Déjanos tu mensaje en el Libro de Visitas

Andalucia AragónAsturias - Cantabria Castilla-La ManchaCataluña • Extremadura • GaliciaLevanteLeón NavarraPais Vasco

Guerrilleros galaicos-leoneses: Neira, Guardarríos y Trancas

La Federación de Guerrillas de León-Galicia

Principales líderes y Partidas guerrilleras en Galicia-León

Desde los primeros días de la rebelión, Galicia quedó en manos de los militares africano-militaristas sublevados el 18-J-1936.

Sus fronteras naturales con provincias españolas son Asturias, Leon y Zamora literalmente encerró en una gran bolsa natural a miles de antifascistas y militares leales al gobierno de la República.

Resultaba muy difícil pasar a Asturias para incorporarse a las filas de las columnas republicanas gubernamentales que luchaban por ocupar Oviedo, deseo éste, de la mayoría. También León y Zamora estaban en manos de los rebeldes por lo que existía una fluida relación entre los que desertaban de las tres provincias. Por ello, aparte de las partidas guerrilleras que fueron por “libre,” hay que hablar de Galicia-León como el intento más importante de aglutinar esfuerzos en pro de una misma causa.

Huidos, emboscados, escapados, maquis y guerrilleiros.

Quienes sabían que estaban señalados por sus afiliaciones o simpatías políticas y veían como la represión se cebaba con amigos y conocidos que confiadamente se habían entregado, no dudaron en echarse al monte. A éstos se les llamó “huidos”, y se concentraron gran parte en el sudoeste de Lugo y en la parte oriental de Orense, los principales pueblos fueron El Barco de Valdeorras, La Gudiña y Verín y ocuparon las zonas montañosas de las sierras de Cabrera, Queixa, San Mamede y Cabeza de Manzaneda.

Por el resto de Galicia también se asentaron importantes partidas de huidos, incluidas las comarcas costeras de La Coruña y Lugo, en una línea discontinua que comunica Vigo (Pontevedra) con Vivero (Lugo), pasando por El Ferrol (La Coruña). Galicia posee innumerables puertos y ensenadas por donde se organizaron las salidas y entradas de personas y material.

Guerrilleiros galegos

Informes preocupantes a Berlín del embajador alemán Stohrer: Un 40% de la población de la "zona nacional" no es políticamente fiable

La preocupación trascendía de los despachos del Gobierno de Burgos, por los movimientos guerrilleros, que podían haber sido un segundo frente a su retaguardia, hasta el punto que el embajador alemán Stohrer del 19 de mayo de 1938 informaba al Ministerio de Asuntos Exteriores de su país:

"La España nacionalista carece todavía, en muchos aspectos, de unidad y de solidaridad. Los que conocen bien la situación evalúan en un 40% aproximadamente el número de personas políticamente inestables en la España blanca".

Ese hecho queda demostrado por una serie de atentados, por los intentos de destrucción de puentes, captura de prisioneros, por los accidentes que sobrevienen en los polvorines, por los incendios provocados y por una guerrilla que, todavía hoy, azota el sur de España y sobre todo Asturias.”

Los "asesores" soviéticos no apoyan el potencial de los guerrilleros republicanos del Norte

La cerrazón del Gobierno de Madrid intentando, ahora, aferrarse a los criterios militaristas de los que hacía unos meses había abdicado, fue el culpable de no aprovechar el importante potencial bélico que representaban los "huidos", aunque se realizaron intentos para organizarlos, estos no prosperaron, pues no lograron convencer ni a los asesores soviéticos ni al ministro de Defensa, el socialista Indalecio Prieto.

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y de la Federación Anarquista Ibérica (FAI), más dispuestos a la lucha en las barricadas que a combatir en un ejército regular, fueron los primeros que apoyaron la creación de guerrillas vinculadas al Ejército republicano.

También los comunistas, al menos en teoría, trataron de articular grupos de guerrilleros durante la guerra civil. José Díaz, secretario general del Partido Comunista de España (PCE), señalaba en su informe al Comité Central, celebrado en Valencia en marzo de 1937, que “hay que impulsar la formación de grupos guerrilleros que ya están actuando a espaldas del enemigo" . Pedro Checa, por su parte, planificó un proyecto de guerra de guerrillas, aunque los delegados de la Komintern o Internacional Comunista (IC) rechazaron el proyecto tachándolo de «derrotista», una de las acusaciones más graves entre comunistas.

El general Rojo solicita la creación de unidades guerrilleras republicanas

En general, la idea de formación de unidades guerrilleras debidamente equipadas, fue desechada, casi unánimemente. Existía cierto recelo de darles cartas de naturaleza a esos grupos combativos no solo de Galicia, León, Asturias.

"Esperando órdenes"

A lo largo de todo el territorio nacional existía un importante potencial humano “esperando órdenes” de la persona adecuada que se hiciera cargo de ellos. Ni el PCE ni el PSOE cedieron un ápice en sus posturas y se perdió la gran ocasión de haberle dado otro sesgo a la guerra. Sólo el general Rojo solicitó a finales de 1936 la formación de unidades guerrilleras en Extremadura, vinculadas al Ejército Popular de la República.

 

Orígenes de las Guerrillas en Galicia

Los orígenes de las guerrillas en la región gallega, con sus irradiaciones en doble sentido, hacia León y Asturias en sus zonas limítrofes con Lugo y Orense, así como de aquellas provincias hacia éstas, presentan un ejemplo un tanto complicado en e! trasiego de"huidos". Las causas son varias, pero pueden encontrar su motivación en la diversidad de ideologías de sus protagonistas, más acusada aquí en su iniciación que en las demás zonas de actuación . Al final -como en las demás- sería el P.C.E. el único triunfante sobre sus viejos aliados y como consecuencia el gran derrotado, la eliminación total de las partidas bajo su bandera.

Galicia - León

Aunque las cuatro provincias gallegas, más las zonas de Ponferrada (León) y las de Cangas de Narcea y San Antolín de Ibias (Asturias), formasen un conjunto geográfico, donde luego se ubicaría el “Ejército Guerrillero de León-Galicia”, también llamado “IV Agrupación” y “Agrupación Pasionaria”, no acaecía lo mismo con las “intencionalidades ideológicas” que alimentaron el problema de las guerrillas o dieran lugar a su nacimiento. Así, mientras en la zona de VíIIagarcía-Pontevedra con Vigo y Tuy, tiene un arranque completamente comunista, lo mismo que en Ortigueira-Puemedeume-Betanzos-La Coruña; se presenta con enraizamiento socialista en Ordenes (La Coruña), y Lugo a causa de los huidos desde Asturias; anárquico, entre Celanova y Verín, en Orense, entre Ponferrada (León), Ouiroga (Lugo), Castro Caldelas (Orense) y Puebla de Sanabria (Zamora), donde se sucedieron varias incursiones de gran éxito.

El monte y la vegetación: Los grandes aliados de la lucha guerrillera

Por ello, el estudio de las guerrillas en esta zona, ofrece a primera vista, una impresión muy confusa, tanto en organización de las partidas -cuyo número llegó al medio centenar-, como en sus limitados teatros de actuación, movilidad y formas de actuación.

1939: La derrota trae la persecución y represalias de los nuevos dueños del pais

A finales de 1939 apenas permanecían en los montes pequeños grupos, entre los que destacaban lugareños “huidos” y también antiguos guardias de asalto, ex marineros de los barcos de guerra de El Ferrol, guardias civiles y soldados desertores, cuya actividad principal no era otra que la de sobrevivir. En aquellas circunstancias azarosas no se les podía pedir mayor belicosidad.

La represión había sido muy dura y el sentimiento de derrota hizo que muchos decidieran abandonar el monte para incorporarse a sus hogares con la ayuda de los avales, que conseguían normalmente las familias, para pasar la rígida depuración de las autoridades franquistas. Los que quedaron en las sierras aunaron sus esfuerzos en conseguir una mayor efectividad combativa.

Galicia ofrecía al P.C.E., con sus puertos de Vigo y La Coruña, donde hacían escala los barcos procedentes de Hispanoamérica, para continuar luego a Bilbao y regreso a Buenos Aires, unas puertas de entrada inmejorables, que fueron explotadas mucho antes que la frontera pirenaica a partir de la invasión del “maquis”.

Como demostración de lo que aseveramos, puede recordarse la llegada a Madrid por estos derroteros del cuadro de revolucionarios integrado por Diéguez, Girabau, Eladio Rodríguez, Jesús Larrañaga, Asaría y Barreiro, todos militantes de primera fila, con amplio historial comunista —Diéguez fue secretario general en Madrid hasta poco antes de la terminación de la guerra civil— que, descubiertos por la Policía, fueron ajusticiados tras un Consejo de Guerra, en 21 de enero de 1942. Esta primer intento importante, “muy madrugador” por cierto, debió tener su coordinación con otras en la región gallega.

Un grupo de 16 asturianos, ya casi mediado el año 40, imposibilitados de otra salida, intentaron la huida a Portugal con la ayuda de elementos galaico-leoneses. El viaje fue un desastre: seis murieron por el camino, cuatro lograron atravesar la frontera pero fueron detenidos y extraditados; al disminuido resto de la expedición no le quedó otra opción que el regresó a la sierra de Casayo.

 

Negativa rusa a las guerrillas republicanas, ...pero más tarde aplican su doctrina guerrillera en la guerra mundial

No se entiende demasiado la negativa de los asesores rusos a consolidar un ejército de guerrilleros tras las líneas del enemigo, cuando ellos, durante la segunda guerra mundial mantuvieron importantes núcleos, debidamente militarizados, de guerrilleros que estuvieron hostigando, con notable éxito, la retaguardia del ejercito alemán.

Creación del XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero republicano.
No fue hasta la llegada de Juan Negrín, a jefe del Gobierno y ministro de Defensa, cuando en septiembre de 1937, auspició la formación del XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero —que era la denominación del Ejército Republicano Vasco hasta la caída del frente Norte—, con la misión de dificultar los movimientos enemigos. Conforme al Diario Oficial de 1 de octubre, la jefatura se le entregó a Domingo Ungría, y fue nombrado comisario político Pelegrín Pérez.

También participó en esta unidad Cristino García Granda, uno de los jefes guerrilleros más representativos en España y en Francia. Los jefes de división eran los comandantes comunistas Manuel Cristóbal Errandonea (que provenía de la 2a División de Euskadi) y Luis Bárzana Bárzana (jefe de la 57 División Asturiana).

A este Cuerpo de Ejército se le asignaron cuatro zonas de actuación: Andalucía, Aragón, Centro y Extremadura.
Después de una breve campaña de reclutamiento, se les impartió a los voluntarios alistados un curso de instrucción guerrillera de ocho semanas de duración en las escuelas de Benimamet (Valencia), Pins del Valles (Barcelona) y Villanueva de Córdoba, fue una oportunidad perdida, como tantas, no haber extendido por todo el país lo que se preparó para esas cuatro zonas.

Según Tuñón de Lara, 1938 fue el año más importante en la actuación de las guerrillas y tal fue su acoso que en agosto de 1938 Franco, personalmente toma cartas en el asunto y ordena a su Servicio de Información y Policía Militar la destrucción de las partidas guerrilleras.

Por su especial constitución geográfica, población diseminada, terreno accidentado, gran cantidad de bosques y vegetación, régimen de lluvias, etc., la guerrilla gallega, presentó unas características muy singulares que, lo diferencia de los de otras regiones.

Por otra parte, ayudó en la escalada del problema, la timidez y el atraso tanto cultural como social de la población campesina. Todo ello, dificultó la represión, agravada a su vez por la prontitud -en cuanto a fechas- en que empiezan a dar muestras de su influencia las organizaciones políticas desde el exterior, pero con mayor fuerza y recursos sobre todas, la comunista.

Ayudando en las labores del campo
Al principio muchos huidos durante el día ayudaban a sus familiares en las faenas del campo, basando su seguridad en un sistema de alertas con el que los vecinos avisaban cuando llegaban fuerzas de la represión que cada día eran más temidas por la contundencia de los métodos opresivos empleados.

Caída del Norte en la Guerra Civil: Más de 8.000 republicanos aislados

La caída del frente del Norte significó un desastre de gran magnitud. La mayoría autoridades políticas y militares huyeron y el caos se apoderó de toda la zona. Los puertos de Avilés y Gijón se colapsaron y más de 8.000 milicianos se quedaron aislados sin poder volver a sus pueblos por temor a las represalias. Algunos pasaron a León y Galicia en busca de refugio y de entre ellos hubo quien consiguió gran preponderancia en el mando y organización de la guerrilla.

 

Primavera de 1941: La guerrilla aumenta

En la primavera de 1941 el número de guerrilleros aumentó de manera considerable. Las evasiones de las cárceles y de los batallones de castigo favoreció este crecimiento y se impuso la necesidad de organizar aquellas desperdigadas partidas en una fuerza coordinada. Tomó parte decidida en el proyecto y lo llevó a buen término, uno de los asturianos que vieron frustrada su huida a Portugal, Marcelino Fernández Villanueva “Gafas”.


Guerrilla multi-partidista: Equilibrio politico

A principios de 1942 se constituyó la Federación de Guerrillas de León-Galicia. Esta era la primera guerrilla de la postguerra española. En el pueblo de Ferradillo, próximo a Ponferrada, se produjo la reunión de los 24 fundadores cuya militancia política estaba repartida de la siguiente forma: 5 socialistas, 4 cenetistas, 6 ugetistas, 4 comunistas y 5 sin ninguna militancia.

Es de destacar el equilibrio político de esta directiva donde se aprecia lo heterogéneo de su composición. En este congreso se aprobaron las líneas generales de actuación cuyos puntos principales eran los siguientes:

Actuar como si, efectivamente, se estuviera dentro de la ley; prohibir el proselitismo en la organización. que era expresamente pluralista; prohibir, salvo necesidades de fuerza mayor, la permanencia de mujeres en los campamentos; respeto mutuo entre los combatientes basado en la democracia interior, obediencia a los superiores y la búsqueda incansable del apoyo de la población, a la que era necesario explicar cuál era el sentido de la lucha.

 

Objetivos del XIV Cuerpo Guerrillero

• A corto plazo, los objetivos del XIV Cuerpo de Ejército consistían en atacar las comunicaciones de los rebeldes, dificultar su avituallamiento o efectuar acciones especiales.

• A largo plazo, se pensó para esta unidad guerrillera en la posibilidad de encabezar una guerra de guerrillas contra el franquismo en caso de derrota de los republicanos.

Aunque el XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero efectuó misiones importantes -sobre todo en Andalucía. Extremadura, Aragón y Toledo-, la de mayor repercusión se realizó en el batallón disciplinario de Fuerte Carchuna (Granada), --relato que se puede encontrar brillantemente expuesto por Jesus Castillo Doménach en lugar destacado de esta web-- Juan Negrín, , no mostró mayor interés para ampliar y activar más las guerrillas, olvidando la vieja tradición guerrera de nuestro pueblo. Tal vez el esfuerzo bélico de aquellos momentos impidió una mayor atención sobre este asunto del Presidente de Gobierno.

El exilio de los dirigentes, preferible a la clandestinidad en el interior

Los dirigentes republicanos no pensaron nunca en vivir en la clandestinidad junto a las guerrillas, para dirigirlas e impulsarlas con su ejemplo, valor y sacrificio. El exilio formaba parte de una larga tradición entre los dirigentes políticos y es la opción que escogieron cuando llegó el momento.

De la supervivencia a la organización guerrillera: 20.000 efectivos potenciales

Poco a poco aquellos grupos se estaba transformando: de la simple supervivencia en una organización claramente definida como fuerza de defensa y de ofensiva. Llegaron a alcanzar tal incremento, que las autoridades franquistas ampliaron en número y presión las fuerzas y medios de represión. Según el informe de Ramiro Losada "entre los montes de Galicia y León, existen organizados unos 20.000 hombres y mujeres, cantidad que se ve aumentada cuando son movilizadas nuevas quintas". De lo que se desprende que en cada leva “huyen” a la sierra una cantidad importante de “quintos”.

El concepto Partido-guerrilla: Sin partidos políticos

El dato de que en la zona no tuvieran presencia los partidos políticos, hizo posible que los mismos guerrilleros se constituyeran como partido y guerrilla.

Hasta 1944 no existieron contactos estables con el Partido Comunista, y curiosamente fue entonces cuando se produjeron las primeras tensiones dentro de la Federación.

Comenzaron las reticencias dentro de los socialistas, había quien preguntaba con sorna, a algún otro camarada, qué tal le iba con la nueva chaqueta o camisa, pensando que había cambiado de partido.

Aunque estas Milicias Pasivas no adquirieron verdadero carácter oficial hasta el año siguiente, en 1942 que se las designó como Servicio de Información Republicano (SIR) formado por pequeñas compañías. La infiltración de estos enlaces permitía a los guerrilleros libertad de movimientos y prever las operaciones de castigo y las batidas de la fuerza pública. Sin el apoyo del pueblo, jamás hubieran alcanzado tan notables éxitos en la lucha guerrillera.

El cronista de la Guardia Civil Francisco Aguado, no puede por menos que confesar que la Organización del Llano consiguió infiltraciones entre cargos públicos como en el Ejercito, Policía y Guardia Civil y que de este hecho sólo se tiene noticia en Galicia.

 

Cifras polémicas

Al investigador Secundino Serrano le parece exagerada la cifra de 20.000, y la rebaja a 9.000 huidos como potencial humano para las guerrillas durante la GCE, pero también advierte que a medida que se producían los avances y ocupaciones de nuevas zonas por los nacionales, era mayor el número de “huidos” .

Aunque la represión era implacable, la situación llegó a tales límites que en junio de 1937, el comandante de las fuerzas franquistas de Orense mandó un telegrama al jefe del Ejército del Norte para solicitarle el regreso de los 180 guardias civiles enviados para el frente de Madrid porque era incapaz de encararse con el debido éxito a los huidos armados de Orense, Zamora y León.

Obviamente esto alarmó a las autoridades franquistas y destinaron con un número importante de fuerzas y material al teniente coronel Pedro Romero Basart, Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de León, como jefe de Operaciones de Limpieza, quién efectuó con éxito varias arremetidas contra los focos de resistencia.

4 Puntos en común del Partido-Guerrilla:
Esta organización, modélica en muchos aspectos e imitada por las agrupaciones guerrilleras de toda España tenía como referentes a la realidad política y militar de la Federación, estos puntos principales:

• 1: La finalidad inmediata era facilitar la supervivencia mediante la organización.


• 2: Nadie de la Federación creyó que la guerrilla sería capaz de derribar, mediante la lucha armada, el franquismo.


• 3: Nunca existió una decidida voluntad de ampliar la Federación más allá de los límites geográficos del noroeste de España.


• 4: Toda la estrategia de la organización guerrillera galaico-leonesa pasaba por la intervención aliada en España.


Esta esperanza se mantuvo arraigada firmemente durante muchos años hasta que la realidad de los hechos se impuso.
La Federación descansaba en los Puntos de Apoyo y en los Enlaces, en la Organización del Llano, asistido desde el primer momento por el Comité Director.

La primera medida externa de la Federación fue entablar relaciones con los huidos asturianos, muchos de ellos socialistas, como primer paso de la proyectada Federación de Guerrillas del Noroeste de España. Pero fracasaron los contactos y no se pudieron establecer los relaciones deseadas. Los astures ya se habían adelantado un mes antes en la realización del proyecto que se les ofrecía. Quizás también deberíamos tener en cuenta el carácter autónomo que dominaba a todas la formaciones guerrileras.

El año 1943 fue importante para la Federación. El 1 de abril de ese año salía el primer número de El Guerrillero, que se imprimía en una multicopista que les había conseguido el cónsul de Vigo y La Coruña Mr. Easton, de cuya relación con los guerrilleros hablaremos a continuación.

Las ediciones de El Guerrillero alcanzaron una tirada media de 300 ejemplares. En el plano organizativo, el año 1943 protagonizó una notable actividad. En el mes de junio se celebró el Segundo Congreso de la Federación, al que asistieron los que operaban en El Bierzo, los jefes de guerrilla del oriente orensano y de la parte nororiental de Lugo. Allí se establecieron una serie de cambios en los estatutos.

Mr. Easton, "el Inglés"
Sir Alexander Easton cuyo cargo de cónsul británico en las ciudades de La Coruña y Vigo ya hemos señalado y posiblemente pertenecía al servicio de espionaje de su país. Easton, era conocido como el «Inglés», y poseía una granja entre las localidades bercianas de Carracedo y Carracedelo. Acabó siendo un componente decisivo en el futuro de la Federación y de la guerrilla española.
A cambio, el cónsul solicitó que colaboraran con los servicios secretos ingleses en las redes de evasión del espionaje aliado y cuyo objetivo consistía en evacuar aviadores aliados derribados en Francia.

Elecciones guerrilleras

Fueron reafirmados en sus cargos Fernández Villanueva, Mario Moran García y Marcelino de la Parra Casas. Se convirtió el Comité de Disciplina en Tribunal de Guerrillas, imprescindible para reforzar el poder coercitivo del Estado Mayor y mantener la disciplina.

También el Comité Director se transformó en Estado Mayor, fortaleciendo la idea militar de la guerrilla,

Disciplina militar

Los jefes guerrilleros sabían que preservar el orden en la resistencia era imprescindible y para ello no dudaron en aplicar. sanciones ejemplares -generalmente, la pena de muerte- en aquellos aspectos que podían constituir flaqueza en la resistencia: la deserción, la delación, hacer uso de las armas contra compañeros o enlaces, asaltar a gente favorable a la Federación, etcétera. La acción considerada como más grave era, no obstante, la violación, castigada con la pena de muerte.

Redes de evasión aliadas

Los españoles en territorio francés, especialmente los anarquistas, ya participaban en esas redes de evasión aliadas, la más destacada de las cuales era la "Réseau Pat O'Leary” (fundada por Albert Guérisse), uno de cuyos miembros más sobresalientes fue el anarquista Francisco Ponzán, del cual ya hemos hecho mención en la sección de Zaragoza de esta misma web.

Easton siguió su estrecha colaboración con los guerrilleros, y habilitó una buhardilla en su casa que pronto se convirtió en un refugio seguro para enfermos y heridos. Además, Easton les suministraba propaganda aliada y les facilitó una radio -con la que seguían las noticias tanto nacionales como internacionales- y una máquina de escribir, con la que empezaron a imprimir las primeras hojas sueltas con información y propaganda guerrillera. además, preparar los clichés para la cliclostyl (multicopista).

El PCE interfiere

Los comunistas se aprestaban a intentar hacerse con el control de tan importantes unidades de lucha y no se hizo esperar su desembarco en la Federación. En el mes de junio de 1943 llegó a los montes de Ferradillo —lugar habitual de reunión—José María Urquiola Iglesias, conocido como “Pepe” o “Chema”, encargado por el PCE de la misión de reconstruir el partido en Asturias y ponerse en contacto con los guerrilleros y huidos del noroeste.

Cuando Manuel Castro, procedente del maquis galo, llega a tierras gallegas, tras las infiltraciones por el Valle de Aran, para conectar con el Comité Regional, instalado entonces en Vigo, se encuentra con que el primer intento de una organización “guerrillera” ya ha sido hecho en los montes de Casayo bajo iniciativa de Mario Fernández Rodríguez “Gafas”, destacado desde Asturias.

Esta prioridad, demostrada en un documento suscrito con fecha 12 de octubre de 1944, no podía permitirla el partido comunista.

Transcribimos la primera parte del aludido documento:

 

12 de octubre de 1944

Federación Nacional de Guerrillas. - Cuerpo de León y Galicia. Estado Mayor
A todas las Guerrillas y Secciones del SIR (Servicio Información Republicano).-

Camaradas: Los acontecimientos nacionales e internacionales seguidos con entera atención por nosotros aconsejan una estructura interna de nuestra organización, a fin de ponerla en condiciones de afrontar con éxito las contingencias próximas.

Preveer vale más que lamentar. Nuestra organización, tanto en el SIR como en las Guerrillas ha sido útil y apropiada para las situaciones pasadas; pero las presentes y próximas futuras adolecen de defectos que conviene corregir. En su consecuencia, y admitiendo las sugerencias de la J.S.U.N. el pleno de Guerrillas de Galicia y León, celebrado el día 12 del presente mes tomó las siguientes decisiones:

1. Constituir el Cuerpo de Guerrillas de Galicia y León.

• 2. Nombrar como jefes y ayudantes del Estado Mayor de este Cuerpo a Mario Fernández, M. de la Parra y M. Moran, respectivamente.

• 3. Constituir la primera Agrupación de Guerrillas a base de Guerrillas y de S.I.R., para cuya jefatura. Jefe y Ayudante, son designados C. Ríos, Abel Ares y M. Girón, respectivamente.

• 4. Reintegrar nuestra adhesión a la J.S.U.N., a cuyo programa estamos adscritos desde la constitución de la misma en septiembre de 1943.

• 5. Reforzar nuestra disciplina interna, dando a los mandos la autoridad que a sus rangos corresponde.

• 6. Incorporar decididamente a la disciplina, bajo el mando de éstas al S.I.R., con el nombre de Milicias Pasivas.

• 7. Enviar nuestros fraternales saludos al Ejército del Pirineo, y de Andalucía y Milicias Antifascistas de Asturias y Santander, con quienes formaremos en breve el Ejercito del Noroeste de España.

"Foto de familia" en el día de la fundación de la primera organización guerrillera "Federación de Guerrillas de León y Galicia", en abril de 1942. 24 guerrilleros se reunieron en las Peñas de Ferradillo (Priaranza del Bierzo)


 Fila superior, de izda. a dcha: José Vega Seoane "Ánimas", Pedro Voces Canóniga "Pitaciegas", Guillermo Morán García, Eduardo Pérez Vega "Tameirón" y Mario Morán García.
Fila del medio: Marcelino de Parras Casas "Parra", Antolín Murias "Paciencia", César Ríos Rodríguez, Marcelino Fernández Villanueva "Gafas" y Abel Ares Pérez.
Fila Inferior: Pedro Lamas Cerezales, Victorino Nieto Rodríguez, Cuñeira, Abelardo Macias Fernández "Liebre", Manuel Girón Bazán "Girón" y Enrique Oviedo "Chapa"

 

1 de marzo de 1945
Federación Nacional de Guerrillas. - Cuerpo de León y Galicia. Estado Mayor
(ACTA)

En la zona de la guerrilla n.°1 hoy día 1.° de marzo de 1945 bajo la presidencia del compañero "Elvira" y como secretario el que suscribe, se celebró el tercer Congreso Ordinario de la Federación de Guerrillas de León-Galicia, hallándose presentes las delegaciones de las cinco guerrillas federadas. No acudiendo representación de las guerrillas del Llano por la anormalidad existente en la zona que se celebra este Congreso.
Después de amplias discusiones que duraron dos días se tomaron los siguientes acuerdos:

• 1.°) Tras un informe detallado por el compañero M. Fernández como jefe del E. M. 1° Cuerpo; se aprueba la gestión realizada por la comisión central de la Federación (hoy E. M.).
Al hallarse el Estado Mayor representado por los tres miembros igual que la Jefatura de la Agrupación; el camarada "Recesvinto" pregunta si estas dos jefaturas han de tener derecho a voz y voto, todos los miembros de una delegación de estas jefaturas, manifestándose el Congreso en sentido favorable a concederles voz y voto a todos los miembros componentes de estas dos jefaturas.

• 2.°) Sigue informando el compañero jefe de E. M. sobre el 3.° punto del Orden del día y manifiesta la necesidad imperiosa de que las guerrillas adopten una actitud ofensiva abandonando la perniciosa actitud defensiva. Sobre esta cuestión el compañero "Ríos" propone:

• 1.°) Unidad política

• 2.°) Espíritu ofensivo y disciplina militar (consciente). Sobre estas bases, el Estado Mayor y demás organismos directivos de este Cuerpo, pueden orientar y dirigir las guerrillas en sentido general. Lo que se aprueba por unanimidad.

• 3.°) En el cuarto punto, M. Fernández recuerda al Congreso el haberse acordado en el de abril, la independencia económica de los miembros dirigentes, cosa que sólo en parte se ha cumplido de manera especial por la Guerrilla núm.1.°, por no haberle excluido a éste, de los servicios como guerrillero, perteneciendo al organismo superior.
Interviene M. de la Parra, quien propone que las guerrillas contribuyan con una parte de los ingresos económicos, igual a la de cada guerrillero para gastos del E. M. Cada miembro de este organismo se considerará adherido a una guerrilla determinada, respecto a cuestión económica únicamente, percibiendo por tanto la parte intacta que esta guerrilla aporte para dichos gastos, el sobrante constituir los fondos Federales, que serán utilizados y comprobados por dicho organismo para toda clase de gastos comunes a esta Federación. Sometido a la consideración del Congreso, se aprueba por mayoría.

• 4.°) Sigue informando M. Fernández sobre el 5.° punto del Orden del día y dice que la actual estructura del E. M. es inadaptable a nuestro espíritu guerrillero y a nuestro carácter político-militar. El comisario comunista en el E. M. debe cesar como tal y pasar a formar parte de éste con responsabilidad igual a los demás miembros del mismo. Sobre este punto interviene el compañero "Elvira" por la guerrilla núm. 3.°, quien propone que dicho comisario adjunto, continúe en sus funciones dentro del E. M. La Jefatura de la Agrupación propone:
que en vez de un comisario comunista, tenga este Partido representación en el E. M. junto al socialista y confederación y que en vez de cuatro, sean tres los miembros de éste, pudiendo el E. M. utilizar a miembros de guerrillas como auxiliares. Sometidas a votación las diferentes proposiciones, se aprueba la propuesta de la jefatura de la 1.a Agrupación por mayoría.

• 5.°) M. Fernández señala la incongruencia que resulta entre los deberes y derechos del E. M. y pide se señale con toda claridad dónde terminan los derechos y comienzan los deberes y viceversa. Ríos propone que para que el Estado Mayor no sea tomado en cuanto a derechos como figura decorativa, y no escapar sin embargo a la responsabilidad, se ajuste a los siguientes puntos: 1.°) Trimestralmente rendirá cuentas a un consejo de guerrillas compuesto por un jefe de cada unidad mayor (Agrupación) y un representante de cada partido político-social; 2.°) Sus funciones militares serán: 1.°) Acciones de gran envergadura militar; 2.°) Imponer sanciones a los guerrilleros; 3.°) Cambiar el rumbo político de la organización; 4.°) Destitución definitiva de jefes. En todo lo demás es libre para disponer.

ACLARACIÓN A LOS PUNTOS EXPUESTOS
1.°) Decidirá un Consejo de jefes de Compañía, Agrupación y Estado Mayor.
2.°) Los impondrá un tribunal a base de un miembro por guerrilla, Agrupación y E. M.
3.°) Un Congreso.
4.°) Un Consejo de jefes de Agrupación junto con el Estado Mayor, consultando a las guerrillas informándoles previamente.
5.°) Propone M. Fernández que a fin de hacer una distribución más justa de la carga de socorros a inútiles y necesitados, se centralice la distribución, mediante el Estado Mayor; aprobado por unanimidad.
6.°) El octavo punto del Orden del día, cada delegación rinde cuentas de su guerrilla respectiva, E. M. e igualmente lo hace la Jefatura de la Agrupación. Quedando aprobado por el Congreso.
7.°) En el noveno punto del Orden del día, la Jefatura de la Agrupación solicita la independencia económica en el sentido de no depender de las guerrillas sino de realizar dichos trabajos por sí misma; se concede dicha independencia por el Congreso. A proposición de M. de la Parra, queda aprobado que ninguna guerrilla sea quien para impedir asaltar en su zona respectiva y sí únicamente con el derecho de ésta a señalar el lugar, teniendo igualmente el deber de colaborar si esnecesario.
8.°) Al exponer sus puntos de vista el E. M. sobre el 10.° punto manifiesta seguirá sus relaciones cordiales con la J. S. U. N. y Alianza Democrática. Interviene Ríos quien propone que la Federación debe mantener relaciones amistosas con los dos organismos nacionales U. N. y A. D. Presionar sobre éstas para la fusión de las citadas centrales, siendo aprobado por mayoría.
9.°) M. de la Parra, efectúa las siguientes proposiciones: 1.°) Que todo guerrillero quede obligado a adquirir el armamento de su propiedad, por lo que aquel cuyas armas utiliza, son de la Federación, deberá adquirir las suyas para hacer entrega a ésta a la mayor brevedad. 2.°) Que la munición que se adquiera sea colectiva de la Federación y que el guerrillero que posea (x) cantidad de municiones de su propiedad y quiera cederla a ésta, previo abono de su coste puede hacerlo quedando esto a su elección. Esto no obstante haciendo constar que el guerrillero no podrá utilizar las municiones comunes de la Federación, mientras posea dotación suficiente de su propiedad, hallándose éste igualmente comprobado por el organismo directivo. Quedando aprobado por el Congreso.
10.°) El compañero "Lolo" propone sea el Congreso quien decida y habilitación respectivamente de "Narbo" y "Elvira" en el E. M. y no sea competencia exclusiva de los partidos respectivos; sometido a discusión, queda esclarecido y propuesto el cese del compañero Mario, lo que se aprueba; procediéndose al nombramiento del sustituto de éste, por el del P. C. al que corresponde, según acuerdos, y siendo propuestos "Miliciano", Orozco y "Elvira". Sometido a votación, recayó el cargo sobre el compañero "Elvira".

El compañero Orozco propone que si un guerrillero fallece se remitan los fondos de su peculio a sus familiares, pero por razones expuestas por Ríos, se desestima esta propuesta por mayoría de votos.
A propuesta de "Elvira" el Congreso decide sean trasladados de guerrilla los compañeros "Alfredo" y "Adolfo", designándoles respectivamente para las guerrillas núm. 3a y 1a.

El compañero "Recesvinto" presenta una queja a las guerrillas 3 y 4 por cuestión de haber pedido paso por las zonas de éstas y habérselo negado. Interviene Ríos, quien propone que en lo sucesivo sea el E. M. y la J. A quienes resuelvan estas cuestiones. Quedando establecido como norma y a propuesta de M. Fernández, que en un terreno fraternal se consulte con los mandos respectivos de cada zona siempre que una guerrilla tenga necesidad de transitar o actuar por terreno de otra.

M. Fernández como jefe del E. M. ordena que cada guerrilla designe un corresponsal informativo para "El Guerrillero". Las delegaciones de las guerrillas 3 y 4 solicitan del Congreso la rectificación del nombramiento del compañero "Elvira" como miembros del E. M. Tras una intervención del Congreso y a propuesta de los compañeros "Serio" y Fernández se ratifica dicho nombramiento.

Como final interviene M. Fernández quien felicita al Congreso por el ambiente de cordialidad en que se desenvolvieron las deliberaciones. Este Congreso dice, marca una etapa en el camino ascendente de nuestra organización. La madurez política alcanzada es motivo de satisfacción y orgullo.

Después de estas palabras queda clausurado el Congreso, cantando los himnos de "El Guerrillero" y "La Internacional".
No habiendo más asuntos, se levanta la sesión, la que como secretario certifico.

El Presidente.-"Elvira".-El Secretario.-M. Fernández.

Montes de Casayo

Comienzan los problemas

A partir de ese momento comenzó una dinámica nueva en la Federación, en la que los comunistas actuaron como elemento perturbador. En Ferradillo, Urquiola se reunió con los jefes de la Federación y pidió su adhesión a la UNE informándoles que era una organización unitaria de todos los partidos y sindicatos del exilio.

Los guerrilleros desconfían de los políticos comunistas

Los guerrilleros, desconfiados por naturaleza condición esta que normalmente salvaba muchas vidas, en principio no aceptaron sin conocer más a fondo la veracidad de lo que les contaba el compañero.

Solicitaron una nueva reunión para que les mostrara argumentos más sólidos y, mientras tanto, conocer la opinión de sus compañeros.

En el mes de septiembre, en el mismo lugar que la anterior vez, se verificó el Tercer Congreso de la Federación cuyo principal objeto era el de resolver la adhesión a la UNE. Urquiola Iglesias presentó en el Congreso las pruebas solicitadas, esto es, que en la UNE participaban PSOE, UGT y CNT, lo que era una verdad a medias. Esto luego traería secuelas negativas para el desarrollo de la lucha armada en el noroeste de España.

Los guerrilleros firmaron por fin la adhesión y seguidamente el enviado de la UNE les propuso sustituir el nombre por el de Federación Nacional de Guerrillas.

Para dificultar aún más la posición de los guerrilleros, en los montes galaico-leoneses se acentuaron las diferencias tácticas y administrativas de socialistas y anarquistas con los comunistas.

La historia se repite una vez más, como en el 36-39

La Federación había sido la organización pionera de la resistencia antifranquista, y los comunistas copiaron tanto su estructura como incluso sus manuales básicos de supervivencia y comportamiento. Cuando el PCE decidió introducir en España guerrilleros que habían combatido en la Resistencia francesa, apenas tuvo problemas para hacerse con el control de la mayor parte de las áreas de huidos: era la única fuerza organizada que apoyaba a la guerrilla.

Enfrentamiento inevitable

Pero en León y Galicia la situación era diferente, por cuanto existía un grupo establecido, y el enfrentamiento entre la Federación y el recién creado Ejército Guerrillero de Galicia, dominado por los comunistas, parecía inevitable. El primer escenario de esa pugna se concretó en las tensiones escisionistas de la Federación, ya que los militantes comunistas, toda vez que no consiguieron absorber a los federacionistas, parecían decantarse por la escisión.

V Congreso

En el Quinto Congreso guerrillero, celebrado en marzo de 1945, se evitó la fractura por el procedimiento de incorporar al líder de los comunistas. Francisco Elvira Cuadrado, en el Estado Mayor. Conocedores por Juan García Duran de la creación de la ANFD, los guerrilleros decidieron desvincularse de la UNE y mantener relaciones cordiales con las dos organizaciones antifranquistas.

Socialistas y anarquistas contra el PCE

“No escatimaremos esfuerzos por conseguir la fusión de ambos bloques, pero mientras otra cosa no se decida, recobraremos nuestra independencia política”, se puede leer en la -Orden circular núm. 20" del V Congreso.

Socialistas y anarquistas tenían que apoyarse entre sí para no verse desbordados por la creciente influencia del PCE, que se estaba reforzando con evasiones de los destacamentos penitenciarios de la zona.

 

El PCE sigue apretando, y el pluralismo, base de la unidad guerrillera empieza a desmoronarse

A pesar de todos los problemas, los federacionistas mantuvieron una política de expansión hacía Galicia. Crearon la 2 Agrupación, con sede en Orense, que estaba mandada por el socialista Mario Moran. Desplegó sus efectivos por los montes de Casayo y, en general, la sierra del Eje, y la Tierra del Bollo hasta Gudiña y Verín, además de las comarcas de Valdeorras y Puebla de Tríves.

Pero en esta agrupación federacionista también se integraron los dos guerrilleros del PCE más decididamente partidarios de abandonar la Federación y vertebrar organizaciones específicamente comunistas, GuillermoMoran -hermano de Mario- y Evaristo González Pérez “Rocesvinto".

La escisión

Así que el proceso de escisión resultó imparable. A finales de 1945, se solapaban en Lugo una 3 Agrupación de la Federación (mandada por Manuel Castro Tellado) y otra del Ejército. Cuando en agosto del año siguiente, los comunistas enviados para negociar con los federacionistas de la 2a Agrupación de Orense crearon otra del mismo nombre, aunque de obediencia comunista, el cisma podía estimarse como definitivo. A estas decisiones de los comunistas no eran ajenos José Gómez Gayoso y Antonio Seoane Ramos, enviados por el partido a finales de 1945 para imprimir un nuevo rumbo a la organización gallega.

1946

Pese a todos los reveses, la Federación seguía en la brecha en 1946, e incluso el día 1 de abril editó de nuevo “El Guerrillero”. Socialistas y libertarios intentaron recomponer una vez más la unidad de acción con los comunistas, y en esa búsqueda no sólo se aplicaron los partidarios de una tercera vía —encabezados por Girón—, sino también dos de los más prestigiosos comunistas de la Federación: Elvira Cuadrado, ayudante de EM, y Arcadio Ríos, responsable de guerrilla en la 2 Agrupación.

Congreso de Reunificación
Para llevar a cabo un arreglo definitivo, los jefes guerrilleros decidieron celebrar un nuevo congreso en los Montes de Casayo, al que llamaron Congreso de Reunificación. En efecto, a mediados de julio de 1946 se reunían en la sierra del Eje, delegados de las diferentes corrientes políticas y guerrilleros de los destacamentos que operaban en la zona.

Congreso en los Montes de Casayo

La concentración se llevó a cabo en el valle de la Bruña. El testimonio de “Gafas” evidencia los tensos inicios del Congreso de Reunificación:

“El último Congreso se llamó de reunificación y se celebró en los montes de Casayo. Yo, presido este Congreso.

Al principio parecía que nos íbamos a matar los unos a los otros. Sabiendo que yo era el blanco de las armas comunistas, fui el único que no tenía la pistola en la mano. Pero los ánimos se fueron serenando, la razón se impuso y en la votación salgo reelegido jefe.

Se ratifica la adhesión a la ANFD y se toman otros acuerdos, aunque casi siempre con la oposición de los comunistas.”

Congreso y combates con la Contrapartida de la Guardia Civil

El congreso se vio interrumpido por fuerzas de la Guardia Civil, que por diversas informaciones tenían noticias sobre la concentración guerrillera en la sierra del Eje.

Aunque lograron repeler los ataques, durante los días del Congreso se produjeron diversas escaramuzas entre los valles de la Bruña y Moriera, la más importante de las cuales tuvo lugar el día de la clausura del mismo con la llegada de una contrapartida de la Guardia Civil, que había logrado engañar a los pastores locales que hacían de enlaces de la guerrilla.

Los duros enfrentamientos del último día con la Fuerza impidieron finalizar el congreso con normalidad.

Se consuma la ruptura: Pluralismo versus comunismo

El Congreso de Reunificación había ratificado al Estado Mayor y solventado, sobre el papel, la cuestión de la unidad y el pluralismo de la Federación. Pero en la práctica significó la consumación de la ruptura, ya que la muerte de Elvira y Arcadio Ríos, los dos comunistas partidarios de la unidad, eliminó toda posibilidad de arreglo.

Los partidarios de la línea rupturista, encabezada por “Rocesvinto” y Guillermo Moran, se separaron oficialmente de la Federación el día 18 de agosto, y a partir de entonces la mayor parte de los militantes o simpatizantes del PCE abandonaron León para concentrarse en Orense. Las razones de los escisionistas para provocar la ruptura eran falaces, por cuanto aducían que los federacionistas se habían adherido a la ANFD e ignoraban la realidad de la UNE cuando esta última había desaparecido hacía más de un año y los propios comunistas se habían integrado en la primera.

Día de la fundación de la primera organización guerrillera "Federación de Guerrillas de León y Galicia", en abril de 1942. 24 guerrilleros se reunieron en las Peñas de Ferradillo (Priaranza del Bierzo)


 Fila superior, de izda. a dcha: José Vega Seoane "Ánimas", Pedro Voces Canóniga "Pitaciegas", Guillermo Morán García, Eduardo Pérez Vega "Tameirón" y Mario Morán García.
Fila del medio: Marcelino de Parras Casas "Parra", Antolín Murias "Paciencia", César Ríos Rodríguez, Marcelino Fernández Villanueva "Gafas" y Abel Ares Pérez.
Fila Inferior: Pedro Lamas Cerezales, Victorino Nieto Rodríguez, Cuñeira, Abelardo Macias Fernández "Liebre", Manuel Girón Bazán "Girón" y Enrique Oviedo "Chapa"

"Gafas", federacionista, y "Marrofer", comunista no encajan

En parecidas contradicciones incurrió el PCE de Galicia, que en una circular enviada a las unidades guerrilleras, y después de las perífrasis habituales -“no tenemos afanes de predominio o absorción”-, terminaba concluyendo que "las guerrillas que no se han dejado influenciar por las corrientes de pasividad y espera, están y estarán mandadas por comunistas". Era la demostración de que actitudes como la de “Rocesvinto” y Guillermo Moran formaban parte de una corriente generalizada entre los comunistas. Todavía "Gafas" llevó a cabo varios intentos por evitar lo inevitable.

Después del Congreso se entrevistó en la provincia de Lugo con Marcelino Rodríguez Fernández "Marrofer", uno de los responsables de las guerrillas gallegas. Las dos poderosas personalidades de la guerrilla del noroeste evidenciaron un desencuentro radical, que se traducía entre la táctica comunista destinada a controlar a todos los guerrilleros y la opción pluralista pero defensiva de los federacionistas.

Calumnias comunistas contra los disidentes. El PSOE en el exilio vuelve una vez más la espalda al problema

Fernández Villanueva comprobó cómo a raíz de esta entrevista aparecía en Mundo Obrero como enemigo de los comunistas e incluso se le acusaba de agente del franquismo. Todavía Fernández efectuó un último intento por recomponer la unidad, pero en Meira (Lugo) cayó abatido el 13 de enero de 1947 en un combate con la Guardia Civil su acompañante, Manuel Castro Tellado, resultando detenido el interlocutor designado por los comunistas, Emilio Golas " Villa".

La soledad del luchador

Aislado y casi ciego, "Gafas" envió cartas a los dirigentes del PSOE en el exilio y consiguió contactar con sus compañeros de la Federación y con los guerrilleros asturianos.

Tanto unos como otros eran partidarios de abandonar la lucha armada y huir al extranjero. Triste final para tanto esfuerzo, sacrificio e ilusión puesta en un proyecto que siempre intentó ser ejemplar.

Desestabilización, desconfianza, infiltraciones

Pero la desestabilización de la guerrilla gallega no vino tanto por la muerte de los guerrilleros como por el proceso de militarización, al principio de manera casi imperceptible y luego de forma radical. Esa militarización, reflejada en aspectos aparentemente superficiales —indumentaria, saludos, grados castrenses—, (se puede encontrar el equipo de campaña completo en esta pag. web) alimentó el progresivo alejamiento de los enlaces, que eran el filtro primordial para restar eficacia a un nuevo método policial en la zona, las infiltraciones.

A finales de 1947, por ejemplo, se infiltró en la resistencia gallega Alejo Pablo Mora, ex oficial republicano ahora al servicio de la Guardia Civil, que logró engañar a un antiguo compañero de armas que colaboraba con los hombres de la Sierra. Otra consecuencia de esa disciplina militar, ajena a la tradición de los hombres del Monte, y a veces repudiada por sus convicciones políticas, fue que veteranos de la resistencia fueron aislándose y como consecuencia de esta actitud se produjeron numerosas deserciones. Entre los prófugos habían guerrilleros significativos, como Ramiro Martínez López “Zapatero”. Jesús López Ardao y Andrés Toupelo. Mas tarde se unió a esta desbandada “Jaime Pimentel” con 22 guerrilleros más.

Arrogancia e inexperiencia comunista

Aunque las deserciones se fueron cubriendo por jóvenes, estos no fueron capaces de restablecer la antigua comunicación fluida con la población, y ahora la arrogancia e inexperiencia de estos nuevos elementos hacía parecerse, a los ojos de la población, más a un ejercito de ocupación que aquellos “liberadores” de antaño. Desde luego fue un craso error que tuvo sus consecuencias a corto plazo.

1947: Asesinatos legales, amparados en la Ley de Fugas

Sin esperanzas de que se produjera la tan esperada intervención aliada, en el verano de 1947 se produjeron dos acontecimientos en España. El primero, apareció el Decreto Ley para la Represión del Bandidaje y el Terrorismo que legalizó el inicio de una guerra total contra las guerrillas.

Impunidad franquista y Referéndum "democrático".

Franco podía actuar con toda impunidad pues la guerra fría que se había desencadenado fue su mejor respaldo, y el segundo fue cuando se convocó un Referéndum que era la operación de maquillaje seudo-democrático (democracia orgánica) que exigían los países occidentales. En este Referéndum se aprobó la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado, ...de la que aun hoy “estamos comiendo”.

Máxima dureza: Guerra silenciada sin cuartel a la Guerrilla

Hasta 1947, la eficacia de las fuerzas represivas fue relativa y las pérdidas de los guerrilleros podían catalogarse de normales. Pero a partir de ese año se produjo un cambio cualitativo, ya que se sustituyó el enfrentamiento directo, que no reportaba resultados positivos, por la mejora de los sistemas de espionaje a través del SIGC y de las contrapartidas.

Espionaje y Contrapartida, el complemento perfecto a la "ley de fugas"

Con una buena información, el siguiente paso era penetrar la red de enlaces y premiar a confidentes y delatores. Los nuevos métodos proporcionaron de inmediato resultados espectaculares. También influyó en esta inflexión de 1947 la multiplicación de los “asesinatos legales” a través de la universalización de la “ley de fugas”.

En 1946, la Dirección General de la Guardia Civil había enviado un informe reservado a las fuerzas represivas en los sectores de huidos en el que se exigía máxima dureza “a todo detenido con las armas en la mano o convicto por actos de esa naturaleza. No habrá, pues, prisioneros a menos que haya testigos sospechosos o se produzcan circunstancias que puedan dar lugar a una publicidad que aprovechen nuestros enemigos” (mas claro, el agua).

Estado de Excepción: Impunidad

Como la lucha antiguerrillera se había militarizado, en las regiones en que actuaba la represión estaba declarado el Estado de Excepción, con lo cual se facilitaba aun más la anormalidad y la impunidad de los métodos a emplear.

El Congreso de Reunifícación entre socialistas y comunistas había resultado un fracaso, y el corolario se tradujo en la desintegración de la Federación de Guerrillas de León-Galicia. En enero de 1947, el jefe de la Federación, Marcelino Fernández Víllanueva “Gafas”, intentó por última vez solucionar el contencioso con los comunistas aunque fracasó en el empeño y el interés del responsable federacionista y de sus compañeros se desplazó en cómo marchar al extranjero. Sus propuestas, como sabemos, encontraron eco entre los socialistas del exilio y los asturianos del monte.

1948: Comienza el final de las guerrillas

La decisión de huir fechó el final de la Federación, y mientras exploraban las posibilidades de escapar a Francia, los guerrilleros socialistas y Cenetistas merodeaban por las diferentes zonas de la antigua guerrilla. Todavía a finales de 1948 se produjo la subida al monte de un enlace quemado. Bernardo Alvarez Trabaja “Gasta”. Época de redefiniciones y cambios, a finales de 1948 empezó a despejarse el panorama de los antiguos guerrilleros.

Cansancio, desilusión y desánimo

Después de la práctica disolución de la Federación, durante algunos años aun persistieron partidas sueltas al mando de sus responsables, pero para la Guardia Civil y demás cuerpos armados fue cuestión de tiempo irlas disolviendo por la fuerza de las armas o bien por la desilusión, el cansancio y el desánimo que es el peor de los instrumentos y muchas veces una de las armas más resolutivas

Conclusiones

La conclusión final parece clara. Mientras los guerrilleros unieron sus convicciones políticas en el sólo afán de la supervivencia y el acoso antifranquista, convivieron en la fraternidad de la lucha sin más roces que los naturales que surgen de la convivencia. Todos los idearios políticos se aglutinaron en uno sólo, la propia Federación.

Pasados los años, se observa como van cambiando la proporción de miembros tanto en el mando como en el simple guerrillero y ello es debido a la introducción de españoles venidos del maquis de Francia, después del fracaso de invasión del Valle de Arán. Son comunistas, como muchos de sus compañeros, pero ya piensan y ven las cosas de otra manera y conscientes del gran potencial que han encontrado en aquellas serranías gallego–leonesas desean cambiarlas, mejorarlas y apoderarse de ellas.

Obediencia ciega al Partido e indiferencia internacional: Los antifascistas, cada vez más solos

Su obediencia al Comité Central del PCE les ciega y no se dan cuenta que las condiciones de la lucha no es la misma que han sostenido en el vecino país contra un enemigo más preocupado por los importantes frentes donde sostiene una lucha infernal. Aquí todos los elementos represivos encuadrados en unidades bien organizadas, con mandos también veteranos de tres años de guerra civil, todo el potencial de que se dispone se vuelcan en la lucha contra ellos. Lucha que los países occidentales observan su desarrollo con suma atención, pues temían que España pudiera caer en la órbita comunista y estaba en sus cálculos las conveniencia de que entrara en la influencia occidental, ...aunque fuera por la puerta de atrás,.

Los aliados miran hacia otro lado: El binomio "republica=comunismo" vuelve a funcionar con éxito

El acuerdo de Yalta dejó bien claro cuales iban a ser las zonas de influencia para los vencedores de la II Guerra Mundial. Los comunistas trataron de saltarse el acuerdo con respecto a Grecia y se desató una cruenta guerra civil donde Inglaterra se empleó a fondo mandando armas y hombres, hasta conseguir sentar en el trono al rey griego.

En España los aliados miraban hacia otro lado mientras Franco se afanaba con todos los medios a la destrucción de las guerrillas . Franco les hizo creer que destruyéndolas, él podía ser el gran defensor anticomunista del sur de Europa junto con Portugal. Una vez más, el binomio propagandístico "republica=comunismo" le reportó beneficios políticos y económicos.

Republicanos, socialistas y anarquistas, los verdaderos vencidos, a los comunistas “siempre les quedaba Moscú”.

Razones no faltaron para que el pretexto pareciera cierto, los comunistas se estaban apoderando de las guerrillas españolas y sirvió para demostrar que en España se estaba erradicando el comunismo internacional y no el clamor de un pueblo oprimido representado por las guerrillas.

Republicanos, socialistas y anarquistas fueron los verdaderos vencidos en esta segunda lucha fratricida, pues a los comunistas “siempre les quedaba Moscú”.

Una vez que Stalin disponía de su trozo de tarta en la nueva Europa de la posguerra, no le interesaba un frente tan lejos de su zona de influencia. Con una dictadura en España, ya había suficiente.

Principales líderes y Partidas guerrilleras en Galicia-León

 

Andalucia AragónAsturias - Cantabria Castilla-La ManchaCataluña • Extremadura • GaliciaLevanteLeón NavarraPais Vasco


¿Conoces un lugar? ¿Conoces una historia? ¡Envianos tus comentarios!

VER Libro Visita FIRMAR Libro Visita

Google