ayuno  

El  Ayuno

La vidente
El Santuario
La imagen
Los mensajes
Los estigmas
Locuciones y escritura automática
El ayuno
El Campito
Curaciones milagrosas
La medalla
El escapulario
El Santo Rosario
El  agua
Mensajes Santuario
Consagración al Sgdo. Corazón de María
Mensajes para la Argentina
Primeros mensajes
Actitud de la Iglesia
Oraciones
Mensajes  para los tiempos de soledad
Bibliografía
Proyección Misionera
El Centro de Difusión
Enlaces
Galería de imágenes:
La grandiosa creación
Información 
para el peregrino
Cómo rezar el Rosario
Boletín y Revista
Suscripciones
Volver inicio
"La Virgen fue quien me propuso ayunar", explicó Gladys al teólogo René Laurentin.  Y fue así que obedientemente comenzó con sus prolongados ayunos que durante los primeros tiempos mucho preocuparon a su familia y asombraron a los médicos.

  Comenta el Dr. Pellicciotta que "Gladys venía haciendo ayunos prolongados, como de cuarenta días.  El esposo se preocupaba.  Yo la pesaba todos los días.   Solamente tomaba líquidos, creo que algunos zumos de frutas, nada más.  En cuarenta días de ayuno tendría que haber bajado mucho de peso, la grasa lógicamente se quema, es lo que está de más en el cuerpo, con eso tiene lo esencial y sigue viviendo".

  Y, según concluye el Dr. Telechea "en cuarenta días de ayuno, científicamente, una persona normal perdería peso y se sentiría decaída, debilitada (...).  Ella no (...). Bajó nada más que un kilo y medio y mantenía una vitalidad normal (...).  Los primeros años le hicimos un buen seguimiento de los cuarenta días, (...) la controlábamos en peso, en presión. La hemos seguido muy de cerca".

  El 11 de enero de 1989, Gladys recibió uno de los pocos mensajes (de los aproximadamente mil ochocientos publicados) donde se menciona el ayuno:

  "Hija mía: ayer en Lourdes, hoy aquí, siempre la Madre en busca de sus hijos.  Oración, ayuno, penitencia, y sobre todo conversión espero de ellos.   Las almas se salvarán si se asoman al Señor, si admiten al Señor. Falta la paz en muchas almas; busque el alma Paz y hallará a Dios.  Amén, amén.  Predica a todos tus hermanos".

Informe del Dr. Raúl Héctor Mejía y su equipo

El Dr. Raúl Héctor Mejía con su equipo se dedicó a estudiar los ayunos de Gladys.   La vidente le confiesa que los ayunos fueron indicados por la Virgen como penitencia. Hizo el primero en la Cuaresma de ese año (1984).  Duró 40 días. Dice que la Virgen le indica que lo único que puede comer es pan sin levadura (luego se entera por un seminarista que eso se llama pan ázimo) y líquidos con azúcar. 

A Gladys el pan sin levadura le parece horrible y no lo come, sino que mordisquea un poquito por día, y toma té, café, mate y jugo de naranja con azúcar.

Le interesa al Doctor conocer la fuerza orgánica de su resistencia y le pregunta a Gladys al respecto. Gladys manifiestga que no ha perdido peso en los períodos de ayuno, y en una segunda instancia aclara que en el de ese año perdió "un kilo o un kilo y medio".  Durmió bien y no sintió apetito.

Una consecuencia del ayuno es la pérdida del olfato: "Puedo estar cocinando para mis hijas o mi marido, hago milanesas, albóndigas, ravioles, ñoquis, tuco -que a ellos les encanta-, y yo no siento nada, no huelo nada.

"El último día que termino el ayuno, recupero el olfato, recupero el apetito, como normalmente.  El primer día no me cae muy bien la comida, pero como normal, no soy de mucho comer".

Y cuando se le observa que en su aspecto exterior "no parece haber pasado por un ayuno prolongado ... se sonríe y dice que ayuna todas las semanas:  miércoles, jueves y viernes no como más que esto".

Por otra parte, durante todo el ayuno se le hizo análisis de sangre semanalmente, según el P. Pérez, bajo control del Dr. Telechea, sin que se observara variación alguna".
 

Octubre 2002-Octubre 2003 
Año del Rosario
¿Cómo rezar el  Santo Rosario?
click aquí

Para leer el texto completo de los mensajes
publicados,  click aquí

Para bajar a tu computadora los mensajes,
 click aquí

¡Gracias por firmar mi Libro de Visitas!

Firmar libro de visitas


 


La vidente
Los estigmas
El ayuno
La imagen
El Santuario
El Campito
Los mensajes
Curaciones milagrosas
La Medalla 
El Escapulario
El  Santo Rosario
El agua del Santuario
Primeros mensajes
Mensajes sobre 
el Santuario
Bibliografía
Enlaces 
Actitud de la Iglesia
Oraciones
 Proyección Misionera
Galería de imágenes: 
la grandiosa creación
Locuciones y escritura automática 
Información 
para el peregrino
Mensajes para la Argentina
El Centro de Difusión
El Boletín y la Revista
Cómo rezar el Rosario
Consagración al Sgdo. Corazón de María
Inicio

 
 
 
 Volver arriba
Envíame un e-mail