Escudo de la Alberca de Záncara y Escudo de Cuenca provincia.Cruz de piedra exterior del Convento de Santa Ana y Escudo de los Carmelitas de la Antigua Observancia

"Ensalzada  sea  la  Santa  Fe  Católica, amén, amén, amén" (Fray Francisco de la Cruz)

Fray Francisco de la Cruz en:

Tembleque

Quero

Santa Cruz que Fray Francisco llevó a Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela, a cuestas, los años de 1643/6, a pie y alimentándose, únicamente, de pan y agua y sufriendo continuas afrendas, contumelias y penitencias.

Toledo

Madrid

Alcalá de H.

Cuenca

Villarrobledo

Pinarejo

Navarra

Burgos

La Alberca de Záncara 

Santiago

San Clemente

Mora

Hoy es  

LIBRO PRIMERO:  

CAPÍTULO PRIMERO.- Nacimiento, patria y padres de Fray Francisco de la Cruz y algunos sucesos de su primera edad.

CAPÍTULO II.- De lo que le sucedió desde los once años hasta los veintidós.

CAPÍTULO III.- De lo que le sucedió desde los veintidós años hasta los treinta.

CAPÍTULO IV.- En que se prosigue la materia de sus ocupaciones y lo que le sucedió con su padre.

CAPÍTULO V.- En que se prosiguen los sucesos con su padre y otros particulares.

CAPITULO VI.-  De algunas mudanzas de oficios que tuvo en este tiempo, desde veintidós hasta treinta años, y los varios lugares en que estuvo, con sucesos notables.

CAPÍTULO VII.- De cómo estuvo en Cuenca y pasó a Andalucía y dio la vuelta en breve a Castilla.

CAPÍTULO VIII.- De cómo dejó al P. Fray Juan Maello y se volvió a su oficio de arriero, y lo que en él le sucedió.

CAPÍTULO IX.- En que se prosigue la materia del antecedente, con un caso particular y firme resolución de hacer nueva vida.

CAPÍTULO X.- En que se prosigue su conversión y de cómo hizo confesión general.

CAPÍTULO XI.- En que prosigue con raros sucesos la determinación de ser Religioso.

CAPÍTULO XII.- En que se prosigue la misma materia. 

CAPÍTULO XIII.- De lo que le sucedió después de que le quitaron el Hábito.

CAPÍTULO XIV.- De lo que le sucedió en su enfermedad y varias ocupaciones en que se volvió a ejercitar.

CAPÍTULO XV.- Del extraordinario camino que halló para volver a ser Religioso del Carmen.

CAPÍTULO XVI.- De lo que sucedió hasta tomar el Hábito en el convento de la Alberca.

CAPÍTULO XVII.- De cómo tomó el Hábito, de los ejercicios del Noviciado y su profesión.

 

LIBRO SEGUNDO

CAPÍTULO PRIMERO.- De lo que le sucedió a Fray Francisco de la Cruz con los Religiosos luego que profesó, y de cómo iba disponiendo su vida espiritual.

CAPÍTULO II. De lo que le sucedió sobre tener oración mental, y cómo la consiguió con grande adelantamiento en ella, y de los embarazos que el demonio le ponía para que no la tuviera.

CAPÍTULO III.- En que se prosigue esta materia.

CAPÍTULO IV.- En que se prosigue esta materia, con sucesos dignos de admiración.

CAPÍTULO V.- Del ejercicio de las virtudes en que su Maestro le puso, y lo que resul tó de él y de su rara mortificación.

CAPÍTULO VI.- En que se prosigue su mortificación, y de su humildad y obediencia

CAPÍTULO VII.- De su pobreza y castidad.

CAPÍTULO VIII.- De la Hermandad que fundó y altares que erigió con título de laSanta Fe Católica, y del cuadro de la Fe que formó por ilustración divina.

CAPÍTULO IX.- De algunas prevenciones con que Nuestro Señor iba disponiendo a Fray Francisco de la Cruz para la peregrinación de Jerusalén.

CAPÍTULO X.- De los motivos que tuvo para la peregrinación de los Santos Lugares y cómo se dispuso para ella, y de una gran desgracia que estorbó por ilustración divina.

CAPÍTULO XI.- En que se resuelve que se haga el viaje a Jerusalén con Cruz a cuestas y se empieza con algunas circunstancias particulares.

CAPÍTULO XII.-De un singular favor que le hizo la Virgen del Carmen y de cómo llegó a Navarra y entró en la Francia.

CAPÍTULO XIII.- En que se prosigue su viaje, y de los grandes prodigios que obró Nuestro Señor con él hasta que salió de la Baja Languedoc.

CAPÍTULO XIV.- De lo que le sucedió en Narbona y Mompeller.

CAPÍTULO XV.- En que prosigue su viaje y entra en Roma.

CAPÍTULO XVI.- De cómo llegó a Venecia y se embarcó para Alejandría y entró en Egipto.

CAPÍTULO XVII.- En que prosigue su viaje y le sale a recibir el P. Próspero del Espíritu Santo, y en su compañía empieza a visitar los Santos Lugares.

CAPÍTULO XVIII.- En que entra en Jerusalén, y en compañía del P. Próspero empieza sus Estaciones.

CAPÍTULO XIX.- En que prosigue esta materia con la visita del Monte Calvario y Santo Sepulcro.

CAPÍTULO XX.- De la visita del Santo Sepulcro y otras, hasta llegar al Monte Carmelo y volverse Fray Francisco de la Cruz a embarcar para Italia.

 

LIBRO TERCERO

CAPÍTULO PRIMERO.- En que Fray Francisco de la Cruz empieza su viaje, y de la tempestad que padeció y de las maravillas que Nuestro Señor obró con su Siervo pormedio de la Santa Cruz.

CAPÍTULO II. De lo que sucedió a Fray Francisco de la Cruz hasta volver a Roma y en ella.

CAPÍTULO III.- De cómo salió de Roma prosiguiendo su peregrinación a visitar el santo sepulcro del Apóstol Santiago, y de los favores que iba recibiendo del Cielo con el ejercicio de nuevas virtudes.

CAPÍTULO IV.- De cómo prosigue su viaje y llega a Santiago de Galicia y visita el santo sepulcro del Apóstol, y le vuelve a proseguir hasta entrar en el convento de Valderas, en que tuvo fin su peregrinación, y del premio grande que Nuestro Señor le concedió por remate de ella.

CAPÍTULO V.- De cómo prosigue su viaje, pasa por Valladolid y entra en Madrid.

CAPÍTULO VI.- De algunos sucesos de Fray Francisco de la Cruz en Madrid.

CAPÍTULO VII.- En que se prosigue esta materia de los sucesos de Fray Francisco de la Cruz en Madrid.

CAPÍTULO VIII.De algunos sucesos de Madrid y de Toledo, y de cómo se puso la guarnición a la Santa Cruz y salió con ella para su convento de la Alberca.

CAPÍTULO IX.- De los sucesos del viaje, entrada en el convento de la Alberca y colocación permanente de la Santa Cruz.

CAPÍTULO X. De cómo volvió a disponer su vida religiosa, y de sus afectos amorosos a la Santa Cruz.

CAPÍTULO XI.- De las maravillas con que Nuestro Señor dio a entender el nuevo grado de perfección a que había sublimado a su Siervo.

CAPÍTULO XII.-   De un favor particular que recibió de mano de la Reina de los Ángeles, y de lo que le sucedió en la fundación de un Altar con título de Nuestra Señora de la Fe, en Tembleque.

CAPÍTULO XIII.- Del viaje que hizo a Quero con luz celestial, y de los sucesos del camino.

CAPÍTULO XIV. De diversos favores que recibió del Cielo, y en especial uno de muchas prerrogativas, por la devoción que siempre tuvo al Santísimo Sacramento delAltar.

CAPÍTULO XV.- De diversas locuciones y visiones que tuvo el Siervo de Dios.

CAPÍTULO XVI.- De la dichosa muerte del Siervo de Dios. 

CAPÍTULO XVII.- De las maravillas con que Nuestro Señor declaró la santidad de su Siervo después de muerto.

Página web realizada por  J. Mª Martinez Martínez     

Otras webs realizadas:

 Vida de la Virgen María; Cuquis, biogrfía lírica de un can; El perro de aguas español; El gran perro de aguas; Locuciones Latinas;

13 de diciembre de 2000, dedicada a mi madre Paulina

 

 

 

 

1