Escuadra Ad-Æternum
San Pedro de Verona O.P.
Sección Templarios
Ruca Cunumí

 

Historia
Integrantes
Cruzada y Fundación
Campamentos
Fotos

 

Vida y obra del Santo
Semblanza Espiritual
Oración a San Pedro
Poesía
Galería de Imágenes

 

San Jacinto de Polonia
San Martín de Porres
San Vicente Ferrer
San Juan Masías
Marchas de la Sección
Oración del Templario
San Pedro en la Sección

 

Web Master: Mil. Sebastián Albesa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Templario que Queremos

El Templario que busca la milicia de FASTA no es ni el Templario medieval que se paseaba con la espada y armadura por toda Europa, ni tampoco el Templario ideal y perfecto que solo puede existir en nuestra imaginación, por que ninguno de los dos existen. Uno por que vivió en la antigüedad, el otro por que es solo una idea sin más ni más. Por el contrario el Templario que buscamos es el Templario posible de realizarse hoy en nuestros tiempos. Se trata del joven que armónicamente conjugue el ser mitad monje mitad soldado a la manera que FASTA lo requiera.

El Templario que la milicia de FASTA quiere es un joven adolescente que haciendo del Ideario y Estilo de FASTA convicciones propias, va definiendo su personalidad  a través de actitudes concretas guiadas por un elevado Ideal de amor a Dios, la Iglesia y la Patria

Se trata de un joven signado por el nombre de Templario. Nombre que incluye a Dios como la Verdad Suprema y el Primero en la vida. Nombre que viene de Templo, lugar donde habita Dios, y significa Guardián del Templo y custodio de las cosas sagradas. Un Templario sin Dios no existe, no tiene más razón de ser, es como un Templo profanado.

Este joven llamado Templario es el que tendrá que asumir actitudes concretas que le permitan ser Guardián del Templo y lo vayan distinguiendo del mundo. Por que he aquí que el Templario que debe rendir honores a las cosas celestiales y eternas del Templo, no a las cosas cambiantes y terrenas del mundo.

Y eso lo tendrá que lograr con actitudes concretas. Entonces se irá distanciando del mundo que solo propone placer y bienestar, del mundo que esclaviza en el movimiento de la moda, de los boliches de los programas de TV., acomodando en la facilidad y confort y arrastrando al placer desordenado que propone la oferta de la tranza en el negocio del trueque hedonista. ¿Pero como lo hará? ¿Cómo podrá quedarse inmutable en el medio del huracán mientras todo se mueva alrededor? ¿Cómo podrá conseguir la dureza necesaria que contraste con la blandeza de este mundo?

Lo hará con templanza. Lo hará con la Templanza. Virtud que lo afirmará en su señorío. Virtud que concede el verdadero equilibrio de las pasiones y que soporta cualquier ataque que pueda hacer el enemigo de este mundo. La templanza no se deja arrastrar y esclavizar, por el contrario, resiste los ataques y se afirma en la verdadera dureza de las convicciones. Así como al clavo que se calienta al rojo vivo en el fuego, luego se lo sumerge en el agua para endurecerlo y templarlo de modo que resista los golpes del martillo, también el

Templario necesita la templanza para poder resistir el placer desordenado de este mundo y hacerse un hombre templado.

Pero la templanza no lo es todo, también tendrá que asumir actitudes concretas de compromiso. Actitudes que lo desafíen, que lo exijan, que le permitan superarse, conocerse y reconocerse como Templario. Solo así podrá intuir lo que podrá llegar a ser. Este Templario deberá tener en su conciencia, signado a fuego, la convicción de que está llamado a los grandes ideales. Ideales que reclamarán de el grandes y heroicos gestos. Deberá ahondar en el misterio de ser Templario, debe cernirse en lo profundo y navegar mar adentro. ¿De lo sacramental? Con la Santa Misa, la comunión diaria , la oración... ¿Desde lo habitual? Con virtudes concretas que lo perfeccionen especialmente las propias, templanza, virilidad y fortaleza. ¿Desde las responsabilidades asumidas? Con el cumplimiento de los deberes de Estado: como jefe, como hijo, como alumno...

También tendrá que asumir actitudes de renuncia a todo lo que el mundo le proponga para despojarlo de Dios e intentarlo profanar como Templario. Entonces tendrá que renunciar a muchas cosas que ama y que son parte de su vida cotidiana.

Así el Templario podrá formarse para levantar sus propios horizontes, siempre arriba, siempre más alto. Nacerá de él el hermoso amor a lo heroico y lo difícil surgirá de él, el desafió de superación de si mismo. Entonces se lo llamara Templario, su saludo será el “A tus ordenes”, sus respuestas “Con estilo y con honor” y su camino“Por la Patria hasta Dios”

La tarea no será sencilla, pero todo se hará marchando a paso fuerte y cantando la sobria música de nuestras marchas. ¡Que Cristo y la Virgen nos acompañen en la cabecera! ¡Que nuestras banderas y estandartes flameen en lo alto! Asumir este desafió es ya comenzar a marchar. ¡Que el sol y los vientos vean que nuestra hermosa Milicia está Marchando!

 

La Escuadra en la Milicia
El Templario de la Milicia
El Templario que queremos
Convocatoria a lo Dificil
Los Templarios

 

¿Qué es FASTA?
Padre Fundador
Rucas
Boletín
JJOO "Juan Pablo II"

 

Historia 
Sección Escuderos
AMJF
Revista Mochila y Corazón
FASTA Salta
Comando

 

Panel de Mensajes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C. San Bernardo

C. Totus Tuus

C. Héroes de Malvinas

C. Cruz del Norte

M. Grandeza

Mejor Escuadra 2003

C. Rafting-La Misión