Introducción - Indice - Tapa - Bibliografía - Comprar libro - Contacto - English version - Descargar PDF
Capítulos: - anterior - 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - siguiente -


TEORIA GENERAL DE PSICOLOGIA


LIBRO:
LAS LEYES DEL PSIQUISMO

Alberto E. Fresina


CAPITULO 1 -(páginas 5 a 26 del libro de 426)


Indice del capítulo:

LA SELECCION NATURAL Y EL ORIGEN DEL PSIQUISMO HUMANO
1. La selección natural aplicada al hombre
2. La selección sexual
3. Selección natural de tribus y selección sexual
4. Subordinación de la selección sexual a la selección natural de tribus
5. Conclusiones
6. Consideraciones complementarias




PARTE I

DESARROLLO DEL MARCO TEORICO

. La evolución biológica y la formación del psiquismo humano

. Leyes psicológicas generales y tendencias particulares

. Los niveles del funcionamiento psíquico






CAPITULO 1



LA SELECCIÓN NATURAL Y EL ORIGEN DEL PSIQUISMO HUMANO


Darwin explicó ya las leyes generales de la evolución biológica. En su exposición contempla una diversidad de factores en juego, que en su interacción van produciendo la lenta evolución y transformación de las especies.* Entre esos factores repasaremos algunos de los más importantes, y que son los que dan forma a la idea central de la teoría de la evolución de las especies.


* Darwin Charles. El origen de las especies. Editorial EDAF. Madrid 1985

Uno de estos hechos es que toda especie tiende a generar una gran cantidad de descendientes en una progresión geométrica. En caso de no tener límites esa multiplicación ininterrumpida de sus miembros, cada especie debería cubrir la superficie de la Tierra en poco tiempo. Sin embargo el límite existe y principalmente es el alimento; es decir, nacen más individuos de los que se pueden alimentar. Así, aquellos que tengan una mejor capacidad innata para el logro del alimento sobrevivirán, mientras que el resto será eliminado. Tales sobrevivientes llegarán a la época de reproducción y darán hijos con similar capacidad. Por lo tanto, la especie quedará constituida por miembros que poseen los rasgos útiles para el logro del alimento. Al quedar únicamente los aptos, y al reproducirse éstos en una progresión geométrica, se rebasa nuevamente el límite del alimento, produciéndose una nueva selección más exigente.

Dicha selección ocurre bajo la premisa del factor: variabilidad. Esto quiere decir que cada generación de la especie da origen a una cierta cantidad de descendientes, de los cuales la mayoría hereda prácticamente la misma capacidad que los progenitores, pero en algunos aparecen mínimas diferencias innatas de capacidad. Esa diferencia será a favor de unos pocos y en contra para otros. Así, dada la siguiente lucha por el alimento limitado, sobrevivirán con más frecuencia los que heredaron alguna mínima diferencia innata a favor y el resto irá quedando eliminado. Nuevamente, la siguiente reproducción tendrá a esos sobrevivientes como punto de partida y el proceso se repetirá una y otra vez, transformándose poco a poco la especie.

Sabemos que a partir de investigaciones posteriores, especialmente las de Mendel y De Vries, se arribó al conocimiento de los genes, con su capacidad de combinarse de distintas maneras y de experimentar mutaciones. Estos nuevos conocimientos daban la explicación de lo que Darwin ignoraba sobre los mecanismos concretos por los que tenía lugar la variabilidad de los individuos. Pero tales descubrimientos, así como los más avanzados conocimientos actuales sobre genética, no alteran en absoluto las nociones básicas de la teoría de la selección natural. En su planteo, Darwin se limita a decir: se da la variabilidad; y poco importa, en ese enfoque general, cuáles son los ultramecanismos que actúan para permitirla, ni tampoco si son cambios pequeños o a veces relativamente grandes (macromutaciones).

La idea básica, surgida un siglo antes en la teoría de R. Malthus sobre la población humana,* y que Darwin trasladó al resto de las especies, es que en todos los casos se da una tendencia reproductiva en una progresión geométrica. Ello implica que de no haber límites u obstáculos, se generaría una cantidad de descendientes que llegarían a cifras astronómicas en poco tiempo, sobrepasando toda posibilidad de alimentación. Si a esto se agrega el hecho simple formulado por Darwin de que "se da la variabilidad", entonces debe ocurrir necesariamente un proceso de selección natural, haciendo que sobrevivan con más frecuencia o probabilidad los organismos que experimentan las variaciones positivas para ese fin, y que se extingan los que varían en sentido contrario, al igual que los que no presentan modificaciones, por ser aventajados por los primeros. Dicho proceso, operado ininterrumpidamente durante millones de años, termina necesariamente transformando las especies.


* Malthus Robert. Primer ensayo sobre la población. Ediciones Altaya. Barcelona 1997

Claro que hay muchos otros factores a considerar, además del alimento limitado, como condiciones a las que se deben adaptar los organismos, ejemplo: los cambios de clima, la capacidad de defensa ante los depredadores naturales de la especie, la inmunidad ante agentes infecciosos, y muchos más. Pero la limitación del alimento es el factor al que siempre se le dio una importancia especial, por ser el más adecuado para entender las leyes de la selección natural, y sobre todo por su enorme y permanente influencia sobre la evolución de las especies.

Un elemento al que Darwin presta especial atención es el hecho de que la lucha fundamental se plantea entre los miembros de la misma especie. Como ellos comparten una misma región, el mismo medio ambiente e igual género de alimentos, al ser éste limitado, quienes eliminan a los que no logran alimentarse son los propios compañeros de especie. Sin embargo, según se podrá deducir, la lucha entre los miembros de la misma especie no debe concebirse como expresa o directa, sino que se trata de una lucha pacífica y objetiva. Cada animal trata de comer, pero no "sabe" que al lograr alimentarse priva de alimento a algún compañero de especie. Tampoco éste "deduce" que su fracaso se debe a que los otros comieron todo lo que había.

Otro hecho a tener en cuenta es que, en general, las diferencias innatas de capacidad entre los miembros de una especie son siempre ligeras. Si hacemos un "corte transversal" de la evolución de cualquier especie, veremos que los vástagos de cada camada son prácticamente iguales. Si nos detenemos en ese enfoque transversal y observamos una generación de cualquier especie, encontraremos que en realidad el azar es lo más determinante de la sobrevivencia de uno u otro individuo. Por ejemplo, entre el animal que tiene uñas de 2 cm. más "un micrón" y su compañero que posee uñas de 2 cm. exactos, y donde la mayor longitud es el rasgo útil, no hay prácticamente diferencia de capacidad. Si se excluye la sobrevivencia entre uno u otro, sólo podemos afirmar que el primero tendría, por decir, un 50,001% de posibilidades de sobrevivir contra el 49,999 % del segundo. Sólo cuando ha transcurrido una considerable cantidad de tiempo y el azar ha dado una "vuelta completa" en su influencia, repartiéndose en forma homogénea para todos los tipos de rasgos, allí aparece el desequilibrio y los sobrevivientes serán, en el ejemplo, los que tengan uñas de más de 2 cm.


1. La selección natural aplicada al hombre

Los principios vistos sobre la evolución de las especies son indudablemente correctos. Pero cuando Darwin intenta aplicar esas leyes a la evolución humana incurre en algunos errores.* Entre los hechos que debe omitir o desconocer para aplicar ese esquema a la evolución del hombre, encontramos en primer lugar la naturaleza social del trabajo, así como el equitativo reparto, en el interior del grupo, del producto del trabajo común. Estos hechos son de por sí contradictorios con la suposición de una lucha y selección natural de individuos aislados. Engels demostró ese error, a la vez que aportó el descubrimiento de que el trabajo fue el factor principal que orientó la transformación del mono en hombre.**


* Darwin Charles. El origen del hombre y la selección en relación al sexo. Editorial Albatros, Colección Los Grandes Eruditos Buenos Aires. 1943
** Engels Federico. Dialéctica de la Naturaleza. Editorial Cartago. Buenos Aires. 1987. Pág. 138 (art.: El papel del trabajo en la transición del mono al hombre)

De todas formas, faltaría aún la conexión definitiva entre las leyes de la evolución biológica y el papel fundamental del trabajo, que en su entrelazamiento dieron como producto la transformación progresiva de cierto grupo de simios antropoides en sociedad humana. La corrección de un solo error, pero importante, de Darwin, será lo que hará posible la integración de sus leyes generales con la decisiva influencia del trabajo social. Dicho error radica en que Darwin abordó el tratamiento de la evolución de la especie humana acentuando el enfoque en el sujeto individual, y concibiendo a la tribu sólo secundariamente, como si se tratara de una simple agrupación física de individuos con ligeras relaciones entre sí, sin observar lo que en cambio vio con claridad en las hormigas, abejas y otros insectos, esto es, la existencia de una comunidad organizada funcionalmente alrededor del trabajo común, de cuyo producto vive el conjunto, y sin el cual se extingue el organismo social en su totalidad. La tribu es un único sistema vivo, con una compleja organización interna, que cuenta con la propiedad de persistir con vida, e inclusive de mantener su identidad, a pesar de la reiterada renovación de sus miembros. Se trata de un verdadero organismo social en el que, al igual que en otros organismos sociales, el trabajo común es el elemento central de su organización funcional. El producto global de ese trabajo tiene, en estado natural, una equitativa distribución en el interior del grupo. Por ello, la sobrevivencia de todos y de cada uno depende del éxito o fracaso del conjunto, o sea, sobrevive el organismo social o perece según los resultados del trabajo común. Por lo tanto, desde las leyes de la evolución biológica, el individuo de la especie humana no es un sujeto aislado, sino un organismo social. La tribu es aquí el verdadero individuo de la especie.

Deteniendo ahora el enfoque a medio camino del proceso de transformación del grupo de simios en organismo social humano, nos encontramos con la tribu de hombres-mono. Pero advertimos además un importante hecho: no existe una sola tribu singular, sino que en la región hay cientos o miles de tribus similares, es decir, nos encontramos con la especie de organismos sociales. Supongamos como hipótesis que existen simultáneamente mil tribus, que se distribuyen ocupando una región en la que el alimento no alcanza para todas. Si consideramos constante el resto de condiciones y la anulación del azar con el tiempo, no hay dudas de que sobrevivirán las tribus mejor capacitadas para el logro de los medios de subsistencia, y las restantes serán eliminadas. La característica que marca la capacidad de una tribu para lograr los medios de subsistencia no puede ser sino la eficiencia laboral en su conjunto. Con esto estamos en condiciones de afirmar que la selección natural, en cada paso de la evolución humana, actuó directamente sobre tribus enteras. Las tribus con mejor funcionamiento en el trabajo lograban sobrevivir, mientras que las menos eficaces en su funcionamiento laboral conjunto eran gradualmente eliminadas por la selección natural.

Veamos cómo se reafirman las leyes generales de Darwin en el hombre, con un solo arreglo. El mismo consiste en corregir la mira que antes apuntaba acentuadamente al individuo "arrancado" de la tribu y tomado en abstracto, y ahora la hacemos enfocar de lleno hacia la tribu concreta u organismo social, como el auténtico "individuo" de la especie.

Teníamos como primer postulado que nacen más individuos que los que podrán sobrevivir, a causa del alimento limitado. La reproducción de las tribus que sobrevivieron en la hipótesis responde a nuevas leyes. Está por un lado la reproducción y renovación de los miembros de cada tribu, a la que podemos llamar reproducción primaria. Pero la nueva forma de reproducción de ese raro individuo que es el organismo social es la que llamaremos reproducción secundaria. Esto significa que cuando una tribu es eficiente en el logro de los medios de subsistencia, comienza a "engordar" en número de miembros, hasta que por determinadas circunstancias se divide en dos grupos que se separan, formándose dos tribus nuevas. Las tribus hijas, surgidas de esa división, llevan consigo el mismo tipo de caracteres genéticos, así como la misma cultura en su integridad (idioma, conocimientos, costumbres, técnicas de trabajo). Luego de la división, y al sucederse unas pocas generaciones de reproducción primaria, veremos que aún persisten las dos tribus, pero encontraremos que son otros sus miembros. Cada tribu ha renovado completamente sus integrantes y quizá ya nadie se conoce entre ambos grupos.

Este mecanismo de reproducción secundaria tiene lugar una y otra vez durante la larga evolución de la especie. La tribu cuya eficiencia laboral sea la mejor de todas mostrará una tendencia a crecer y reproducirse geométricamente. Las tribus hijas heredan igual eficiencia laboral, tanto a nivel genético como cultural, por lo que también "engordan" y se reproducen en forma secundaria. Si ya hay cuatro tribus hijas eficaces, al ser las mejor capacitadas para el trabajo productivo, como la tribu madre, se reproducen nuevamente. De ese modo tendremos 8 tribus aptas, luego habrán 16, 32, 64, 128, 256, etc. Así, el nuevo tipo de tribus se adelanta en la obtención del alimento de la región, haciendo que las otras, con menos eficiencia laboral, se vayan extinguiendo paulatinamente.

Supongamos que ya se extinguieron todas las tribus menos capaces. La especie se compone ahora de mil tribus que son las más aptas para el logro de los medios de subsistencia; todas son descendientes de aquella tribu eficaz que comenzó la reproducción geométrica. Sin embargo, el alimento de la región sigue siendo insuficiente para ese número de tribus. Si consideramos constante el azar y el desarrollo cultural de cada tribu, encontraremos que siempre habrá alguna mínima diferencia genética a favor de los miembros de alguna de ellas. Tal diferencia determinará que con el transcurso de los muchos años, la tribu que la posea, y sus tribus descendientes, se impongan sobre el resto y terminen cubriendo el espacio alimentario del que dispone la especie, desplazando a las tribus que antes eran aptas, pero que fueron convertidas en ineficientes por la mayor eficiencia de las nuevas.

Uno de los hechos que observó Darwin es que la lucha fundamental se plantea entre los miembros de la misma especie. Efectivamente, la contradicción o lucha fundamental está dada entre las tribus que compiten en forma objetiva por el alimento. Aquí es necesario evitar suposiciones erróneas con el concepto de lucha. En condiciones naturales, prácticamente nunca es mortal o de efectos graves la lucha o pelea directa entre individuos de la misma especie. La explicación de ello está dada en que toda especie cuyos individuos tiendan a combatir entre sí hasta morir o hasta inutilizar al rival, tiende rápidamente al autoexterminio. Ninguna especie sobreviviente puede tener individuos normales con un "interés innato" en esas luchas internas mortales. Hay que admitir en cambio las posibles riñas y hostilidades esporádicas entre las tribus; inclusive la probable muerte del enemigo de la misma especie. Pero será siempre la excepción y algo accidental. Al hablar de lucha por el alimento, se trata de que si nuestra tribu vuelve frustrada al anochecer por no haber encontrado ninguna presa, lejos estará de suponer que las presas que allí no había son las que fueron atrapadas por la tribu que está "detrás de la colina". Del mismo modo, si somos miembros de esta última tribu y volvemos felices de la cacería por el excelente resultado, no sabremos que con ello "vencimos" a una tribu que ni siquiera está a la vista, en la lucha por el alimento limitado de la región. Lo fundamental es esa disputa objetiva y ajena a la subjetividad entre los organismos sociales, por el alimento siempre limitado de la región. Siempre limitado, porque aunque aumente la cantidad bruta de alimento, igualmente aumenta el número de tribus, dada la reproducción geométrica, que hace rebasar constantemente el espacio alimentario.

El otro de los factores contemplado por Darwin es el de la gran influencia del azar como determinante de la sobrevivencia ocasional de uno u otro individuo. Nuevamente, al hacer un "corte transversal" de la evolución humana, veremos cientos o miles de tribus y sus miles o cientos de miles de seres humanoides. Todos estos seres son prácticamente iguales, todos provienen de un mismo tipo de organismo social que algún tiempo atrás inició la rama evolutiva ahora vigente. Si bien existen minúsculas diferencias genéticas a favor de algunas de esas tribus, sería imposible detectarlas. La diferencia sólo se hará manifiesta con el pasar de los miles de años, cuando el azar y la multiplicidad de los otros factores se anulen entre sí, imponiéndose entonces la tribu que presenta el rasgo genético favorable, y marcando el nuevo rasgo de la especie.


2. La selección sexual

A Darwin corresponde también el descubrimiento del importante papel que la selección sexual tuvo en la evolución y transformación de las especies, incluyéndose el hombre, en el cual ese papel fue sin dudas muy significativo*.


* Corresponde reconocer también a A. R. Wallace, contemporáneo de Darwin, quien había desarrollado por su cuenta ideas similares a las de éste, motivo por el cual ambos decidieron presentar de manera conjunta sus descubrimientos.

La forma de obrar de la selección sexual, en términos generales, consiste en que la sola preferencia hacia los individuos que poseen determinados rasgos, lleva a una mayor reproducción de dichos individuos. Ello hace que luego de mucho tiempo de sucesivas generaciones, la totalidad de los nuevos miembros de la especie contenga por igual el rasgo en cuestión, extinguiéndose paulatinamente los que no lo poseen.

Un hecho en el que Darwin no hizo suficiente hincapié está dado en que los rasgos de atracción sexual, en toda especie, tienden a ser siempre correlativos a los caracteres útiles para la sobrevivencia en general. De lo contrario, si como producto de la selección sexual, ciertos individuos de una especie desarrollan caracteres inútiles o perjudiciales para la sobrevivencia, obviamente serán eliminados por la selección natural. Por ello, las modificaciones provocadas por la selección sexual, que prosperan, son aquellas que a la vez implican una condición favorable para la adaptación global a las exigencias generales de la supervivencia. La selección natural va controlando lo que "hace" la selección sexual, de modo que la tarea de ésta sea paralela y complementaria a la de aquélla, favoreciendo siempre todo lo que sea de utilidad para la sobrevivencia individual y de la especie. Solamente quedaría lugar a la selección sexual a que promueva el desarrollo de caracteres neutros, o que no son favorables ni perjudiciales. Pero ello tendría lugar sólo hasta ciertos límites, puesto que siempre se verán favorecidos en la lucha por la vida los organismos que hagan de la selección sexual un "acelerador" del desarrollo de rasgos útiles para la sobrevivencia en general.

En el hombre, uno de los rasgos de atracción sexual está dado en el grado de virtudes personales o cualidades positivas en general. Esto no sólo ocurre en el hombre "civilizado", como creyó Darwin, sino en todos los seres humanos, incluyendo en primer lugar a los primitivos de los cuales heredamos esa tendencia. Casi todas las virtudes personales absolutas, o universalmente reconocidas y apreciadas como tales, son de utilidad para la eficiencia del trabajo común, ejemplo: habilidad, valentía, creatividad, lealtad, inteligencia, capacidad de rendimiento, abnegación, etc. Tales cualidades, aunque se valoren en general hacia sujetos de ambos sexos, también influyen al momento de preferir sexualmente. Si dos sujetos del sexo opuesto son iguales en todo lo demás, habrá una mayor atracción o simpatía hacia quien se valora más por sus virtudes. Lo que resulta de aquí, es que los más virtuosos tenían, en términos generales, una mayor frecuencia de actividad sexual, lo que llevaba a una mayor reproducción. En realidad, la mayor atracción hacia el sujeto del sexo opuesto, a causa de sus virtudes, no siempre es sexual directamente, sino también hacia la persona toda. Pero en condiciones naturales eso lleva igualmente a la mayor actividad sexual.*


* Un elemento que contribuye a acelerar estos mecanismos es el fenómeno del enamoramiento, el cual tiende a desencadenarse, precisamente, ante individuos del sexo opuesto que son percibidos como poseedores de las mejores cualidades o virtudes.

Tomemos en una tribu pre-humana dos hombres y dos mujeres con iguales condiciones generales, similar atractivo físico, etc., pero donde uno de los hombres y una de las mujeres son más virtuosos que los otros dos. La mujer con cualidades positivas será más frecuentada tanto por el hombre virtuoso como por el no virtuoso; a la vez, el hombre con mejores virtudes será más solicitado por ambas mujeres. Esquemáticamente :



La mayor o menor virtuosidad, que influye en la preferencia sexual, es fundamentalmente adquirida. Pero tomando un gran espacio de tiempo de evolución de la especie, el factor adquirido, con toda su abundancia, se va anulando a sí mismo. En otras palabras, las virtudes personales están determinadas en su grado casi totalmente por el factor adquirido. Pero si todos tienen la misma práctica o experiencia, e igual influencia del azar, cualquier rasgo genético subyacente que favorezca una mejor calidad del desempeño social implicará un desequilibrio a favor de su poseedor. Como los demás factores que hacen al azar y al desarrollo de virtudes por medio de la práctica o experiencia se equilibran con el tiempo, es evidente que terminará asomando la minúscula diferencia genética. De tal modo, al considerar constante aquel universo de elementos, nos queda la mayor virtuosidad determinada por las premisas innatas o genéticas.

Supongamos que en una tribu determinada aparece por casualidad un rasgo genético favorable en alguno de sus miembros. Este sujeto será preferido sexualmente con una imperceptible mayor frecuencia. Por lo tanto, sus genes se reproducirán más que los otros.

Observemos el proceso resumidamente y acelerándolo en muchas veces de modo que se haga perceptible: aquel sujeto, a causa de su ventaja genética, genera por ejemplo 10 hijos, mientras que otro da sólo 9. Los 10 hijos con el mismo rasgo favorable darán 100 más, y los 9 del otro sujeto tendrán 9 cada uno = 81. Luego, aquellos 100 darán 10 hijos cada uno = 1.000; los otros tendrán 9 cada uno: 81 x 9 = 729. En la siguiente reproducción la relación será: 10.000 con el rasgo en cuestión y 6.561 sin él. Esta separación creciente, combinada con la muerte natural o accidental de un porcentaje regular de cada grupo, hace que terminen imponiéndose con el tiempo los rasgos genéticos positivos con la sola selección sexual.


3. Selección natural de tribus y selección sexual

Cuando en una tribu aparece por casualidad un rasgo genético favorable en uno de sus miembros, dicho rasgo se irá imponiendo con el tiempo a través de la selección sexual, hasta que luego de muchas generaciones todos los nuevos sujetos de la tribu cuenten por igual con él. Esa tribu, donde sus integrantes comparten el rasgo genético positivo, es seleccionada en conjunto por la naturaleza. Se trata de un organismo social con una ventaja genética generalizada en sus miembros; toda la tribu ahora es más eficaz en su funcionamiento que cualquier otra.

De esta manera, la tribu en la que aparece una característica genética útil en uno de sus miembros tiene un mecanismo interno que permite que ese rasgo se generalice con el tiempo a todos los nuevos sujetos de la tribu. Luego, la selección natural termina la tarea, seleccionando a todo el organismo social, por ser más eficaz que el resto.

El mecanismo interno de selección sexual está presente en las "mil tribus" que existen en un momento dado. Por esa razón, el rasgo genético favorable que aparece en uno de los miles o cientos de miles de individuos de las mil tribus marca el rasgo que tendrán los nuevos miles o cientos de miles que existirán luego de muchos años. La característica innata que aparece en un individuo se generaliza primero a toda la tribu por medio de la selección sexual. Ello hace que la tribu sea más eficiente, siendo seleccionada por la naturaleza. Luego, dicha tribu se reproduce en forma secundaria, dando dos organismos sociales hijos que se separan, llevando cada uno en sus integrantes aquel rasgo genético positivo. Por lo tanto, al ser tribus eficaces lograrán sobrevivir, reproduciéndose nuevamente en forma secundaria, resultando así 4 tribus más, que luego darán 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512, hasta cubrir el espacio alimentario de la especie, desplazando al resto. De esa forma, todos los nuevos sujetos de la especie contarán con el mismo rasgo que alguna vez apareció por casualidad en un sujeto singular.


4. Subordinación de la selección sexual a la selección natural de tribus

El mecanismo de selección sexual interna, basado en la preferencia hacia las virtudes personales, es algo "creado" por la selección natural de organismos sociales. Si una tribu no cuenta con él, no podrá generalizar en sus futuros miembros el rasgo genético útil que aparece en uno de sus individuos. En cambio, si una tribu cuenta con el mecanismo interno de selección sexual, aprovechará el rasgo positivo que aparece, generalizándolo a sus futuros miembros y logrando con ello una ventaja sobre el resto en la lucha por la existencia. Así, sobrevivirá la tribu que posee el mecanismo, extinguiéndose la que no lo tiene. En base a esto, podemos decir que la existencia del mecanismo de selección sexual es producto de la selección natural de tribus; sobrevive la que lo posee y se extingue la que no cuenta con él.

Pero una vez que apareció y se desarrolló el mecanismo interno de selección sexual, el mismo se generaliza a todos los nuevos organismos sociales. Cuando la tribu que lo posee se divide en dos organismos sociales similares, ambos lo heredan por igual, y así con las siguientes reproducciones secundarias. Por ello, las "mil tribus" que existen en cada momento cuentan por igual con él.

La naturaleza no sólo seleccionó las tribus con ese mecanismo interno, sino que además se "aseguró" de que los rasgos a escoger en la preferencia sexual sean precisamente aquellos que favorezcan la efectividad laboral de la tribu. De nada serviría el mecanismo de selección sexual si se prefirieran caracteres que son inútiles para la eficacia laboral de la tribu y por tanto perjudiciales para su sobrevivencia. Unicamente sobrevivieron las tribus en que no sólo había selección sexual de rasgos, sino donde además tales rasgos eran los que servían a la efectividad del trabajo común y a la sobrevivencia del organismo social. Por eso las virtudes que se aprecian universalmente son por ejemplo: habilidad, inteligencia, creatividad, responsabilidad, compañerismo, lealtad, sapiencia, eficiencia; o sea, cualidades personales que son favorables para el trabajo social y la sobrevivencia de la tribu.


5. Conclusiones

De lo que hemos tratado sobre los mecanismos de la evolución humana, se desprende en primer lugar la reafirmación de las leyes generales de Darwin en el proceso evolutivo de la especie. Pero no en la forma que él supuso, al creer que lo fundamental era la selección de individuos aislados, sino ampliando el enfoque y tomando un conjunto de organismos sociales o tribus como los verdaderos "materiales" sobre los que actuaron las leyes de la selección natural. Cada organismo social es un auténtico animal gigante, del tipo territorial, con una compleja organización interna, que funciona integradamente como un único sistema vivo que lucha por la sobrevivencia.

La costumbre de enfocar de manera individualista la historia de la evolución humana ha sido siempre un obstáculo para comprender el proceso que llevó a la aparición del hombre. Inclusive entre quienes reafirman la naturaleza social humana, ha existido siempre una tendencia a imaginar al hombre primitivo como un ser aislado, movido por instintos egoístas, que deambuló durante cientos de miles de años de evolución, hasta que un cierto día decidió juntarse con otros para vivir en sociedad. Nada puede ser más erróneo. Ese "hombre primitivo" no existió nunca, es una fantasía. Lo que hubo fue un proceso ininterrumpido de transformación y evolución desde una manada de monos hasta la tribu humana, donde siempre se trató de un organismo social, de un grupo cuyos integrantes se hallaban fuertemente unidos e interrelacionados. El hombre se fue formando y estructurando como parte de un organismo social. Esa es su naturaleza, su esencia social más básica, que está dada ya biológicamente.*


* El elemento que determinaría que un grupo pase a ser un organismo social sería el trabajo común. Por eso la tribu humana, al igual que ciertos insectos que se caracterizan por el trabajo social, como es, por ejemplo, el caso de las hormigas, se adaptan más al concepto de organismo social, que los grupos de animales sin ese factor. En éstos sólo se trataría de grupo o manada, horda, etc., donde las ventajas de la unión son muy limitadas, ejemplo: protección frente a los peligros, o el mayor éxito en la cacería. Pero para hablar de organismo social, se impone la idea de una mayor organización funcional del conjunto, y en tal caso el trabajo común es un elemento central, es el engranaje principal alrededor del cual se organiza toda la vida social.

Por otro lado, lo tratado hasta aquí confirma los conceptos de Engels en relación al papel fundamental del trabajo, como orientador y "moldeador" de la transformación del mono en hombre. Las tribus cuyos miembros se iban adaptando de la mejor forma al trabajo lograban sobrevivir y reproducirse, mientras que el resto se extinguía gradualmente. Por ello, la efectividad laboral del organismo social y de todos sus miembros era el criterio rector que iba decidiendo sobre qué tribus sobrevivían y cuáles no. Este proceso se repitió una y otra vez durante el largo desarrollo de la especie, resultando así la lenta transformación del mono en hombre. La adaptación del hombre a la sobrevivencia era prácticamente sinónimo de adaptación al trabajo, como medio imprescindible para la segura alimentación de la tribu. Los que mejor se iban adaptando a él, tanto en lo anatómico-fisiológico como en lo psicológico-social, lograban la sobrevivencia y el resto se extinguía paulatinamente.

Con respecto al psiquismo humano, se hace evidente que sus funciones esenciales (las que serán objeto de nuestro estudio) son producto de aquella orientación social de la evolución. Al seleccionarse las tribus que mejor funcionaban en el trabajo común, obviamente se seleccionaban también los psiquismos individuales que mejor venían adaptados para ese funcionamiento grupal eficaz. Por eso, las distintas funciones psicológicas propias del hombre son producto de aquel proceso de selección natural; existen sólo por haber sido útiles a la sobrevivencia de la tribu. En otras palabras, dada la rigurosidad de la selección natural, que deja solamente lo útil a la vida y elimina lo inútil, las diversas funciones psicológicas esenciales, compartidas por todos los hombres, no podrían existir sino sólo por haber significado un apoyo para el mejor rendimiento laboral del organismo social, como condición para la regular obtención de los medios de subsistencia. Así como no hay órganos que no cumplan (o hayan cumplido) alguna función en el organismo, del mismo modo, no pueden haber funciones psicológicas propiamente humanas que no hayan tenido una clara utilidad para la tribu, en cuanto ventaja a su favor en la lucha por la sobrevivencia del conjunto.

Para que se comprenda mejor lo que hasta aquí se ha expuesto, valdría la pena hacer una reconstrucción ordenada del proceso que llevó a estas conclusiones. Olvidemos por un momento lo dicho hasta ahora. En principio, uno de los fenómenos que más ha llamado la atención a la investigación sobre la historia de la evolución del hombre ha sido el inusitado desarrollo del cerebro y de la inteligencia, como elementos sobresalientes respecto al resto de animales. El interrogante concreto era porqué se produjo un fenómeno que "teóricamente" no tendría que haber sucedido; esto es, porqué, de acuerdo a los cráneos fósiles hallados, el cerebro humano se desarrolló tanto y relativamente tan rápido en los últimos cientos de miles de años, hasta alcanzar un volumen de unos 1.400 cm3, cuando aparentemente con 1.000 cm3, por ejemplo, era ya suficiente para la sobrevivencia si tenemos en cuenta que la inteligencia dada por esa capacidad cerebral era ya superior a la de cualquier animal. Ninguna otra especie podía significar un competidor serio. Tampoco los compañeros de tribu podían ser competidores, ya que, fuera de alguna competencia o emulación en el plano moral, es indiscutible la tendencia a la cooperación dentro del grupo, así como el reparto del producto del trabajo común.

Entonces, en apariencia, el cerebro humano se habría desarrollado más allá de lo necesario para la sobrevivencia. Ese desarrollo parecía haberse producido por fuera de las leyes de la selección natural. Se habría tratado, aparentemente, de una carrera insólita de desarrollo del cerebro y la inteligencia, que no podía ser encuadrado en el esquema de aquellas leyes.

Pero alguna explicación había que darle al fenómeno. Así surge, en principio, la idea, ya planteada por Darwin, de la selección sexual. La explicación que se obtenía era que los sujetos más inteligentes (y correlativamente con mayor volumen cerebral) tenían un mayor atractivo y eran preferidos sexualmente con más frecuencia, reproduciéndose más que los otros. Tal mecanismo habría provocado, entonces, ese desarrollo del cerebro en la especie. De esa forma, no era indispensable la selección natural. No hacía falta la muerte de unos para que vivieran otros, sino que todos terminaban sus vidas sin mayores sobresaltos, y la selección era sólo genética, según las leyes más benévolas de la selección sexual. Esto contemplaba el trabajo social y las tendencias fraternales del hombre, y explicaba aquel fenómeno tan curioso.

Se trataba, sin duda, de una explicación bastante satisfactoria. Su única consecuencia era tener que aceptar la idea de que la evolución del hombre habría ocurrido sin la intervención de la selección natural, o al menos con su participación secundaria, mientras que el papel principal correspondía a la selección sexual.* Tal situación terminaba siendo aceptable en definitiva, ya que la selección natural, después de todo, no era una idea religiosa para creer en ella ciegamente como causa suprema de las transformaciones de las especies. El mismo Darwin terminó resignándose a esto, y se encargó de rebajar de rango a su selección natural. Parecía oportuno decir: pues bien, si ya no hay competidores, y sobra capacidad para la sobrevivencia, todo nuevo desarrollo de las cualidades podía tranquilamente producirse por medio de la selección sexual y sin las severas leyes de la selección natural.


* Sin intervención de la selección natural en su forma directa o "tradicional". Porque es obvio que la selección sexual, en términos absolutos, es una forma, una derivación indirecta de aquélla. Es un mecanismo igualmente natural, por el que se opera la selección genética sin ningún plan preestablecido.

Sin embargo, algo no andaba bien. Si se miraba con atención esta solución, enfocándola desde distintos ángulos, en todos los casos daba la impresión de que algo le faltaba. Ciertamente parecía un despropósito dejar afuera a la selección natural como fuente explicativa de un proceso tan importante como era el de la formación del hombre, y por lo tanto del psiquismo humano, objeto de nuestro interés. La selección natural fue siempre muy activa y constante en su influencia para el desarrollo de todas las especies, y algún papel de primer orden debía desempeñar en la nuestra.

Pero era difícil darle "ubicación". En el intento se chocaba con las tendencias fraternales y la cooperación, con la tendencia al reparto igualitario del producto del trabajo común. Eso era contradictorio con la selección natural. Porque una de dos: o se daba la selección natural, a través de la competencia desconsiderada entre los individuos, donde a cada uno sólo le importara lo suyo, o bien había interés por el bien común y reparto de los bienes obtenidos, y en consecuencia no podía haber selección natural.

El propio desarrollo de esta contradicción entre dos hechos que parecía que debían estar presentes, pero que se mostraban excluyentes (por un lado el trabajo común con el reparto de los bienes, y por otro la selección natural), encontró su resolución en la selección natural de tribus. Resultó que sí había competidores serios para aquellos seres de inteligencia superior. Pero no eran las otras especies menos inteligentes, ni los inocentes compañeros de tribu, sino los otros organismos sociales. Al concebir una cantidad de otras tribus como organismos sociales independientes, cada uno con su cooperación y fraternidad internas, que se esforzaban en el trabajo tendiente a lograr los medios de subsistencia, siempre limitados, volvía con todo el peso de su influencia la selección natural.

Sin embargo, lo más importante, aquí, no era solamente representarse otros organismos sociales, ni tampoco alcanzaba con concebir a cada uno como un sistema vivo independiente, o como un individuo de la especie. Para que todo esto pudiera encuadrar en el marco de las leyes de la selección natural hacía falta el elemento clave; esto es, la capacidad de reproducción de esos "individuos": la reproducción secundaria. Había que imaginar las tribus como "amebas gigantes" con la capacidad de engordar y experimentar la mitosis o división en dos células nuevas. Al concebir una cantidad de organismos sociales que se empeñaban en obtener los medios de subsistencia limitados, y que los que tenían éxito poseían la propiedad de reproducción secundaria, y en una progresión geométrica, allí quedaba claro, por un lado, que las tribus cuyos miembros tuvieran un gran cerebro de 1.300 cm3, con una inteligencia correspondiente, no podían competir de ningún modo frente a la generalización de organismos sociales cuyos integrantes tuvieran un cerebro más desarrollado. Por lo tanto, se trataba de una dura y renovada lucha ante competidores de altísimo nivel. Por su parte, también quedaba claro que en el interior de la tribu funcionaba la fraternidad de las relaciones y la equidad en el reparto de los productos del trabajo.

De todas maneras, la selección sexual, que parecía toda la "explicación satisfactoria", no pierde su valor, ya que actuó efectivamente como "seleccionadora de cerebros", aunque ya ubicándose en su lugar de "ayudante" de la selección natural. Pero fue sin dudas el factor que aceleró el desarrollo de la capacidad cerebral, generalizando cada mejora a toda la tribu en principio, y ésta a sus tribus hijas, las cuales, al imponerse junto con sus tribus descendientes, la generalizaban a toda la especie. Pero en términos generales era la selección natural de organismos sociales (más precisamente el resultado de la lucha excluyente por la existencia) la que actuaba con todo el rigor de su presencia en cada paso de la evolución, siendo ella la que definía lo que quedaba o no. La selección natural, sin distraerse un momento, debía dirigir y controlar de cerca lo que hacía la selección sexual, ya que ésta, sin ese control, podía promover líneas de desarrollo que no respondieran a las exigencias, siempre renovadas, de la lucha por la sobrevivencia; máxime ante el hecho de la continua reproducción en escala geométrica de la propia especie, y la consiguiente limitación del alimento. Ante tal situación, la menor diferencia genética, promovida o no por la selección sexual, ingresaba como elemento en la disputa por la supervivencia.

En el caso de la tribu humana, la línea de desarrollo que la selección natural fomentó y controló fue, ante todo, la de la eficiencia laboral del conjunto. Por eso, la selección sexual sólo prosperó en su orientación de promover cualidades y funciones psíquicas que servían para apoyar y mejorar el trabajo social de la tribu, donde la inteligencia (y correlativamente el desarrollo del cerebro) fue una de ellas, junto al resto de funciones psicológicas esenciales del hombre, que analizaremos en este trabajo.

La historia de la evolución humana, por lo tanto, no fue nada benévola, sino un proceso muy duro y en el marco de un penoso panorama. Claro que con muchas épocas buenas, pero que en casi todos los casos, tarde o temprano, se terminaba en la desolación y la extinción del organismo social. Sólo nos queda el consuelo de ser los "únicos sobrevivientes". Somos los descendientes de la única línea evolutiva, entre muchísimas líneas truncadas por la extinción de las tribus, que, con buenas capacidades, más la suerte siempre a favor, superó con éxito, y sin una sola excepción, todas las dificultades.


6. Consideraciones complementarias

La selección genética promovida por la preferencia hacia las virtudes personales es algo imperceptible para el dominio subjetivo. Solamente cuando transcurren grandes cantidades de tiempo va teniendo efecto la mínima diferencia genética. En un momento dado son los otros múltiples factores los que influyen en la preferencia. La afirmación de que se prefiere al sujeto que tiene un rasgo genético favorable a alguna de las virtudes, se hacía considerando constante el resto de innumerables condiciones. Pero las mismas jamás son constantes en un momento dado, sino que son siempre éstas las que más influyen. Sólo el transcurso de muchos años hace que se equilibren y anulen entre sí los factores adquiridos y la infinidad de condiciones azarosas, apareciendo la mínima diferencia genética como determinante de la lenta transformación de la especie. En otros términos, las diferencias genéticas respecto a las funciones psíquicas no se "notan" en una comparación subjetiva. Los múltiples e innumerables rasgos adquiridos son los que llenan el panorama. El cerebro del que elige puede distinguir qué cosa es mejor o qué sujeto tiene más virtudes, pero no sabe si la diferencia es plenamente adquirida o si se suma una "milésima" de influencia genética.

Por otra parte, es evidente que la selección sexual interna y la selección natural de tribus no actúan alternadamente, o una vez cada una, como puede parecer según se mostraba a los fines de facilitar la explicación, sino que funcionan paralelamente. La selección natural de organismos sociales no "espera" hasta que todos los miembros de la tribu sin excepción cuenten con el rasgo genético positivo, sino que va actuando según las ventajas globales que tiene un organismo social, sin importar cuántos sean sus miembros que poseen el rasgo favorable.

Con respecto al número de integrantes de una tribu, habría tenido lugar, durante el proceso de la transformación del grupo de simios en organismo social humano, un progresivo aumento del promedio de individuos de una tribu. El propio desarrollo de la capacidad de organización en el trabajo y en las demás cuestiones de la vida social va permitiendo ese progresivo aumento de individuos capacitados para funcionar adecuadamente como un organismo social. Así, de unas pocas decenas de antropoides, como promedio de miembros de una manada, habrían pasado a ser alrededor de un centenar de hombres-mono a la mitad del proceso evolutivo, para llegar, al final de la evolución biológica de la especie, a varios centenares de homo sapiens, con las naturales proporciones de hombres y mujeres, niños, adolescentes, adultos y ancianos, tratándose ya de una auténtica comunidad o sociedad humana.

Por otro lado, la formación de nuevos organismos sociales no siempre sería producto de la división de una misma tribu madre. Puede ocurrir que sujetos de tribus distintas den lugar a una nueva. De todos modos, el mecanismo básico de la reproducción secundaria sería la división de una tribu que aumenta en forma creciente el número de sus miembros, gracias a su eficiencia general, donde el progresivo aumento comenzaría a deteriorar el funcionamiento integrado del organismo social. Esta situación favorecería la formación de agrupamientos según cercanía afectiva y afinidad entre los sujetos, a modo de "remolinos afectivos" independientes, cada vez más diferenciados, que terminarían en la "macro-mitosis" que da lugar a dos organismos sociales hijos.

Lo que hemos tratado en relación a la selección natural de tribus, complementada por la selección sexual, sería sólo el mecanismo central del proceso. Pero indudablemente hay muchos otros elementos que no merecerían ser dejados de lado, ejemplo: la cantidad promedio de tribus; la extensión de las regiones pobladas por la especie durante su evolución; el alcance de las migraciones en busca de nuevas posibilidades; la influencia de los "intercambios genéticos" entre organismos sociales, a través del contacto sexual entre sus individuos; las posibles variedades o ramas evolutivas de la especie, ya extinguidas; la poligamia, o la ausencia de mayores restricciones sexuales, como premisa para que funcione el mecanismo de selección sexual; el papel de los animales domésticos en el organismo social; etc.

Digamos finalmente, que aquel "alimento limitado" para los organismos sociales tuvo lugar durante el proceso del desarrollo de la especie, cuando era escasa la productividad del trabajo y mínima la acción transformadora de la naturaleza por parte del hombre. En ese entonces, la construcción de herramientas, armas y útiles en general, así como las distintas técnicas o métodos de trabajo, debían desarrollarse principalmente alrededor de la cacería, la pesca y la recolección de productos vegetales como actividades básicas. Sólo podían haber formas rudimentarias de ganadería y agricultura, que no podían implicar un reemplazo definitivo de aquellas actividades básicas. Por ello, existía siempre una dependencia en relación a lo que la naturaleza pudiera ofrecer, lo que debía ser limitado para un conjunto de organismos sociales que buscaban lo mismo, y con una tendencia unilateral a multiplicar su número en una progresión geométrica.

Pero el proceso de la selección natural dejó prácticamente de funcionar en el hombre, a partir del momento en que el desarrollo de la productividad del trabajo, de su capacidad transformadora de la naturaleza, sobre todo con el desarrollo de la agricultura y la ganadería, llegaron a un punto en que se superaron las limitaciones que generaba el ritmo de crecimiento poblacional de la especie. Ese mismo factor, material, objetivo, como es el progreso ininterrumpido de las fuerzas productivas, y como ya lo explicaran Marx y Engels, fue a la vez el que posibilitó la dominación y el sometimiento de unos grupos sobre otros, originándose las clases sociales, y formalizándose la situación con el Estado esclavista. En otros términos, todo esto fue posible por el hecho de que apareció el plusproducto, es decir, la posibilidad de producir más de lo que se consume. Antes no podía surgir tal situación, porque la productividad media del trabajo sólo daba, a lo sumo, para la mera subsistencia de los propios productores.

Estos hechos novedosos, más los nuevos factores económicos, políticos, etc., que surgieron con la nueva sociedad, trastocaron radicalmente las condiciones en que funcionaba el mecanismo de la selección natural. Por eso, exceptuando quizás unos pocos casos de tribus que aún viven en condiciones primitivas, nada de lo tratado puede ser aplicable a nuestros tiempos. Por un lado, porque el ritmo de crecimiento de la población tiende a disminuir o equilibrarse con el propio desarrollo de las sociedades, a causa del progreso científico y cultural, y la capacidad de planificar el número de hijos; sobre todo por las facilidades para la utilización de los distintos métodos que evitan la procreación, antes inexistentes. Inclusive en la época de Malthus (siglo XVIII) no se conocían métodos muy eficaces al respecto. El veía en la abstinencia sexual, por cierto poco confiable, la única solución posible, por lo que en cierta manera se justificaba su pesimismo acerca de un probable control de aquella tendencia creciente. Pero la nueva realidad hace que sea normal limitarse a tener dos o a lo sumo tres hijos por pareja, lo que significa una tendencia a la estabilización poblacional de la especie. Y si así no fuere, no sería algo tan difícil de lograrse, siempre y cuando las transformaciones sociales y políticas sean hacia adelante, hacia el mejoramiento de la vida social y la igualdad de las condiciones materiales para todos los seres humanos, y no hacia el retroceso de las mayorías, como es la tendencia que se observa en la realidad del capitalismo de este cambio de milenio. Por otra parte, en los tiempos actuales, debido al gran desarrollo de la ciencia y la tecnología, se presentan, como se sabe, condiciones materiales y de potencial productivo no sólo para la alimentación normal de toda la humanidad, sino para abastecer de alimentos y demás bienes elementales a una cantidad de seres humanos varias veces superior a la actual. Es por ello que el hambre y la miseria de millones en la actualidad, no responden a la fatalidad de leyes "naturales" o biológicas, como afirmaría un malthusiano "distraído", sino a causas económico-sociales, históricas y políticas, inherentes al sistema vigente, que fomentan las desigualdades sociales y obstaculizan el aprovechamiento racional y equitativo de ese enorme potencial productivo.


© Autor: Alberto E. Fresina
Título: Las Leyes del Psiquismo
Editorial Fundar
Impreso en Mendoza, Argentina

I.S.B.N. 987-97020-9-3
Registrado el derecho de autor en la Dirección Nacional del Derecho de Autor en el año 1988, y en la Cámara Argentina del Libro en 1999, año de su publicación.
Características del ejemplar: Número de páginas: 426; medidas: 15 x 21 x 2,50 cm.; peso: 550 gs.


* Para descargar el libro completo en PDF, diríjase aquí: ar.oocities.com/albertofresina/descarga.html

* Si desea adquirir un ejemplar, pulse en esta dirección: ar.oocities.com/albertofresina/compra.html

* Para hacer algún comentario sobre el contenido, envíe un mensaje a la dirección fresina@ndh.com.a

 

Capítulos: - anterior - 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - siguiente -
Introducción - Indice - Tapa - Bibliografía - Comprar libro - Contacto - English version - Descargar PDF

En este espacio está disponible en forma gratuita el texto completo del libro "Las Leyes del Psiquismo". La modalidad del reintegro por esta entrega es la colaboración voluntaria del lector.
1