Diccionario Enciclopedico de los Dinosaurios, de los Reptiles  y las Eras Geologicas
 Indice Tematico/ Enciclopedia
Argentina de Paleontologia
Las Eras Geologicas/ Indice Alfabetico
Los Dinosaurios y la Biblia
 Diccionario de  Dinosaurios  Dinosaurios Especiales Eras Geologicas   Serpientes  y Reptiles Noticias de Dinosaurios
 Inicio  Contacto Indice Alafabetico de bactrosaurus  a   Kaijiangosaurus
Bactrosaurus Bagaceratops Bahariasaurus: Barapasaurus: Barosaurus
Lambeosaurus        
Barsboldia Baryonyx Basutodon: Becklespinax: Becklespinax:
Betasuchus Blikanasaurus Borogovia Bothriospondylus Brachiosaurus
Brachyceratops Brachylophosaurus Bradycneme Bradycneme Caenagnathus
Calamospondylus Camarasaurus Carcharodontosaurus Carnotaurus Centrosaurus
Cetiosauriscus Cetiosaurus Chaoyoungosaurus Chasmosaurus Chialingosaurus
El Chialingosaurus Coelurus Chilantaisaurus: Chirostenotes Chirostenotes:
Chuandongocoelurus Chuandongocoelurus: Chunkingosaurus Chunkingosaurus: Claosaurus:
Coelophysis: Coeluroides Coloradisaurus Compsognathus Conchoraptor
Cryolophosaurus Dacentrurus Damalasaurus Datousaurus Daspletosaurus
Dilophosaurus Daspletosaurus Datousaurus Daspletosaurus Deinonychus
Denversaurus Diceratops Dicraeosaurus Dilophosaurus Dracopelta
Dinodocus: Diplodocus Diplotomodon Dolichosuchus Dravidosaurus
Dromaeosaurus Dromiceiomimus Dryosaurus Dryosaurus Dryptosauroides
Dryptosaurus: Dyoplosaurus Dysalotosaurus Drystylosaurus Echinodon
Edmontonia Edmontosaurus Einiosaurus Elaphrosaurus Elmisaurus
Enigmosaurus Enigmosaurus Eoraptor Epanterias Epanterias
Erlikosaurus Eucentrosaurus Euskelosaurus Euhelopus Euoplocephalus
Euskelosaurus Eustreptospondylus Fabrosaurus Frenguellisaurus: Fulgurotherium
Gallimimus Garudimimus Gasosaurus Genyodectes Genyodectes
Geranosaurus Gilmoreosaurus Gilmoreosaurus Giraffatitan Gongbusaurus
Goyocephale Gravitholus Hadrosaurus Halticosaurus Haplocanthosaurus
Harpymimus Herrerasaurus Heterodontosaurus Homalocephale: Hoplitosaurus
Hunsalpes Hypacrosaurus Hylaeosaurus Hypselosaurus Hipsilophodon
Indosaurus Ingenia Inosaurus Ischisaurus Itemirus
Iguanodon Jiangjunmiaosaurus Jubbulpuria Kaijiangosaurus
Indice Tematico de los Dinosaurios
Caracteristicas  Desarrollo. Dinosaurios en el polosur Dinosaurios Del Pantano Dinosaurios de la Montania Dinosaurios en el polo norte
Dinosaurios Del Bosque Dinosaurios Del Desierto Dinosaurios Del Desierto Extincion Formación de la Tierra Morfologia
El lclima. Evolucion        
  
Temas Especiales

1

1

Dinodocus:

Dinodocus: Significa viga terrible. Este gigantesco dinosaurio cuadrúpedo era herbívoro y se parecía a una jirafa. Aunque poco más se sabe de él, se cree que era tan largo como un vagón de tren. Vivió hace 125 millones de años, en el Cretácico inferior, en el sur de Inglaterra.

Diplodocus

Diplodocus: Significa doble viga. Su nombre es debido a los huesos dobles de su cola. Este fue uno de los animales más largos de la tierra. Medía 27 metros de largo, 4 de alto y pesaba 15 toneladas. Ofrecía un aspecto insólito con su larguísimo cuello y su larguísima cola, y una cabeza menuda en comparación con el resto del cuerpo. A pesar de su tamaño, podía mantener el cuello y la cola erguidas, sin que tocaran el suelo. Su cuerpo que estaba perfectamente adecuado a su modo de vida. Para alimentarse, podía alcanzar las copas de los altísimos árboles, como la conífera y la cica, que vivían entonces. Su cabeza pequeña le permitía rebuscar en la vegetación allí donde pocos de los demás dinosaurios podían llegar. Esta dieta precisaba de un tipo específico de cuello vigoroso, ligero y flexible, de modo que pudiera levantarse y bajarle fácilmente. El cuello constaba de unas 15 vértebras y medía 7 metros y medio. Para facilitar su digestión tragaba piedras, como algunos de los otros saurópodos, que al caer en el estómago trituraban las plantas que comía el animal para poder digerirlas. Una vez que una zona se quedaba sin pastos porque ya estaba ramoneada, el animal se desplazaba con su paso de ambladura, junto con sus congéneres, en busca de nuevos comederos. Cuando andamos, el movimiento de nuestros tobillos hace que nuestros cuerpos se balanceen arriba y abajo. Para los saurópodos grandes, cualquier movimiento de sus pesados cuerpos precisaba mucha energía. Sus huellas fosilizadas demuestras que tenía unas patas amplias y redondas como los elefantes, con dedos cortos, cilíndricos y con la punta plana. Sus patas traseras eran ligeramente más largas que las delanteras, por lo que la zona posterior del cuerpo quedaba más elevada que la anterior. Si alguna vez le amenazaba algún carnívoro, su única defensa hubiera consistido en su larguísima y fustigante cola, cimbreante como un látigo. La larga cola se iba estrechando hasta el final terminando en unos finos huesecillos como pequeños cilindros. La cola en total tenía 73 huesos. Un golpe certero con esta cola tuvo que ser terrible para el enemigo. Su cuerpo estaba preparado para soportar y desplazar un peso enorme, y la espina dorsal, entre hombros y caderas, era el centro energético de todo el animal. Las vértebras dorsales tenían que ser lo suficientemente fuertes para aguantar el considerable peso del cuello, tronco, vientre y cola; pero también estaban caladas y tenían huecos para lograr ligereza. Unas delgadas espinas, apuntando hacia arriba desde lo alto de las vértebras, servían de punto de anclaje de los poderosos músculos dorsales. Unas largas costillas apuntaban hacia abajo, curvadas abrazando el vientre, ayudaban a poner la espina dorsal en su debida posición a pesar del peso de la gran masa abdominal y protegían los órganos internos del animal. El lomo del dinosaurio constaba de unas 10 vértebras. En total, entre el cuello, el lomo y la cola tenía casi 100 vértebras. Hacia la mitad de la cola, los huesos de horquilla se achataban. Este tipo de huesos debió servir de escudo protector de la parte inferior de la cola cuando la arrastraba por el suelo. Hasta hace poco tiempo, los hombres de ciencia creían que este dinosaurio y otros saurópodos sólo podían andar a cuatro patas. Pero los especialistas han estudiado el tamaño y la fuerza de las patas, y la estructura de la cola, están de acuerdo que estos dinosaurios se empinaban, con las patas traseras, para alimentarse mejor y llegar a las copas de los árboles más altos. También esta posición le servía para defenderse dando fuertes coces con las patas delanteras, ayudado por su gran garra pesada. Este dinosaurio puede que fuera el saurópodo más conocido. Al final del siglo pasado, un millonario norteamericano de origen escocés, Andrew Carnegie, estaba decidido a tener un dinosaurio gigante en un museo de Pittsburgh, Estados Unidos. Para complacerle, un grupo de buscadores de fósiles trabajaron en Sheep Creek, Wyoming, y con encontraron dos ejemplares de este dinosaurio. Se pudo reconstruir así el robusto animal que recibió el nombre de Diplodocus Carnegiei. Cuando Eduardo VII, rey de Inglaterra, vio una pintura de este dinosaurio en la residencia de Carnegie, preguntó si se podía hacer una réplica del animal para exhibirla en Gran Bretaña. El modelo se instaló en 1.905 en el Museo de Historia Natural de Londres. Perteneció a los diplodócidos y daba al nombre a su grupo. Vivió durante todo el Cretácico en Norteamérica.

Diplotomodon

Diplotomodon Significa diente de doble corte. Era un gran bípedo carnívoro nombrado a partir del descubrimiento de un diente similar al de un Dryptosaurus. Se duda su identidad. Medía aproximadamente unos 5 metros. Vivió en el Cretácico superior en New Jersey, USA.

Dolichosuchus

Dolichosuchus: Significa cocodrilo largo. Era un gran carnívoro bípedo conocido sólo a partir de un hueso de la pierna. Tiene una identidad dudosa, y posiblemente se trate del Halticosaurus e incluso no se sabe si era un halticosáurido con certeza. Medía aproximadamente unos 3 metros. Vivió en el sudoeste de Alemania durante el Triásico superior.

Dracopelta

Dracopelta: Significa dragón acorazado. Entre las rocas los expertos encontraron los restos de este pequeño dinosaurio acorazado, y en 1980 le pusieron su nombre. Sólo se encontró la caja torácica, pero fue suficiente para que los expertos lo relacionaran con otro dinosaurio acorazado de mayor tamaño, llamado Sauropelta. Era un nodosaurio, un miembro de la superfamilia de los anquilosaurios, que no usaba la cola para defenderse. Tenía sólo la longitud de un lobo actual, y debió ser una apetitosa comida para los salvajes carnosaurios y los terópodos grandes y pequeños. Buscaba comida entre las plantas bajas y probablemente se movía con lentitud. A veces, iniciaba un trote, pero su pesado cuerpo y sus cortas y rechonchas patas permitían a los depredadores rápidos alcanzarle fácilmente. Sobrevivía gracias a su cuerpo parecido a un tanque, con cinco tipos de placas acorazadas. A lo largo de su dorso tenía varias hileras de conos óseos, distribuidos entre cientos de tacos más pequeños. La parte trasera de su cuello estaba protegida con placas óseas. Al igual que el Sauropelta, probablemente tenía una línea de púas en los costados. Pero había un punto débil en su armadura. La parte inferior de su cuerpo era blanda y no tenía ninguna protección. Si era alcanzada por algún depredador, el animal tenía pocas posibilidades de sobrevivir, pero podía solventar este problema. Cuando se acercaba un depredador gigante, se agachaba y escondía sus patas bajo el cuerpo, que era como un tanque. Se afianzaba al suelo con sus gruesas garras, de modo que era imposible darle la vuelta. Alrededor de todo su cuerpo sobresalían hileras de púas, como una trampa mortal. Sus enemigos se arriesgaban a sufrir una herida grave y probablemente irían a buscar una presa más fácil. Su pequeña cabeza estaba protegida por placas óseas. Arrancaba tallos de las plantas bajas con su pico sin dientes y los masticaba con sus pequeños dientes trituradores. Al igual que otros dinosaurios, tenía una placa ósea que separaba sus cavidades nasales de su boca. Esto significaba que podía respirar y masticar al mismo tiempo. Medía 2 metros de longitud. Vivió hace desde 150 a 140 millones de años, a finales del Jurásico y principios del Cretácico, en Portugal, Europa.

Dravidosaurus

Dravidosaurus: Significa reptil del sur de la India. Es el único estegosáurido conocido que vivió en la India. Vivió millones de años después de que sus parientes estegosaurios recorrieron la tierra, y sobrevivió varios millones de años a la extinción de éstos. El estegosaurio africano Kentrosaurus, como muchos otros parientes, vivió en el período Jurásico, más de 70 millones de años antes de que apareciera este dinosaurio indio. Debe su nombre a los restos de un cráneo encontrado en 1979, pero desde entonces han aparecido otros fósiles. Tenía la













 

 longitud y el tamaño de un coche utilitario pequeño y la cabeza minúscula y muy baja. Cuando caminaba sobre sus cuatro cortas y robustas patas, se paraba a comer las plantas y brotes que quedaban a su alcance. Desgajaba las hojas con su pico sin dientes y las trituraba con sus dientes estriados. Probablemente se podía alzar sobre las patas traseras para alcanzar las hojas más altas y vigilar los alrededores. Como en todos los estegosaurios, tenía placas acorazadas e irregulares a lo largo de su dorso y dos pares de afiladas púas del final de la cola, las que utilizaba para defenderse. Sus primeras placas cerca del cuello eran más anchas que las que estaban más atrás, cerca de la cola. Medía hasta unos 3 metros y medio de largo. Vivió hace 66 millones de años, a finales del período Cretácico

Dromaeosaurus:

Dromaeosaurus: Significa reptil corredor. Era uno de los dinosaurio más rápidos e inteligentes. Avanzaba a grandes saltos como un canguro, impulsándose con sus fuertes cuartos traseros. Tenía los huesos ligeros y las patas traseras largas, con lo que a la carrera superaba a otros dinosaurios. Cuando corría, no apoyaba las plantas de los pies, sino el empeine, para resguardar la temible arma de su segundo dedo, una garra en forma de hoz que utilizaba como una navaja automática para acuchillar a la presa. Los expertos creen que cazaba en grupos. Cuando encontraba a un herbívoro joven pastando, el grupo se abalanzaba por sorpresa sobre él. Incluso un dinosaurio dos o tres veces mayor que él se debilitaría pronto por los cortes de tantas garras lacerantes. La víctima no podría librarse de sus veloces atacantes antes de desangrarse. Usaba los tres largos dedos provistos de garras de las patas delanteras como garfios para colgarse de su presa, mientras desgarraba la carne de ésta con las garras de las patas traseras. Los huesecillos redondeados de las muñecas le permitían sujetarse firmemente. Seguramente también se colgaba de la cola para entorpecer a la presa. Ni siquiera los dinosaurios de pies ligeros estaban a salvo de este dinosaurio. Un cazador necesita sentidos muy agudos y permanecer alerta. Tenía muy buena vista para divisar el peligro y las presas más rápidas. Cuando divisaban una víctima, reaccionaban rápidamente y empleaba la caza. Con su terrible combinación de dientes y garras, eran rivales imbatibles para la mayoría de los herbívoros. La cola era larga y la mantenía erguida al correr. Los huesos de la punta eran delgados como varillas, mientras que junto al cuerpo eran mucho más flexibles. La cola equilibraba su cuerpo para que no tropezara cuando perseguía una presa. Algunos expertos creen que la cola pudo servir para otra finalidad. Cuando corría tras una presa, debía estar en condiciones de cambiar de dirección bruscamente, sin detenerse. En efecto, echando la cola de golpe hacia un lado, conseguía girar con rapidez. Tenía el hocico largo y redondeado, y los músculos de las mandíbulas muy fuertes. Podía abrir mucho la boca y cerrarla con gran fuerza, mordiendo grandes trozos de carne de su víctima. Como otros carnívoros, tenía afilados dientes curvos, un poco inclinados hacía atrás, que se hundían como anclas en la carne, y el dinosaurio podía arrancarla. Se considera que este dinosaurio fue uno de los más emparentados con las aves. Cuando se descubrió a este dinosaurio en 1914, algunos científicos creyeron que era un carnosaurio. Otros pesaron que podía tratarse de un celurosaurio. Medía siglo más tarde, cuando se descubrió al Deinonychus, un pariente suyo, los científicos decidieron que compartía características con este dinosaurio, el Velociraptor y algunos otros. Todos estos dinosaurios formas un grupo independiente que se llama dromeosáuridos, el cual les da el nombre este dinosaurio también. Medía casi 2 metros de longitud y andando a paso normal llegaría a la cintura de un adulto. Vivió hace 80 millones de años, a finales de período Cretácico, en Alberta, Canadá.

Dromiceiomimus

Dromiceiomimus: Significa imitador de emúes. Recibió el nombre porque se parecía al emú actual, un gran ave Australia incapaz de volar, pero este dinosaurio no tenía ni alas ni plumas. Alcanzaba la longitud de un coche mediano. Aunque pesaba casi tanto como un panda gigante, podía correr a mayor velocidad que los depredadores más pesados. Como sus parientes ornitomímidos, tenía los ojos muy grandes para el tamaño de su cabeza, Su aguda visión mantenía este ágil dinosaurio a salvo del peligro. Podía divisar un enemigo acercándose a gran distancia y escapar velozmente. Sus penetrantes ojos también resultaban muy útiles para localizar pequeños mamíferos e insectos de movimientos rápidos, y abalanzarse sobre ellos. Si todos los dinosaurios fueran del mismo tamaño, este sería el que tendría los ojos más grandes. Tenía un largo pico sin dientes. Atrapaba los insectos voladores en pleno aire y a los pequeños animales terrestres que correteaban por el sotobosque, creyéndose a salvo. Podía comer una gran cantidad de alimentos distintos, incluyendo plantas. Utilizaba los bordes córneos de su pico para mordisquear bayas, semillas y frutos secos. También comía pequeños mamíferos, lagartos e insectos voladores. Las patas delanteras eran cortas y finas, y estaban provistas de tres largos dedos. Probablemente sujetaba las ramas colgantes con sus garras y tiraba de ellas para acercárselas al pico. Con sus largas mandíbulas acabadas en punta podía arrancar los brotes más tiernos. A pesar de sus finas patas traseras, podía correr muy deprisa. Los expertos han estudiado sus huellas y creen que a veces alcanzaba los 72 kilómetros por hora, lo que lo convierte en uno de los dinosaurios más veloces. Las garras de las patas traseras se afianzaban al terreno como los tacones de unas zapatillas de deporte. Al correr, la larga cola se mantenía rígida para equilibrar el cuerpo, de reducidas dimensiones. Tenía un cuello largo y flexible que sostenía su pequeña cabeza, y su cráneo era ligero, por lo que podía volver la cabeza con gran rapidez. Esto le proporcionaba una buena visión de lo que ocurría a su alrededor. Tenía el cerebro extraordinariamente grande para un dinosaurio, lo que significa que sus reacciones eran muy rápidas. Esto lo convertía en un formidable cazador. Combinaba las ventajas de su aguda visión, una rápida carrera y unas patas delanteras prensiles para sujetar a su presa con un solo movimiento mortífero. Algunos dinosaurios se camuflaban para protegerse. El color y las manchas de muchos animales les ayudan a confundirse con los alrededores. Las liebres árticas son blandas cuando nieva, y las franjas de las cebras desorientan a los depredadores. El camuflaje puede ser útil para los cazadores, como los tigres, a fin de ocultarse de sus presas. Es posible que un dinosaurio desarmado como éste tuviera algún tipo de camuflaje que le ayudara a sobrevivir. Medía 3 metros y medio de largo, poco más de 2 de alto y pesaba unos 100 kilogramos. Pudo alcanzar los 72 kilómetros por hora. Perteneció a los ornitomímidos. Vivió desde hace 80 hasta 60 millones de años, en el Cretácico superior de Canadá, en Norteamérica.

Dryosaurus

Dryosaurus: Significa reptil de roble. Se ha encontrado este dinosaurio en América y África. Actualmente, estos dos continentes están muy alejados, pero cuando vivía se hallaban juntos. Los científicos creen que el dinosaurio recorría toda esta inmensa extensión de tierra. Este herbívoro tenía la longitud de un coche y podía moverse con rapidez en las patas traseras, utilizando la cola, que era tan larga como el resto de su cuerpo, para equilibrar la parte delantera de este último. Además tenía una buena vista porque tenía que estar siempre atento a los depredadores. Tenía cinco dedos en cada pata delantera. Mientras avanzaba buscando alimento, probablemente usaba estas patas para arrancar plantas. A veces las levantaba por encima de la cabeza y se colgaba de las ramas para comer. Arrancaba los tallos, hojas y brotes con su hocico. Este tenía forma de pico córneo y se utilizaba en esta función. Es posible que almacenara comida en sus carnosos carrillos mientras comía, a la vez que desmenuzaba con sus dientes con cresta y así poder digerir plantas duras. Sus restos han sido descubiertos en África occidental, América del norte y Europa, por lo que podía viajar a grandes distancias. Medía 3 metros y medio de largo y 1 de alto. Lo descubrió Marsh en 1.894. Vivió hace 150 millones de años, durante el Jurásico superior

Dryptosauroides

Dryptosauroides: Significa forma de Dryptosaurus. Fue un carnívoro bípedo conocido sólo por huesos de la columna vertebral y podría ser un megalosáurido o un driptosáurido. La identidad es incierta, sólo sabemos que pertenece al grupo de los carnosaurios. Fue descubierto en el centro de la India y vivió a finales del período Cretácico.


Dinodocus-Dryptosauroides

 
 

1

1