Hispan Ido Societo
Sociedad Española Idista
Apartado de Correos 3142 E-14080 Córdoba, España

Curso por Correspondencia de la Lengua Auxiliar

I D O

(Esperanto reformado)

Si en el siglo 17 eminentes hombres de ciencia, como Descartes y Leibniz, ya reconocían la necesidad de una lengua auxiliar como vehículo de comunicación entre los pueblos civilizados, hoy esta necesidad es más apremiante, como consecuencia de los modernos progresos —conquista del aire y de las ondas etéreas— que, en brevísimo tiempo, transmiten la palabra de uno a otro continente.

El primero de los filósofos citados, dejó sentadas las bases para una lengua sencilla, fácil y asequible lo mismo a las personas de alta cultura, que a las que sólo tienen una instrucción mediana.

De entonces acá, han sido muchísimos los proyectos que han visto la luz. Uno de los primeros fue el Volapük, creación del padre Schleyer; mas este idioma, de raíces arbitrarias y más difícil que cualquiera de las lenguas nacionales, duró muy poco tiempo.

Poco después, surgió el Esperanto, ideado por el polaco Ludoviko Zamenhof, basado en principios más lógicos, pero que, no obstante su sencillez y relativa perfección, tiene, como toda obra humana, bastantes defectos. Su propio autor se dio cuenta de ello y quiso reformarlo, en el sentido que expuso en 1894, en la revista «Esperantisto», páginas 3 a 39. Mas los dirigentes del movimiento le impidieron llevar a cabo las reformas proyectadas, a pretexto de los desembolsos hechos para la edición de gramáticas y diccionarios. Como siempre, los intereses creados en favor de una minoría, prevalecieron con menosprecio de los intereses de la humanidad.

En 1900, reunidos en París con motivo de la exposición universal varios hombres de ciencia de distintas nacionalidades, se fundó la «Delegación para la adopción de una lengua auxiliar» a la que se adhirieron desde el primer instante, 310 sociedades de todos los países, con el apoyo de 1250 profesores de academias y universidades. De entre estos se eligió una comisión compuesta de 11 filólogos y lingüistas, que, en 1907, otra vez en París, celebró 18 largas y laboriosas sesiones, estudiando los distintos proyectos que entonces se conocían. Como resultado de este detenido examen, se eligió el Esperanto, con la condición precisa de introducir en él aquellas reformas que el doctor Zamenhof había planeado, las cuales se habían recogido en un proyecto presentado con el lema IDO ante la citada comisión. (Ido es un sufijo esperantista que significa sucesión o descendencia).

Después se fundó por el doctor en letras Luis Couturat, profesor del «College de France», la revista Progreso, redactada toda en Ido, la cual viene siendo todavía el órgano oficial de la lengua Ido (Esperanto reformado) y en la que, libremente, se han publicado críticas, enmiendas y controversias. Recogiendo muchas sugerencias de todo esto y mediante la discusión de la academia idista, se ha llegado a plasmar el idioma más lógico, eufónico y sencillo de cuantos han existido. Durante más de 40 años de práctica, ha demostrado ser apto para traducir todos los matices del pensamiento humano.

En Ido existen hoy obras científicas, religiosas y literarias de todas clases. El eminente profesor alemán, Ostwald (premio Nobel de química), uno de los primeros idistas, dijo que el Ido es la quintaesencia de las lenguas civilizadas; y así es, en efecto, ya que está basado en el principio del máximum de internacionalidad, sentado por el gran filólogo Otto Jespersen, de la Universidad de Copenhague.

El Ido está al alcance de todo el mundo. Empleando sólo media hora diaria, durante un par de meses, se puede aprender a hablar y a escribir en este idioma. Y por correspondencia podréis hacerlo fácil y cómodamente, sin disipar el largo tiempo que requieren los idiomas extranjeros. De este modo, podréis dedicar un estudio más intenso al idioma patrio, y estaréis además en posesión de la lengua auxiliar, con la que podréis cambiar ideas con individuos de otros países.

El curso completo consta de 15 lecciones y gratuito en la red, con derecho a recibir corregidos los ejercicios que el alumno nos envíe una vez traducidos y a que se le aclaren cuantas dudas se le ofrezcan.

Para subscripciones, dirigirse a: Hispanido@Yahoo.com y/o a Idoespanyol@eGroups.com.

HISPANA KLEFO DI IDO

Las letras tienen siempre el mismo sonido, y todas se pronuncian, como en español a excepción de las siguientes: c, suena como ts; g, siempre suave; h, aspirada; j, sh y z, como j, ch, y z francesas respectivamente.

En cada palabra hay tantas sílabas como vocales. El acento tónico se carga siempre sobre la penúltima sílaba de cada palabra y sobre la final de los infinitivos ar, ir, or. A los efectos del acento, se advierte que la u es consonante cuando va detras de la g o de la q: linguo, pronúnciese linguo; aquo pronúnciese ácuo. La y, como consonante que es, no forma sílaba.

El artículo determinado es la, para todos los géneros y números.

El sustantivo termina: el singular en -o; el plural en -i.

El adjetivo es invariable y termina en -a.

Pronombres personales: me = yo; tu = ; vu = V.; il = él; el = ella; ol (neutro) él, ella, ello no tratándose de personas; ni = nosotros; vi = vosotros, Vds.; li, plural de los tres géneros, en general, sin distinguirlos; cuando se quiera distinguirlos, ili = ellos; eli = ellas; oli, neutro que representa animales y cosas en plural.

Pronombres posesivosmea = mi, mío, mía; tua = tu, tuyo, tuya; vua = su de V.; sua = su (los tres géneros de él, de ella, de ello, cuando la distinción no es necesaria); nia = nuestro-a; via = vuestro; lia = su (de ellos, de ellas, del neutro) en general.

Para distinguir el género del poseedor en las terceras personas empiécese: en el singular; ilua, elua, olua = su (de él, de ella, de ello); ilia, elia, olia = su (de ellos, de ellas, del neutro).

El plural de los pronombres se forma sustituyendo la a por i.

Pronombre reflexivosu; posesivo, sua; plural, sui; on = se (indefinido).

Adjetivos pronombres demostrativosica = este-a; ita = ese-a, aquel-la; plural de los pronombres, ici = estos-estas; iti = esos-as, aquellos-as.

Neutro indeterminado: ico = esto; ito = eso, aquello. La i inicial puede suprimirse: ca, ci, co, ta, ti, to.

Con distinción de géneros: ilca = este; elca = esta; olca = esto; plural: ilci, elci, olci; ilta = ese, aquel; elta = esa, aquella; olta = eso, aquello; plural: ilti, elti, olti.

Adjetivos-pronombres relativos-interrogativos: singular, qua = el, la cual; plural, qui = los cuales; neutro, quo = lo que.

Cuando el complemento directo precede al sujeto, toma la terminación n del acusativo. Ejemplo: La homo quan vu vidis = El hombre que (a quien) V. vio.

El verbo no cambia de forma para los diferentes números y personas. Terminaciones de los tiempos fundamentales:


Presente
Pasado
Futuro

Modo infinitivo.
-ar
-ir
-or

Indicativo.
-as
-is
-os

Participio activo.
-anta
-inta
-onta

Participio pasivo.
-ata
-ita
-ota

Condicional presente: -us.

Imperativo: -ez.

El gerundio tiene la forma del participio activo con la terminación -e en vez de -a.

Por medio del verbo auxiliar esar = ser, se forma toda la conjugación pasiva y los tiempos compuestos de la activa.

Pluscuamperfecto: me esis aminta = yo había amado.

Futuro anterior: me esos aminta = yo habré amado.

Condicional pasado: me esus aminta = yo habría amado.

En la condición pasiva,

en lugar de:
esas amata
esis amata
esos amata
esus amata
esez amata
esar amata

(yo)
(yo)
(yo)
(yo)

soy
fuí
seré
sería
se, sed o sea V.
ser

amado
amado
amado
amado
amado
amado

se puede decir:
amesas
amesis
amesos
amesus
amesez
amesar

Con el participio pasado en -ita se forman los tiempos anteriores:

esas amita
esos amita
esis amita
había sido amado
habré sido amado
habría sido amado

Los adverbios derivados pueden formarse sustituyendo con la terminación -e la -a del adjetivo o la -o del sustantivo: bone = bien; nokte = de noche, por la noche.


  1. Lección I
  2. Lección II
  3. Lección III
  4. Lección IV
  5. Lección V
  6. Lección VI
  7. Lección VII
  8. Lección VIII
  9. Lección IX
  10. Lección X
  11. Lección XI
  12. Lección XII
  13. Lección XIII
  14. Lección XIV
  15. Lección XV (Final)


SiguienteLección I

Volver a la página principal

1