales que entran en su composición. Si hay vocales acentuadas, pueden producirse desplazamientos del acento, como luego veremos. Para el efecto acústico, la sinalefa acentuada tiene un solo acento de intensidad, aunque sean más de una las vocales originariamente acentuadas.

Encuentro de 2 vocales
Las sinalefas constituidas por dos vocales son, con mucha diferencia, las más frecuentes de todas. De estas sinalefas con dos vocales son a su vez más frecuentes las inacentuadas, es decir, aquellas cuyas dos vocales carecen de acento de intensidad originario.

Con dos vocales diferentes inacentuadas en sucesión creciente, es decir vocal más cerrada + vocal más abierta.

ea como en el diptongo de la palabra náusea.
ia casi~aristocrático // como en el diptongo de la palabra ansia
ie pelotari~español // como en el diptongo de la palabra parietal
io si~oyeras // como en el diptongo de la palabra apasionarse
oa como~hacías tú // como en la palabra almohadilla
ua tu~afán // como en el diptongo de la palabra actualidad
ue su~extrañeza // como en el diptongo de la palabra consuetudinario
uo ímpetu~homicida // como en el diptongo de la palabra perpetuo

Con dos vocales diferentes inacentuadas en sucesión decreciente.

ae = la~estación
ai  = era~imposible
ao  = acaba~odiándome
au  = la cosa~urgía
ei  = sube~inquieto
eu   = viene~ufano
oi  = me hago ilusiones
ou  = ¿quién lo~hubiera dicho?

Con dos vocales diferentes y acento originario en la más abierta en sucesión creciente; (en rojo la vocal tónica).

  = ¿Como vive esa rosa que~has prendido...?
   = Si~ha de quedar dudoso de mi celo
   = Si~es del número triste o del contento
   = Y por ventura entre alabastros y~oro
   = Yace, pero~arde en glorias de su acero
   = Pues fuistes cada cuál único en su~arte
  =  En su~época; en su~égloga tercera.
  =  Su~hondo grito

Con dos vocales diferentes y acento originario en la más abierta en sucesión decreciente; (en rojo la vocal tónica).

áe  =  Dentro va~el faro
ái  =  Todavía allá~iré yo
áo  =  De lo que se os ha~olvidado
áu  =  Está~humillado.
éi  =  ¿Qué~ingenio ya de Ceusis o Lisipo...?
óu  =  Si no~hubiera, Señor, jurado al cielo

Con dos vocales diferentes y acento en la más cerrada, en sucesión creciente; (en rojo la vocal tónica).

éa  =  He~aquí los campos de la patria hermosa
ía  = Alégrome, que estoy de mí~apartado
íe  = Por ti~el silencio de la selva umbrosa
ío  = Allí~os trataron tan mal
óa  = ¡Oh~afán de adolescencia!
úa  =  Cuando tú~a Sevilla vayas
úe  = Conforme a lo que tú~escribes

Con dos vocales diferentes y acento en la más cerrada, en sucesión decreciente; (en rojo la vocal tónica).

  =  Fue para~este jesuita la poesía
  = La~hizo cuatro cuarterones
  =  Con la~otra le está apretando
  =  ¿Cómo estará sin ella~un desdichado?
  = Por milagro este bien me~hizo quereros
  =  Eso ocurre~una vez
  =  Le había revelado~un arquetipo

Estos estos dos últimos grupos en los que una vocal acentuada está detrás o delante de una vocal más abierta inacentuada, parecen ser contrarios a la idea que tenemos de sinalefa. La cima compuesta tiene una vocal más abierta (núcleo) que la otra o las otras vocales (llamadas marginales) de la cima y , si la cima pertenece a una sílaba acentuada, el acento recae necesariamente sobre el núcleo, al menos tal como han sido descritos los diptongos y triptongos: siempre, cuota; aire, causa.
En el caso contrario hay hiato: ví—a, re—húsa. Pero las vocales en contacto, en los ejemplos de estos dos últimos grupos, que parecen reunir las condiciones fonológicas propias del hiato y que efectivamente pueden articularse con hiato, suelen reducirse, en la dicción rápida y natural y no especialmente afectada, a las sinalefas de los grupos anteriores: la—otra = láotra  // tú—escribes = tscribes, en virtud del proceso fonológico—sintáctico de dislocación acentual.

Con vocales diferentes de un mismo grado de abertura.

eo = No has de decirme~obviedades
oe = Siento~estar al otro lado

Cuando las dos vocales carecen de acento, la sinalefa es casi la única solución. En la poesía medieval, la separación silábica era bastante más frecuente que en la moderna, en este y en los grupos restantes.
En los siguientes casos, la sinalefa es hoy la más frecuente :

éo = Perderé~objetos queridos // ¿Qué~os importa el sentido de las cosas? // —¿Podré~os hablar sola? —Sí (octosílabo) // Sé~olvidar // ¿Qué~opinas?

. Hay cierta diferencia, por ejemplo, entre decir: Es de / otra (sin sinalefa) que decir Es de~otra mujer (con sinalefa), debido a la diferente categoría gramatical del pronombre otra: sustantivo en el primer caso, adjetivo en el segundo.
Pero, en general, en otros casos, la sinalefa es lo más frecuente. La frase de oro, muy usada en poesía, casi no aparece con sinalefa en el interior de los versos, como sería de esperar.

. Con estas dos vocales, sólo parece emplearse la sinalefa y únicamente en posición interior.
No~el rico adorno y la imperial grandeza (11 sílabas)
Mandó~el rey prender al conde  (8 sílabas)
No~escucha  // LLegó~enseguida

iu y ui. Cualquiera de estas dos combinaciones, con acento o sin él, es mucho menos frecuente que las examinadas en los restantes apartados, lo mismo que ocurre con otras clases de grupos vocálicos. Este reducido índice de frecuencia entre palabras, se explica por las escasez de voces con un final acentuada, y sobre todo con i o u final inacentuadas.

Con vocales iguales.

Si son inacentuadas, hay siempre unión silábica. El resultado es una vocal simple, como lo prueba la contracción del por de el ..., aquella~aldaba // desde~entonces // casi~ignoras // mundo~occidental // tribu~urbana.

Si la primera vocal va acentuada, también es regular la sinalefa: está~hablando, le dejé~esperando, la vi~indignada // habló~otra vez // Belcebú~hundido // etc...

En el caso de que la segunda e vaya acentuada, ocurre alguna vez la separación en dos sílabas, pero lo más frecuente es encontrar la sinalefa.


Sinalefa de tres vocales.

En estos casos de sinalefas pueden intervenir dos o tres palabras. En el caso de dos palabras, la primera tiene que terminar en diptongo o la segunda empezar con diptongo. Cuando intervienen tres palabras, la segunda consiste necesariamente en uno de los siguientes monosílabos: preposición a, conjunción o (inacentuados) y presentes del verbo haber: he, ha (acentuados).
La conjunciones y // e aparecen en algún verso raramente y formando una sinalefa violenta.

que convirtió~en halagos los desdenes
subió~al trono de su reino
para mirar a una copa~airosísima
el negro cerco que rodea~a mis ojos
todo~a~un tiempo se concibe
el mundo me~ha~hechizado
se~ahogaba en la saliva de su boca
eso que yo te~he~avisado
no sois oro ni rosas, nieve~o~estrellas

La sinalefa de tres vocales, por el grado de su abertura puede ser decreciente como en hasta~Europa; creciente como en soberbio~alcázar; creciente-decreciente como en lengua~italiana.

a~Eusebio buscó desesperada
tristísima nostalgia~hacia la carne
nadie~a la voz del compañero atiende
de un limpio~amor la más ilustre dama
nunca corrió~Arturo
de entre todas ellas os fue~a sacar
que se lo averigüe~así.
la linea~exacta de su vida
se~ha~hecho mal desde~el principio // me~ha~herido muy duramente
mi alma se~ha~enojado
veíase~a~intérvalos
me~ha~obligado o me ha forzado
sale~a~un balcón para llamar a gritos
de~áureo~ensueño desmedido
hacia~el final de sus días
yo vi, yo vi~a~ese impío
una delicia~imposible
hacia~oriente no te lleve
se~inclina~un oleaje hacia~una playa
como si no estuviera de allí~ausente
al unicornio~imita, que sediento
oponer al incendio~un hielo frío
no~hay extraños que te~extrañen
las venas enroscadas sobre una estatua~helada
fue~ilustre tumba el húmedo elemento
el aire fue~una vez su confidente

En sinalefas de tres vocales puede haber vocales de un mismo timbre pero sólo se dan combinaciones con a y con e:
no añadas afrenta~a~afrenta
en la calle le~he~encontrado
¿Qué~he~hecho yo? = ké-cho-yo

Sinalefas de cuatro vocales.
Por sus rasgos generales, la sinalefa de cuatro vocales no es diferente de la de tres. Puede ser acentuada e inacentuada; creciente, decreciente y creciente-decreciente; pueden intervenir e ellas dos o tres palabras; se producen desplazamientos del acento de intensidad, etc. Pero la presencia de una vocal más reduce las posibilidades combinatorias y hace muy infrecuente su uso. Si intervienen tres palabras, es improbable que la segunda sea otra que la preposición a. Si intervienen dos, tienen que terminar y empezar la primera y la última, respectivamente, en diptongo. He aquí algunos ejemplos:
la sombra~a~aumenta de la noche fría
sale de su Soria~airado
que nuestro bien a su insolencia~ahogaba
Asia~a~un lado, al otro Europa
seriE~autógrafa
volvió~a~Empezar.
del negro sitio~aislado
testimonio~a~un pontífice poeta
serio,~ausente, compungido
lengua~aimara de mi gente
y más se nota su perpetua~ausencia
antigua~euforia del iluso pueblo
con el conde fue~a~entenderse

Sinalefas de cinco vocales.
La sinalefa de 5 vocales es una especie rarísima; sólo puede estar formada por tres palabras.
volvió~a~Europa desde Australia

para volver a la página MÁS SOBRE SINALEFASIR ATRÁS    LA SINALEFA AL FINAL DEL VERSO para ir a la página LA SINALEFA AL FINAL DE UN VERSO

DIRECTORIO

El verso
La rima
La estrofa

El verso de arte menor
El verso de arte MAYOR
La medida de los versos
La diéresis
La rima asonante
La rima consonante
La sinalefa
La sinéresis
el cómputo silábico...
El hiato
La rima blanca
Otras estrofas

Esta página forma parte de LA POESÍA

1