INICIO


INTRODUCCIÓN

Origen
Pueblos vecinos
Los gobernantes
Los códices
Militarismo
Sociedad mexica
El comercio
Tlatelolco
Cultos religiosos
Cosmovisión
La muerte
Piedra del Sol
Expansión
Conquista



La cosmovisión indígena



    La cosmovisión indígena, que compartieron los mexicas con los otros pueblos mesoamericanos, se integraba por múltiples explicaciones sobre la creación y la estructura del mundo por la acción de los dioses. En estos mitos se explicaba que en la tierra, tlaticpac, habitaba el hombre, en un ambiente natural rodeado de animales y plantas, viviendo en el lugar central; sobre él se encontraba el plano celeste y, por debajo, el inframundo. En esta concepción de los planos verticales del universo, el plano celeste se integraba por trece secciones; el que se hallaba en el extremo superior, el Omeyocan, era sede y habitación de la pareja creadora, Ometecuhtli y Omecihuatl. El inframundo se componía de nueve planos que, a la vez, eran etapas que los difuntos debían seguir hasta alcanzar el Mictlán, la novena región, donde estaban Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, los patronos del mundo de los muertos. Tenochtitlan11
    A esta visión cósmica de los planos verticales se integra la concepción cuatripartita del universo, que plantea un espacio delimitado por los cuatro rumbos, que corresponden a los puntos cardinales, sitios sagrados donde ocurren eventos trascendentales para la continuidad de la vida: al oriente está la región donde nace el Sol, llamada Tlapcopa o Tlauilcopa, "el lado de la luz", cuyo color dominante es el rojo; ahí nace el astro rey y habitan Xochipilli y otros dioses de la floración; al poniente está la Cihuatlampa, "la región de las mujeres", donde habitan las diosas ancianas y las cihuateteo; el color dominante es el blanco; al norte está Mictlampa, lugar de muertos y origen, donde habita Mixcóatl, el dios de los cazadores y los chichimecas; el color dominante es el negro; el sur se llama Uitztlampa, la región de las espinas; el color es azul y es el dominio de Huitzilopochtli; "el dios del fuego y señor de la turquesa", Xiutecuhtli, habita en el centro, en el punto donde se entrecruzan los caminos del universo; todas las capitales indígenas, suponían, se ubicaban en esta región central del mundo.



1